¿Qué idea tienes de la filosofía?

 

Imagen: gapoena.wordpress.com

Imagen: gapoena.wordpress.com

 

Por Raúl Trejo Villalobos

En la introducción al capítulo IV, “Otros campos para descubrir la filosofía: la filosofía en la polis”, del libro Filosofía, una escuela de la libertad (UNESCO/UAM, 2012), podemos leer lo siguiente: “ ¿Filosofar en otros lugares, filosofar de manera diferente? No es fácil circunscribir y definir la actividad filosófica que no es de índole académica. ¿Y cómo cabe denominarla? Filosofía informal, natural, popular, no institucional, fuera de los muros… ninguno de estos términos califica adecuadamente ese <<otro>> de la filosofía (…) La querella entre la enseñanza de los sofistas y la mayéutica socrática inaugura esa disputa, que es consustancial a la historia de la filosofía. Ambigüedad del término sophia: la filosofía como transmisión de un saber o la filosofía como aprendizaje de la sabiduría. En Kant también encontramos la distinción entre una filosofía popular y una filosofía académica. Eterno debate, que volvemos a encontrar en épocas recientes…”

El capítulo entero trata, en efecto, de los nuevos modos de filosofar, más allá de la academia. Habla, concretamente, sobre la necesidad de filosofar, la pluralidad de las prácticas filosóficas y algunas propuestas de acción para filosofar. Para quien quiera revisarlo, le recomiendo lo baje en la siguiente dirección del Observatorio Filosófico de México (OFM): http://www.ofmx.com.mx/2011/07/la-filosofiauna-escuela-de-la-libertad-unesco/#.VPU7tFrEX9g

El propósito de la cita consiste en señalar que es precisamente esa idea la que me motivó a realizar la presente encuesta: la de considerar que la filosofía no está solamente en las aulas y en la academia; y, que, además, la filosofía debe tender puentes hacia la sociedad, establecer diálogos con ella. Para esto, plantee la pregunta: ¿Qué idea tienes de la filosofía? y los resultados son, en mi sentir, bastante favorables. Gracias a quienes participaron. Y, he aquí la muestra de los que piensan abogados, poetas, científicos sociales, artistas, editorialistas, estudiantes, profesores, cronistas, fotógrafos, músicos y demás… A partir de esto, creo, puede iniciarse un diálogo.

 

Alberto López (Abogado): Considero a la filosofía como la posibilidad de articular los saberes de una persona o una sociedad en la construcción de modelos, teorías o esquemas de pensamiento tendientes a explicar el mundo y su relación con el ser humano, con independencia de que su construcción sea empírica o formalmente metodológica.

Antonio Henestrosa (Profesor): La filosofía es la ciencia madre, es el punto de partida para la generación y/o construcción del conocimiento; desde el primer momento que el ser humano se plantea una pregunta sobre la realidad, comienza su función filosófica, así es en todas las ciencias, las reflexiones, las experimentaciones, las falsaciones, las hipótesis, los supuestos, los métodos, las tesis, las teorías, y todos los elementos y procesos por los cuales se transitan en una y otra ciencia, sean estas blandas o duras, el ser humana comienza por una necesidad de conocer, a sí mismo o a cualquier otro elemento de la realidad, tangible o intangible; creo que la filosofía en el gran árbol del conocimiento desde donde se desprenden las ramas de las ciencias y de las disciplinas.

María Ballinas (Fotógrafa): Es necesario seguir ejercitando las ideas, pese a que en un momento los sistemas pasen por diferentes periodos hasta llegar a la deconstrucción, y ahora surjan otros paradigmas llamados postmodernos para explicar otras contradicciones, el conocimiento se nos acumula y la sabiduría se ve muy lejana, más gozo de la vida menos contención, respeto por los otros…

Pascual Cruz (Periodista): La idea que tengo es de que está implícita en el ser, pues todos o la gran mayoría de los humanos la practicamos diariamente con el deseo afanoso de aprender o conocer sobre nuestro entorno.

Marco Antonio Orozco (Cronista): Pues mira, para mi, la filosofía es una de las tres partes que integran al ser humano y es la relativa a la razón.

Como principio fue la madre de todas las ciencias, porque fue la actividad humana de reflexionar sobre él y el universo.

De ella se derivaron las demás ciencias.

Forito Nómada (Músico): Mi idea de la filosofía, y tengo que pensarlo, es esa loable habilidad que tenemos de hacer conjeturas y divagar en mares de conocimiento propio y adquirido por todos los medios posibles, es como un debate propio que también puede llevarse a otras mentes para tratar de concluir y aterrizar un poco.

Jorge López (Profesor e investigador): La filosofía es para mi la madre de todas las ciencias. Todos los científicos de la antigüedad todos eran filósofos. Más adelante se fueron desgajando las ciencias particulares y a la filosofía le quedó estudiar leyes más generales de la sociedad y el pensamiento

(es a vuelo de pájaro)

Jorge González (Deportista): Amor a la sabiduría, …es la forma de ser superior a las arbitrariedades de la vida.

Jenny González (Actriz y directora de teatro): Para mí la filosofía es preguntarse.

Hugo Montaño (Promotor cultural): Caray, la pregunta que me hago, parafraseando ésta, es la siguiente: ¿Qué idea se tiene hoy de la filosofía? A mí, la idea que se me quedó desde la preparatoria es que la filosofía trata sobre la reflexión que hace el ser humano sobre la vida y sobre la naturaleza. Esta reflexión está regida por la razón, y no por la pasión (disculpa lo obtuso de mi discurso, pero me agarras ensillado en mi crujía burocrática). Estos «saberes» que el humano acumula de las reflexiones hechas, le permite conocer el accionar del propio humano con la realidad. La reflexión que ahora me intriga es si ésta es en realidad mi idea de la filosofía… creo que sí.

Conozco a más de uno que al escuchar la palabra “filosofía”, se les hacen chiquitos los ojos y escapan a la primera oportunidad, evitando hablar del tema. ¿Por qué? Por la densidad en el ejercicio de las reflexiones que hoy existen, amén de las múltiples “filosofías” sobre la filosofía. Ahora mismo tengo en mi mano un libro traducido por José Gaos (Introducción a El Ser y el Tiempo de Martín Heidegger, FCE) que en uno de sus capítulos habla sobre “el ser en el mundo”, y dice don Pepe que dice Martín que “ser ahí” no “es en”, porque el “ser en”, el “ahí” o el “aquí” o… acullá… acá… y lo que se le acumule, son abstracciones que ni la persona que me prestó el libro alcanza a comprender satisfactoriamente. Pero me estoy alejando de la pregunta.

¿Qué idea tengo de la filosofía? Te diría que la idea que tengo es la de conocimiento. Sí, es conocer y aprender. Hablo de la filosofía en general, sin entrar en disecciones de ningún tipo. Todos somos filósofos. A su manera cada uno de nosotros hace reflexiones acerca de lo que le rodea, intenta adaptarse y vive así, sin más. La filosofía está en cualquier parte. Ahora mismo esto que te digo es probable sea parte de “mi filosofía“.

Me da la impresión de que en la actualidad, la filosofía vive en una esfera que flota lejana del hombre común. Pareciera que es algo para los académicos, los llenos de filología, quienes desmenuzan una realidad que no es la que vive el de a pie. O por el contrario, podría ser una palabra devaluada, hundida más allá del “lugar común” cuando se habla de la filosofía del fútbol, del bricolaje, de la televisión, de la patria, del “feisbuc” o del “tuiter”, entre otras linduras.

Rosy Vázquez Jiménez (Estudiante): La filosofía es el estudio del pensamiento humano en su máximo alcance en el ser. Es hurgar en la esencia de la persona tan profundamente para llegar a conocimientos y sentimientos no explorados.

Fonecito (Estudiante y cantante): Bueno, la filosofía para mi es la esencia de la vida. El principio de todo ser humano racional. No sé si es una ciencia. Pero si no lo es, debería serlo porque es la materia fundamental de muchas dudas y respuestas a la vez.

Enrique Hidalgo (Doctor en Estudios Regionales): 1. La filosofía es el constructo humano después de muchas sensibilidades y percepciones del mundo creado.

  1. La filosofía es creadora y depositaria de las culturas. Considerando que la filosofía es algo que se manifiesta desde el hombre.
  2. Las evidencias de la filosofía son los diálogos y las confrontaciones entre hombres y el mundo visible y sensible.
  3. La filosofía es una gran red donde se quedan suspendidos algo de lo que se manifiesta en forma oral y escrita…

Gustavo Ruiz Pascacio (Poeta):

«La idea de que el mundo se abre y no, al mismo tiempo.

De que sólo el espacio nos contiene cuando nos atrevemos a formularlo.

De que el signo me abriga, tan sólo para reconocerme,

en el instante de todos los instantes.»

Carlos Enrique Cruz Díaz (Editor): Corresponde al conocimiento humano; natural, material y cultural con las que las sociedades se construyeron a lo largo de su historia. La filosofía proviene del griego filos que significa amor o aprecio y sophia que significa sabiduría, per se, se considera que la filosofía es amor a la búsqueda de la sabiduría, delimita las áreas del conocimiento del humano (científico, empírico, filosófico y teológico). La filosofía es un conocimiento abstracto, ya que no es perceptible por nuestros sentidos, tampoco son lógicos, los cuales traspasan los conocimientos adquiridos de las experiencias, adentrándose al campo universal que rodea al ser.

David Escobar Moreno (Editor): La Filosofía nació como una interrogante a lo que pasa alrededor del hombre y poder explicarse a sí mismo sus dudas y temores. La Filosofía no solamente se refiere a una proyección del hombre en el mundo, sino una apropiación, es decir, el hombre se adjudica todo lo terrenal, se adueña de todo, se inmiscuye, valora, sopesa y con ello emite juicios respecto de lo que puede o no pasar en su mundo. A esta apropiación y a estos juicios, el hombre le llama conocimiento.

La Filosofía si la concebimos en su máxima expresión, no solamente debe contribuir a interpretar al mundo, sino también a cambiar el mundo.

Helena Barona (Comunicóloga): Disciplina que busca las respuestas al sentido de la vida.

Hernán Mandujano (Profesor e investigador en el área de las ciencias naturales): Entiendo la filosofía como un método o un sistema de razonamiento sobre un eje longitudinal, que es la existencia del hombre, y como ejes trasversales, reflexiona en múltiples temas o problemas que fundamentan su existencia en todos los ámbitos de la vida, como ciencia, religión, ética, lenguaje, mitos y un largo etcétera.   Esa es mi idea.

Ricardo Cuellar (Profesor, investigador y poeta): El objetivo de la filosofía debe ser práctico y existencial, a la manera de Epicuro. M. Onfray trae una máxima de Chamfort que da en el centro del asunto de lo que sería el imperativo categórico hedonista. «goza y haz gozar, sin hacer daño a nadie ni a ti mismo: ésa es la moral.

Que la filosofía piense todo lo que demanda el cuerpo, desde el hambre, la risa, los sueños, delirios y la propia fisiología. Esa es mi idea desde que me enteré de la filosofía, obvio al lado de Nietzsche.

Armando Altamira (Profesor): Quisiera pensar que es un conjunto de conocimientos, pero ahora creo, que es sobre todo una actitud de entender, explicar y comprender el mundo.

Antonio Cruz Coutiño (Cronista y profesor): Que la filosofía, al igual que los otros alimentos del espíritu aunque más bien del intelecto, es de todos. De nosotros, ustedes, ellos y los demás. Propio del Hombre, es decir, del ser humano, hombre y mujer incluidos, propio del hombre insisto, el hombre de todos los tiempos. De los musulmanes de ayer y hoy, de los yihaidistas por ejemplo, de los revolucionarios, los comunistas, los ateos y las putas y los padrotes (también de los europeos)… de las civilizaciones mesoamericanas, de los pueblos indios, de los blancos y los negros, de los creyentes y religiosos, de los agnósticos y librepensadores, de los viejos, sabios y experimentados, pero también de los jóvenes, los humildes, los analfabetas. Todos (no de “todas y todos” como dicen los estúpidos), sino de todos a secas. Todos tenemos algo que decir, una palabra, una idea, un pensamiento, una reflexión, un consejo, una filosofía.

José Nataren Aquino (Estudiante de Física y poeta): Considero la filosofía como la actividad propiamente humana; esto, en el sentido que la facultad creadora del hombre, es lo que nos distingue entre los otros seres del mundo, el cual habitamos en virtud de las metáforas con las que ordenamos el incesante oleaje de cosas y signos advertidos o mirados. Transformador de sí mismo, sobre todo en la captación de sus propios procesos y estímulos renovadores, el hombre- pensador se da a la tarea de nombrar, explicar y preservar. Naufragaríamos sin saber del naufragar y el olvido avasallaría a los sentidos de no ser por las formas des-cubiertas gracias a esta obcecada e inútil pasión de conocer; de esta pasión intelectual que persigue y alimenta a los pensadores: creadores de nuevas formas de nombrar las estructuras con que relacionamos las cosas que nos rodean, mismas que cubrimos con arriesgados conceptos. Todo concepto es una afrenta al llamado sentido común. Creo, además, que la presencia de más preguntas que respuestas -ninguna solución es satisfactoria a plenitud en los asuntos de lo humano- permite la constante actualización de esta actividad, la perpetua construcción de una casa en medio de lo in-significante. La filosofía, herencia aprendida, rigor sistemático, ciencia, es también el Eros y el Thánatos de la música, la que no se aprende, la que nace. Pensamiento que mata, congela lo pensado y lo preserva, disecado en espera de su tercer día. Me es inimaginable un filósofo que no ordene y funde la realidad (lo que eso pueda ser y sea). Sin embargo, advierto un riesgo tras morder esta amarga raíz revelatoria: el verbo escrito ciñe, asfixia la belleza del sonido; así tiene preponderancia la transmisión oral e iniciática de ciertas corrientes de pensamiento, mágico, en el sentido más noble de la palabra. Tradición de ocultar, de cifrar, de renombrar lo insólito, ¿cómo dar a conocer este asombro de estar vivo? La alquimia está reservada para los que puedan seguir preguntando con valentía.

Ante la fragmentación del proyecto ilustrado de unificar los saberes, rescato la unidad de la sabiduría más allá y más acá de la razón.

Mi fascinación por la capacidad filosófica, ciertas ideas, su desarrollo histórico y por los filósofos mismos, así como por los grandes castillos de la física y la pureza matemática, sólo encuentra correspondencia en el aprecio por el oficio del poeta, ansia por la totalidad, sed insomne de la mente.

La totalidad de las facultades. A eso debe aspirar el filósofo y todo hombre, según el caso.

Ulises Coello (Doctor en derecho): Entiendo a la filosofía como la esencia misma del ser humano, su interés por descubrir: por qué y para qué existimos; por qué tenemos una inagotable curiosidad por el conocimiento; la siempre ansiada verdad; si la bondad nos es connatural; lo que es justo y; los arquetipos de la belleza.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: