Las Razones de la Reforma Educativa y el choque gobierno federal-CNTE

Choque

 

Como lo he afirmado en otras ocasiones; este servidor no es dueño de la verdad, aunque la busca permanentemente. Cada una de mis reflexiones en este espacio desde hace tres años, busca llegar a esa verdad sin apasionamientos y con la mayor lucidez posible o de la que soy capaz de alcanzar.

Si políticamente pudiera definirme según las clasificaciones existentes; diría que soy de izquierda, pienso en un mundo de igualdad, sin discriminación, sin pobreza. Y creo en las instituciones y en la necesidad de protegerlas y transformarlas.

Busco la verdad, no me caso con ninguna ideología. Porque creo que la verdad es una cuestión de conocimiento, el más pleno posible. Creo en el debate y estoy abierto a las ideas; no a la descalificación.

 

Me duele el Chiapas de la indiferencia gubernamental, el de las sucesivas administraciones públicas perdidas en los laberintos administrativos que no encuentran el rumbo -y ni lo quieren encontrar- de un desarrollo económico incluyente y sostenido; pero cuyos políticos rápido encuentran la vía del saqueo y la impunidad y que exhiben su ignorancia en políticas públicas.

Me impresiona el Chiapas de las múltiples regiones con una potencialidad económica excepcional en diversos rubros estratégicos mal aprovechados o saqueados -recordemos las presas hidroeléctricas o el petróleo y gas de la zona norte- pero que nunca han servido para sacarnos de la pobreza que nos agobia.

Me espanta que ese saqueo tiene hoy otra expresión igual de saqueadora y depredadora de nuestra riqueza natural: la minera de la que se han apropiado un puñado de gentes y que por eso solo beneficiará a unos cuantos, pero que sus efectos nocivos los sentiremos todos.

Me da rabia la pobreza enraizada en Chiapas, esa que tiene a los chiapanecos más vulnerables desnutridos, sin salud y sin esperanza de salir de ese atolladero, como tampoco salieron sus bisabuelos, sus abuelos y sus padres y que probablemente condene también a esa pobreza a sus descendientes. No se puede vivir de generación en generación con simples transferencias públicas; es decir, de subsidios gubernamentales.

Y más aún, no es ético ni moralmente aceptable que a aquella gente que vive de las transferencias y subsidios, todavía se le condicione la ayuda por su voto y por el apoyo público a políticos que otorgan esos subsidios como dádivas.

Me encabrona que nuestra clase política no encuentre el rumbo, ni tampoco tenga una visión del desarrollo y que aunado a ello; todavía se indignen si se les exige resultados o la renuncia por incompetentes.

 

Y ahora observo y analizo el conflicto magisterial. Y esta coyuntura política ahoga más a Chiapas.

Este conflicto está entrampado. Y además se complica por la necedad de las dos partes.

Magisterio y gobierno federal condicionan el dialogo y lo han roto. No encuentran puentes comunicantes que los hagan regresar a las negociaciones.

Aclaro; no estoy en contra de la lucha magisterial, no siempre estoy de acuerdo con el magisterio y tampoco creo que ellos sean los únicos culpables de este revoltijo que es la crisis educativa en México.

Alabo su sentido de organización, me impresiona que a diferencia de otros gremios, ellos si se puedan organizar y exigir sus derechos laborales.

Pero creo que en la lucha contra la reforma educativa, el magisterio erró el tiro.

Y lo erran por una razón fundamental: El gobierno federal no abrogará la reforma educativa. Cuando mucho, realizará algunas concesiones.

De hecho, nunca que yo recuerde un gobierno del mundo ha realizado una reforma neoliberal y luego se ha echado para atrás. Para un servidor, es un sueño pensar que el gobierno de Enrique Peña Nieto pueda y -sobre todo- quiera abrogarla.

 

¿Por qué es un sueño la abrogación de la reforma?

Porque detrás de ella está su alter ego Luis Videgaray y sobre todo el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Si partimos de conocer quiénes están detrás de las reformas, entonces el choque CNTE y gobierno federal era inevitable.

¿Se le puede ganar la guerra política a un gobierno que sostiene una reforma impopular, pero crucial para la estabilidad macroeconómica presente y futura?

Con seguridad sí se le gana. La historia demuestra que se puede. Pero también demuestra que esa guerra no se gana con solo marchas, bloqueos y plantones. Se gana convenciendo a los demás de que tienes razón y no descalificando a quienes afirman que no la tienes.

Se gana con la mayor cantidad de apoyo popular posible y con los empresarios dispuestos a perder dinero para apoyar una causa.

Hoy los empresarios nacionales le han dado la espalda al magisterio y han apoyado al gobierno de manera legal.

Pero volviendo al tema de quienes están detrás de la reforma; habría que explicar precisamente ¿porque están detrás y porqué México la promueve?

Todos los gobiernos del mundo financian su desarrollo con los recursos que recaudan entre sus ciudadanos. Estos recursos provienen de los impuestos y de los servicios que los gobiernos prestan a dichos ciudadanos.

Si estos recursos no alcanzan, entonces se recurre al financiamiento externo; es decir se presta a bancos, gobiernos e inversionistas extranjeros.

Esos préstamos, tienen que utilizarse para la construcción de infraestructura que posibilite que la economía pueda crecer, creando empleos, incrementando el gasto público y generando las condiciones para que aparezcan empresarios privados y se sumen a la inversión pública.

Pero todos sabemos que cuando se otorga un crédito; las condiciones las impone quien otorga los recursos financieros en dicha operación.

En el caso de los préstamos a los países, esas condiciones son impuestas por los organismos financieros internacionales a cambio de medidas denominadas estructurales que van desde evitar déficits

fiscales es decir, evitar que se eleve la diferencia negativa entre los ingresos y los egresos públicos para caer en impagos; evitar los subsidios que solo sirven para profundizar desigualdades, liberalizar el comercio y las fronteras a productos extranjeros y ampliar las bases tributarias.

En las condiciones actuales de bajo crecimiento económico y de pobres expectativas para el futuro; lograr implantar la reforma educativa es crucial para que nuestro país siga teniendo acceso al mercado internacional de préstamos que otorga el BM, y el FMI sobre todo.

Ello le daría viabilidad al acceso a nuestro país a dicho mercado de préstamos por lo menos por diez años más.

¿O de veras usted cree que sobre todo con Peña Nieto al frente del país y Videgaray en la conducción económica, México va a crecer y podríamos prescindir de los créditos internacionales?.

Recordemos que el mundo se encuentra en una desaceleración, que el paradigma petrolero ya cambió con el fracking, que China impulsa más su mercado interno que el comercio internacional y que todos sus esfuerzos estarán concentrados los próximos años en las disputas territoriales por las islas del Mar de China; en esos países estarán concentrados los recursos financieros del país oriental. Incluso que Hillary Clinton, la menos peor de los candidatos a la presidencia de Estados Unidos, ha pedido una revisión del TLC.

¿Qué es neoliberalismo puro lo que impulsa las razones de la reforma educativa?.

Le respondo que sí. Y podemos debatirlo, pero es una realidad y esta no parece que cambiará. Con la ideología neoliberalista se mueve el mundo, especialmente los gobiernos de todas partes y las instituciones financieras mundiales.

 

¿Que el fracking contamina?

Sí, y en cantidades industriales; pero eso no detiene al capital. El capital no tiene moral, solo se inserta y genera ganancias. Dejará de practicarse cuando otra técnica sea menos costosa que esta y no cuando otra sea menos contaminante.

¿Qué entregamos el país a los americanos con el TLC? Probablemente así haya sido. Pero ellos harán hasta lo imposible por seguir teniendo atado a México con ese acuerdo comercial y atado en forma ventajosa para ellos.

Inevitablemente el escenario futuro para México no es de impulso propio de nuestra económica. Inevitablemente el camino es el financiamiento externo y la implementación de la reforma educativa es la única reforma que falta en la serie de reformas estructurales que el gran capital exige.

Si es injusto o no; ese es otro debate. Si estás en contra o no; ese también es otro debate.

Lo que quiero ilustrar es que esta es la realidad y una realidad que es promovida e impulsada por el perfil económico e ideológico del rumbo mundial y de la clase política que nos gobierna.

En ese sentido, repito; el magisterio erra el tiro. Y aclaro, me puedo equivocar; pero con pesimismo, afirmo que no lo creo.

El magisterio debió adaptarse a la reforma, no combatirla.

El riesgo del todo o nada ha sido elevado. Hoy muchos padres de familia están desesperados por la falta de clase. Hoy el riesgo es de enfrentamientos entre magisterio y padres de familia por la apertura o la cancelación de clases.

Hay riesgos de enfrentamientos entre padres de familia contra otros padres de familia por el apoyo o contra los maestros.

El gobierno apostó por el desgaste y todavía le queda otro recurso; el uso legítimo de la fuerza pública. Un uso de la fuerza pública que ya cuenta con la legalidad de un sector importante; el de los empresarios.

Como he afirmado en otras ocasiones; lo mejor es el dialogo.

Pero este parece que está cancelado.

 

¿Por dónde puede venir el embate gubernamental?

¿Qué puede negociar la CNTE -aun teniendo ellos la total disposición a resistir en los plantones, con bloqueos y marchas- en un escenario legal adverso, de desgaste popular y de casi imposible abrogación de la reforma?

La tentación de la violencia gubernamental es alta. Parece probable, pero también improbable por la poca credibilidad del presidente Peña Nieto.

Otra vía puede ser una especie de requisa. Las policías federal, estatal y municipal, tomando las escuelas; la SEP estatal y federal convocando a los normalistas y profesionistas afines a la ciencia pedagogía y la policía y los padres de familias de las escuelas que quieran clases, garantizando la seguridad de los nuevos docentes.

El escenario de la violencia y el de la requisa, debilita a la CNTE y la pone en riesgo de desaparición. ¿Es eso el fin último que busca el gobierno?.

Ahora bien, ¿Qué puede negociar la CNTE o mejor dicho; qué debería negociar la Coordinadora?

Uno de los propósitos de la reforma educativa es flexibilizar el mercado laboral magisterial. Con más de 1.2 millones de integrantes del sindicato más grande de Latinoamérica. Es inflexible en su entrada y en su salida. Solo entran -a la básica sobre todo- los egresados de las normales, en muchos casos heredan la plaza y cuando llega el momento de la jubilación reciben sus beneficios. Aclaro que esto último no está mal, es una conquista laboral que debe defenderse.

Pero el mercado laboral es inflexible y debe buscarse la flexibilización buscando que cualquiera que este apto pueda pelear por ganarse una plaza.

Defender el derecho de los normalistas a tener una plaza, debe ser una tarea que tiene que negociar la CNTE. Pero también el de proteger a los docentes de más edad y con mayor años de actividad. A ellos no

sería justo ni ético ni moral que se les cancele la plaza; ¿en qué mercado laboral tendrían un empleo más o menos digno?.

Proteger esos intereses de este tipo de docentes debe de ser la tarea de la CNTE en las negociaciones.

 

¿Es posible el diálogo?

Sí es posible. Siempre y cuando las dos partes abandonen el radicalismo.

Es posible si las dos partes ceden.

En lo que hay certeza, es que muchos de los padres de familia, desesperados, buscan opciones para evitar que sus hijos no pierdan el año escolar. Y esa opción en estos momentos se reduce a una: la educación privada.

Y a pesar de que muchos mexicanos y chiapanecos no la ven como un lujo, sino como una oportunidad para que sus hijos accedan a otro nivel social, aun haciendo sacrificios; la realidad es que muy pocos pueden pagarla.

No parece sensato que CNTE y gobierno federal los condenen a esa sola opción.

Urge el diálogo, urge ya. Urge que las dos partes cedan. La pregunta es quienes están dispuestos al diálogo y quienes al desgaste magisterial o su represión al costo que sea.

No es justo que Chiapas y su sociedad estén en medio de este impasse actual.

Debatamos entre todos el rumbo y final de este conflicto, no solo la CNTE, ni los empresarios ni el gobierno federal. A este país lo conformamos ciudadanos de todos los tipos, de todas las clases sociales y de todos los pensamientos ideológicos.

¿Por dónde empezamos?

Twitter: @GerardoCoutino

Correo: geracouti@hotmail.com

2 Comentarios en “Las Razones de la Reforma Educativa y el choque gobierno federal-CNTE”

  1. porfirio hernandez
    25 agosto, 2016 at 16:25 #

    yo como ciudadano y como padre de familia estamos artos de los bloquean que realiza el magisterio, nosotros vivimos a un lado de la pochota y ay que pasar diario el molesto bloqueo, por que no se convoca a todos los padres de famialia y ciudadonos de tuxtla y quitar a la cnte y el gobierno que busque gente que en realidad quiera trabajar para que empiecen a dar clases ya hace falta por lo niños

    • JUAN CARLOS GARCIA ESTRADA
      29 agosto, 2016 at 10:59 #

      y seguir manteniendo este gobierno corrupto, que te sube la electricidad, el gas, la gasolina y enriquece cada vez mas a unos pocos a costa de la pobreza de los demás. El pueblo debería aprovechar la lucha magisterial, que no es por aumento salarial, mas períodos de vacaciones o por retener el control de las nóminas y la venta de plazas, como lo dice el gobierno. Es por un bien común: es por la educación pública.

      Tu comentario está en espera de aprobación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.