Definición de carretera

Imagen www.bancodeimagenesgratis.com

Imagen www.bancodeimagenesgratis.com

 

La carretera, por definición, elude la línea recta. No le interesa el axioma matemático que dice que recta es la distancia mínima entre dos puntos. Ella no busca la distancia mínima, busca un trazo cómodo que no signifique mucha labor.

En Chiapas fue famosa la carretera que unía a San Cristóbal de Las Casas con Tuxtla Gutiérrez (la hoy carretera vieja), porque tenía muchas curvas. Era (sigue siendo) una carretera peligrosa, pero con remates visuales impresionantes. En un viaje que realizó el poeta Eduardo Casar relató que su hija pequeña estaba sorprendida porque “caminaba” por encima de las nubes. La niña le pidió a su papá que detuviera el carro, bajó y corrió por un terreno donde podía tocar las nubes.

La carretera tiene una vocación ineludible: sirve para ir de un punto a otro. Para que un camino pueda llamarse carretera debe estar asfaltado. Esto hace que las carreteras sean vías donde los autos desarrollan grandes velocidades. Tal vez por esto es bueno que las carreteras mexicanas no sean tan rectas como las carreteras de los desiertos norteamericanos. Las curvas obligan a los automovilistas a bajar tantito la velocidad. Enrique sostiene que en la carretera actual (supercarretera le llaman) que va de San Cristóbal a Tuxtla ha habido, en pocos años, más accidentes que en todos los años que estuvo en activo la vieja carretera. La anterior era muy peligrosa, porque tenía muchísimas curvas sobre desfiladeros, pero, por lo mismo, los conductores debían manejar con más precaución. Un piropo que raya en lo grosero es el que se aplica a una muchacha con cuerpo atractivo: “Qué curvas y yo sin frenos”. Raya en lo grosero porque indica que el tipo es un desenfrenado que, en cualquier instante, se irá al fondo. ¿Qué mujer puede atender a un tipo que no tiene precaución ante lo más sublime de la naturaleza, que es el cuerpo?

Cuando los niños juegan en el sitio de la casa hacen carreteritas sobre montones de arena o de tierra. Ningún niño hace una carretera derecha, todo mundo las hace llenas de curvas, porque se sabe que es lo que otorga emoción al juego. Las autopistas eléctricas tienen el diseño de óvalo, a semejanza de los grandes circuitos de Lemans o de Mónaco. Por eso, los niños advierten que la vida más emocionante es aquella que tiene curvas. Las mamás insisten en que sus hijos sigan el camino recto, pero ¿quién es el que prefiere éste al camino torcido? Las carreteras rectas son aburridas y llega el momento en que se vuelven más peligrosas porque los choferes se quedan dormidos ante tanta monotonía.

La definición más simple de carretera dice que es: “Vía pública destinada a la circulación de vehículos”. Esta definición no es del todo exacta, porque convierte a la calle en casi hermana gemela. La calle también es una vía pública donde transitan vehículos. La diferencia de una calle a una carretera es ¡la velocidad! Claro, con ese tipo de definiciones de diccionario no falta el tipo que agarra a la calle como carretera o el anciano que toma a ésta con la tranquilidad de aquélla.

Los políticos aseguran que las carreteras llevan el progreso. Muchos nativos de regiones selváticas no están de acuerdo. El trazo de una carretera implica talar cientos de árboles y, en ocasiones, dividir territorios. Una carretera es como un muro invisible que separa espacios. Los nativos aseguran que el único progreso que es notorio en la construcción de una carretera es el progreso económico de quienes otorgan los contratos.

Darío cuenta que en Panamá hay una región donde la carretera panamericana se corta. Como si fuese un acantilado el camino cesa. ¿Por qué? Darío cuenta que los nativos no han permitido que la carretera se construya, a fin de que esa región del mundo siga intocada. Esa es la visión de Darío. Sin duda que la historia debe tener más aristas, pero esa región del mundo es muestra de que las carreteras bien pueden ser prescindibles. La gente debe subir a pangas para viajar por agua y los barcos sí buscan la línea recta.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: