El mito del pasado mejor

El mito del pasado mejor

José Ramón Guillén

 

Forma literaria recurrente, postulado ideológico o, simplemente, uno más de los recursos para ejercer la crítica, no cabe duda que creer que todo tiempo pasado fue mejor es resultón e, incluso, políticamente correcto en algunos contextos sociales.

A finales del siglo XV, el poeta Jorge Manrique escribía uno de los textos más conocidos de la literatura hispana, las “Coplas por la muerte de su padre”, y que inicia de la siguiente manera:

Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando,
cuán presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parecer
cualquiera tiempo pasado
fue mejor.

 

El polifacético Manrique dejó para el futuro esa frase hecha: “cualquier tiempo pasado fue mejor”, aunque en el contexto de su composición poética es lógico pensar que se refería al tiempo pasado con una persona que ya no existe en el mundo de los vivos, hecho repetido en las elegías que remiten al recuerdo de seres queridos desaparecidos.

Este decir poético poco se corresponde con afirmaciones que utilizan la añoranza del pasado, casi siempre desconocido, como confrontación con el presente. Una actualidad política y social que no suele gustar, con razón en muchas ocasiones, pero que peca del decir sin analizar, y para hablar del pasado es muy necesario dicho análisis a pesar de las carencias en su reconstrucción.

En el caso de Chiapas esta remembranza suele aplicarse al pasado prehispánico, al vivir de los indígenas antes de la llegada de los conquistadores castellanos. Ninguna conquista es defendible, ni en la historia ni en el presente, pero de ahí a afirmar que el periodo prehispánico era mejor es mucho decir puesto que no es demasiado lo que se sabe de la cotidianidad de la mayoría de los habitantes de ese periodo tan extenso en el tiempo. De cualquier forma, ni los descendientes de aquellos habitantes prístinos del continente americano, ni los otros habitantes del actual Chiapas renuncian a las ventajas actuales que ofrecen las mejoras científicas o tecnológicas, y entre ellas las que han prolongado la vida se convierten en una realidad indiscutible.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El pasado está para investigarlo y conocerlo, con sus limitaciones y tendenciosas interpretaciones, no para volver a él porque es imposible. Además estoy seguro que nadie quisiera vivir en condiciones que no aseguraban, hasta hace pocos lustros, unos mínimos derechos individuales y sociales. El camino para lograr la justicia social es largo todavía, por desgracia, pero evocar al pasado como meta a alcanzar es un despropósito por falta de instrucción, o un descarado ejercicio de cinismo.

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: