Chiapas, espiral de conflictos

CNTE

CNTE

Ya otros colegas periodistas y analistas han discernido en Chiapas Paralelo el fin del movimiento magisterial y lo que pasó durante estos 125 días de paro de labores. Sin dudad no será fácil el retorno a clases para miles de maestros en los 122 municipios de la entidad.

 

El regreso a clases no sólo traerá la misión de desempolvar el salón de clases y las herramientas de trabajo, sino que además tendrán que cicatrizar las heridas provocadas entre maestros, directivos y supervisores, y hasta padres de familia, por la divisiones y confrontaciones que dejó el movimiento magisterial.

 

Al igual que después de los 87 días de paro en el 2013, el retorno a las escuelas conllevará también este año una serie de conflictos entre los que abrazaron el movimiento magisterial y aquellas que le dieron la espalda.

 

Será tarea no sólo de la Secretaría de Educación sino también de los implicados poder superar esas diferencias políticas habidas y por haber dentro y fuera de las aulas.

 

Los 125 días de paro no fueron fáciles para quienes tuvieron que salir a marchar, realizar las acciones de protesta, vivir y dormir en improvisados campamentos bajo los aguaceros y el calor tuxtleco.

 

Los maestros replegados en su centros de trabajo, tendrán tiempo de reflexionar ese proceso de lucha vivido y replantear su estrategia para una próxima movilización, y digo próxima, porque la no caída del todo de la reforma educativa, seguirá pendiendo sobre ellos como la espada de Damocles.

 

Los maestros esperan que el gobierno federal cumpla los 11 acuerdos políticos. Ya veremos si esto es así. Aunque la experiencia revela que el gobierno pocas veces cumple su palabra cuando se trata de dialogar y negociar con grupos disidentes.

 

El gobernador Manuel Velasco Coello fue el aval de esos acuerdos tomados en el Aeropuerto Internacional Ángel Albino Corzo. Ya veremos que tanto peso tiene esa aval político.

 

Mientras tanto, ni el gobierno estatal ni el federal han dicho ni ofrecido nada para reactivar la economía y apoyar a ese sector de las pequeñas y medianas empresas que sufrieron las consecuencias de forma directa o indirecta del movimiento magisterial.

El movimiento magisterial sólo mermó la ola, para volver al Chiapas que veníamos viviendo, conflictos por doquier que ahí están vigentes: Oxchuc, Tila, Chenalhó, Carranza, Chicoasén y otros.

En esta espiral de conflictos, Chiapas no está exento de vivir otra convulsión más. Y lo peor es que no estamos preparados para sobrevivir a ellos.

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.