La UNICACH en la disyuntiva

En la incertidumbre el futuro de la UNICACH

En la incertidumbre el futuro de la UNICACH

Este lunes 25 se cierra el registró de candidatos a rector de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH).

Con ello arrecia la disputa por ocupar el cargo que por dos períodos ocupó el actual rector Roberto Domínguez Castellanos.

Aunque está en el marco legal una posible reelección para un último período, todo parece indicar que Domínguez Castellanos no la tendrá fácil. De querer, quiere. Así lo ha dejado manifiesto públicamente. Pero de que pueda, está por verse.

Desde dentro de la Universidad, la bióloga Sandra Urania Moreno Andrade, anda activa moviendo todas sus posibilidades de lograr simpatía y empatía para que apoyen su proyecto.

Desde el edificio de Rectoría, el empresario Rodolfo Calvo Fonseca hace todo lo posible por dejar atrás su desprestigiada faceta de dueño de antros, bares y cantinas. Lo ha borrado de su curriculum y pretende a todas luces ser el sucesor de Domínguez Castellanos.

Otro investigador, este de la UNACH y director del diario Contrapoder, José Adriano Anaya, también se destapó como un aspirante a rector de esa Universidad.

Muchos más correrán a registrarse este lunes como aspirantes a rector.  Lo cierto es que la ley orgánica no contempla el voto ni la opinión de los 9 mil 318 alumnos y toda la plantilla de los profesores y trabajadores administrativos.

Por ende, la UNICACH nunca ha tenido un rector que venga de ese proceso de consulta, la mayoría son imposiciones desde Palacio de Gobierno. Los de abajo se limitan a acatar esas imposiciones.

Divididos, aislados, dentro de la UNICACH no se visibiliza una alianza o unidad para frenar imposición alguna, como es lo previsible.

Muchos son los candidatos que buscan el padrinazgo del gobernador Manuel Velasco Coello, pues poco se espera de la escuálida y anodina junta de gobierno conformada pr José Israel Moreno Vázquez, Laura Zardain Gallina, Felipe de Jesús Reyes Escutia, Jorge Amín Simán Estefan y Javier A. Utrilla Parrilla.

Se dejado entrever que desde Palacio de Gobierno podría llegar el rector impuesto. Uno de los que aspira y suspira por ser rector es el coordinador Plácido Humberto Morales Vázquez.

Aunque también no se descarta al Secretario de Educación Ricardo Aguilar Gordillo. Otros vaticinan que podría ser Katina de la Vega, una exfuncionaria del gobierno de Pablo Salazar e hija del exgobernador Jorge de la Vega.

Lo cierto es que la mayoría de los candidatos miran hacia arriba buscando el aval, pero casi nadie mira hacia abajo para buscar construir un proyecto académico para esa Universidad que ha crecido desde 1995 que se creó como tal.

Todos los y las aspirantes exhiben su trayectoria propia, inflan su curriculum lo más que pueden, pero nadie exhibe hasta ahora un plan o proyecto académico para la UNICACH. Todo es discurso de supuestas buenas intenciones y buenos deseos. Nada concreto y preciso.

Domínguez Castellanos hizo un papel relevante durante los ocho años que ha estado al frente de la UNICACH, eso no se puede negar. Sin dar datos o detalles para constatarlo presume que se ha posicionad entre las 10 mejores universidades del país en materia de calidad educativa.

Aunque es legal su reelección, ya no sería ético, los ochos años fueron suficientes para la labor que hizo.

Lo cierto es que no se visibiliza un verdadero candidato o candidata que convenza a toda la comunidad universitaria y académica para que ocupe esa silla durante los próximos cuatro años.

Olvidan que para ser rector más que ser un excelente académico lo que se requiere es ser un gran gestor y un gran administrador. El académico a las aulas, el investigador a la investigación. Lo que se busca en la UNICACH es un rector. Uno que subsane las cuentas pendientes de Domínguez Castellanos y continúe creciendo lo hasta ahora caminado.

En la UNICACH no hay nada para nadie todavía. Vive pues horas y días de incertidumbre. Veremos si se mueve la comunidad universitaria, o se quedaran sentados a esperar otra imposición o la reelección.

2 Comentarios en “La UNICACH en la disyuntiva”

  1. Rosemberg
    25 enero, 2016 at 23:51 #

    Es una nota o un resumen de juicio u opinión personal??

    «Sin dar datos o detalles para constatarlo presume que se ha posicionad entre las 10 mejores universidades del país en materia de calidad educativa.

    Aunque es legal su reelección, ya no sería ético, los ochos años fueron suficientes para la labor que hizo.

  2. Arturo Novelo
    25 enero, 2016 at 12:58 #

    La comunidad universitaria de la UNICACH si puede opinar sobre los candidatos a rector

    Isaín:

    Respecto a tu aseveración «la ley orgánica no contempla el voto ni la opinión de los 9 mil 318 alumnos y toda la plantilla de los profesores y trabajadores administrativos», cito el texto de la convocatoria para elección de rector:

    «…dentro de los dos 02 (dos) días hábiles siguientes a la conclusión de recepción de propuestas, 26 y 27 de enero de 2016, la Honorable Junta Directiva, en cumplimiento a lo establecido en el artículo 40 fracción VII del Estatauto General de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, recibirá de manera escrita las opiniones individuales o colectivas de los miembros de la comunidad universitaria sobre los aspirantes.»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.