Farsas continuas

Gobierno de Chiapas disfraza con publicidad la realidad que afecta a los pobladores. Foto: Francisco Cordero

Gobierno de Chiapas disfraza con publicidad la realidad que afecta a los pobladores. Foto: Francisco Cordero

 

Desafortunadamennte no estamos acostumbrando a las evidentes acciones de incompetencia de las instituciones públicas en sus tres niveles de gobierno. Es claro, no hay interés real por resolver la situación fangosa que se vive en la entidad.

Por ejemplo, ya ahogado el niño la polEcía tuxtleca instala guardias para cuidar el boulevard Belisario Domínguez donde se registraron hechos delictivos; protege los centros comerciales –uno es propiedad del regidor Felipe Granda responsable, paradójicamente, de la comisión de seguridad en el municipio– pese a que durante meses la ciudadanía manifestó con pruebas fotográficas y videos, el crecimiento de ilícitos no solo en esa zona sino en toda la mal llamada “ciudad segura” por el alcaldillo Castellanos.

¡Qué casualidad! tres patrullas “cuidan” centros comerciales, una esquina y una banqueta como si los hampones fueran a regresar por si olvidaron algo. Pero en la quinta norte donde una taquería fue asaltada, dicen, por no pagar “derecho de piso” ni siquiera hay un policleto. Si exisitiera CSI “Chapas” detectaría que esa advertencia más parece un crimen planeado por la misma polEcía y NO de delincuentes peligrosos.

Sí, la polEcía solo ante la indefensa ciudadanía muestra todo su rigor pero ante los delincuentes nada hacen, se unen con ellos o se esconden, solo si les dan una buena “mochada” entonces medio cumplen con sus obligaciones.

Ni duda cabe que estamos en manos de la delincuencia organizada pues maleantes y autoridades están coludidos, como en los viejos tiempos del Negro Durazo cuando polEcías y ladrones cumplían con cuotas para operar bajo protección policiaca.

El “clima de paz” existente solo en el papel de los discursos e informes del gobernador charrito, se cae poco a poco. Ni siquiera las amenazas de cárcel para aquellos que se atrevan a bloquear carreteras ha intimidado a los manifestantes que están apostados a las afueras del palacio de gobierno, a donde ni siquiera a orinar se asoma en mentiroso chamaquito verde.

Toda la hipocresía gubernamental viene denunciándose por empresarios empobrecidos, constructores endeudados, cafeticultores engañados, pescadores timados, proveedores saqueados, votantes traicionados, mujeres vilipendiadas y hasta estudiantes defraudados.

Fiel a las mentiras de su cómplice, el alcaldillo tuxtleco y su inexistente gobierno de transparencia y rendición de cuentas (presume lo qué carece) sigue aprendiendo de sus arrebatos de chamaco antrero, insiste en el montaje de un show fotográfico insertado en los medios impresos para “convencer” a la tuxtlecada que se toma en serio los reclamos ciudadanos al “reforzar la seguridad”, cuando ni siquiera existe una estrategia mínima para atrapar a los raterillos de los mercados públicos menos para detener a los más organizados y mejor armados.

Castellanos podrá tener millones de reuniones con los delegados de la PGR y del Cisen incluso dormir con ellos, pero mientras no aplique controles férreos por lo menos para contener a su propio personal quienes han tomado las calles de la ciudad en pos de negocios turbios, no existirá certeza para la ciudadanía.

Ahora, si el edilcillo quiere ir por los delincuentes entonces se quedará sin personal, por lo que, para abaratar costos, más le valdría cercar con malla electrificada la sede de la presidencia, el palacio de gobierno y el congreso, para que no escape ninguno de esas sendas madrigueras de traficantes de influencias.

Pero su mismo equipo no ayuda. Carecen de propuestas e iniciativas como la conflictiva Victoria Rincón Carrillo que en campaña anticipada hasta se “puso a limpiar” el sabinal, pero ahora NO hace nada y tampoco algo bueno puede esperarse de ella. Siendo alcaldesa no hizo más que abandonar calles y drenajes. A la hora “regidora” se le ocurrió cambiar el uniforme a la polEcía para hacerle creer a la ciudadanía que con ello mejoraría la seguridad (lo mismo ocurre en este sexenio que por comprar patrullas nuevas bajará la delincuencia). Ella con su terquedad acabó con el “mejoramiento” iniciado por su compadre Enoch Araujo Sánchez, y fue quien abrió las puertas para que Juan Sabines empezara a hacer de las suyas en Chiapas.

¿Rendición de cuenta? A Castellanos solo le importa el rating de allí su insistencia de transmitir su ¿informe? por diversos medios. No sabemos lo que han aprobado, las actas no son públicas; ¿qué puede decir un alcalde que encabeza sesiones del cabildo de tan solo 4 minutos?

¿Por qué “Fernandito” ahora no sale a recoger la basura de las colonias si siendo diputado se “puso a tapar” los baches de la ciudad? ¿Por qué no organiza una marcha contra las anteriores administraciones que desviaron los recursos financieros? ¿Por qué no usa la masividad de los medios para acusar a funcionarios de los problemas heredaros o mejor, que se declare incompetente y renuncie?

Hay que comprender que el alcaldillo está más preocupado porque sus negocios no funcionan como esperaba a pesar de promocionar las pizzas, baguis y tortas al 2 x 1. Sufre de depresión porque cerró el antro ante la falta de “pedonsales” y vomitadores semanales.

El deficiente servicio de limpia afecta a la capital de Chiapas. Foto: Francisco Cordero

El deficiente servicio de limpia afecta a la capital de Chiapas. Foto: Francisco Cordero

LA UNACH EN EL JOLGORIO DE LAS FARSAS

Como si las incongruencias de los funcionarios del gobierno NO fueran suficietes, el rector de la UNACH Eugenio Ruiz Hernández, quien tiene molestos a la comunidad universitaria por la falta de recursos para que sea realidad lo que inventó en su discurso, en gacetillas pagadas con titulares obvios y huecos se suma a la ola de engaños de este gobierno.

Ruiz Hernández mantiene “un ritmo de trabajo acorde a las políticas gubernamentales de Manuel Velasco”, puro aire y papel. Al igual que el estado la Universidad va sin rumbo, perdida entre deudas y plazas sin soporte financiero.

Durante su ¿informe? mencionó la modernizaron de los servicios de información y documentación, pero no así de la escasez de papelería básica y necesaria por las tareas cotidianas de control escolar de las facultades las cuales desde diciembre no reciben, siquiera, los formatos para las actas de calificaciones, mucho menos ven esa “modernización”.

Presume el número de estudiantes inscritos actualmente en “programas de calidad” pero nada dice de la generación de desempleados que semestralmente deambulan por los sectores público y privado para aunque sea “dar” clases en la misma UNACH.

Cuáles programas de calidad se preguntan irónicamente estudiantes y docentes pues conocen claramente las severas dolencias que priva al interior de las facultades. Por ejemplo, a pesar de las recomendaciones de los organismos que acreditan los programas para que se presuman de calidad, sigue otorgando plazas de tiempo completo y medio tiempo a docentes que ni siquiera cursan una maestría tan siquiera en una de las tantas escueluchas patito que abundan en Tuxtla.

Y sí, la matrícula incrementó mas nada dice que muchos de esos estudiantes son recomendados de políticos, directores, periodistas y parientes de los propios funcionarios de la Universidad, lo que según la 66 legislatura del mini congreso del Estado tal y como presume en anuncios por doquier, es un “delito” de tráfico de influencias y deberían estar ya detenidos. Pero no haga caso de esa propaganda, solo son mensajes para posicionar a Eduardo Ramírez en una campaña disfrazada y anticipada en pos de la gubernatura.

Actualmente, la UNACH tiene una déficit que dicen asciende a 640 millones de pesos, por lo que para este 2016 los apoyos del PIFI fueron recortados en varias facultades hasta en 70%. Por supuesto, quienes más lo resentirán son aquellos docentes acostumbrados al turismo académico. Y tampoco informó de esto.

Presumió que 1 de cada 3 estudiantes tienen beca. Puede ser cierto. Lo que no mencionó en su discurso el Rector es que ésas NO han sido pagadas desde el año pasado. Las áreas responsables de ello se limitan a culpar al gobierno por NO depositar aun los recursos.

En un informe plagado de obviedades, trivialidades y de mucho aderezo a sus volovanes, Carlos Eugenio Ruiz evidenció su total desconocimiento de las facultades a las que visita de chiripa; nada dijo de la gran inconformidad que prevalece en la UNACH por las plazas definitivas y sindicalizadas para hijos de funcionarios universitarios; de no acatar las exigencias de organismo acreditadores; del desvío de recursos de programas federales que ahora deben pagarse y de su mala gestión y falta de oficio para obtener más recursos de la federación.

Pobre UNACH, cada día está más cerca que se declare en quiebra y cierre sus instalaciones para convertirse en un fraccionamiento, de seguro sin árboles. Entonces esos titulares que hoy se pagan en los medios “la mejor opción para 22 mil chiapanecos”, solo quedarán en tinta y papel, en un archivo hemerográfico. Exacto, al mismo estilo de Manuel Velasco y yuntas que lo acompañan.

 

MAROMA

En la Facultad de Humanidades de la UNACH están bolos de alegría. Nadie puede creer la suerte que tienen ante la incorporación de una disque periodista especialiazada en ciencias. Como con esa directriz enviada desde Rectoría todos alcanzarán el más alto nivel SNI a nadie les importa ya que haya sido enviada desde la colina por órdenes del gobierno a incorporarse a las aulas ¡Salve César, los que vamos a morir te saludan!

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: