CNTE regresa a clases; el fracaso de la estrategia del todo o nada

 

Marcha de apoyo de padres de familia en San Cristobal de Las Casas, Chiapas. 05 de julio de 2016. Foto: Moyses Zuniga Santiago.

Marcha de apoyo de padres de familia en San Cristobal de Las Casas, Chiapas. 05 de julio de 2016.
Foto: Moyses Zuniga Santiago.

 

La CNTE acordó por mayoría de votos levantar el paro laboral y regresar a clases este lunes 19 de septiembre. La base del acuerdo es una “promesa” de que en Chiapas se diferirá la aplicación de la Reforma Educativa hasta después del 2018, cuando una nueva administración federal sustituya a la encabezada por Enrique Peña Nieto.

Es decir, la CNTE se retira de un plantón por una promesa gubernamental; ni siquiera por un acuerdo plasmado en una minuta. Ante el costo económico, social y educativo del plantón; “Tanto para nada” pudiera haber dicho William Shakespeare.

De entrada, la promesa gubernamental rompe con una tradición política mexicana; la toma -o no- de decisiones de una administración saliente que afecten a la administración entrante. Además se presta a suspicacia el hecho de que el levantamiento del plantón responda a un acuerdo no escrito.

En cuanto se supo la noticia, las redes sociales chiapanecas se les fueron con todo a la disidencia magisterial que cumplía cuatro meses de plantón en Tuxtla Gutiérrez.

 

Suspender el paro laboral es “un repliegue táctico” que no significa que dejarán de lado la demanda para la abrogación de la reforma. Eso alega la CNTE, pero el mencionado repliegue suena a pura semántica.

Y es que la CNTE había prometido que le pondrían el pecho a las balas del gobierno y que si era necesario dar la vida, la darían; pero de ningún modo se concretaría en Chiapas la parte punitiva de la Reforma Educativa.

Las consignas en las marchas y asambleas eran:

¡¡¡Va a caer, va a caer, la reforma va a caer!!!.

Las expectativas eran altas.

 

En lo local se enfrentaban con un gobierno distante de la realidad social y económica, preocupado por pintar de verde al estado, que había llenado de personajes impopulares las presidencias municipales y de funcionarios grises del gabinete estatal, mientras se agudizaba la crisis social y económica chiapaneca por falta de inversión pública.

Ello llevó a crear un entorno de apoyo popular para el magisterio nunca antes visto por lo menos en los últimos 40 años.

Pero así los trató el gobierno local: con total indiferencia.

Lo que habría que reconocer, es que en Chiapas la sangre no llegó al río. No hubo víctimas fatales ni presos políticos como saldo de la protesta magisterial. No se cedió a la tentación represora.

En lo federal se enfrentaban con un gobierno encabezado por el presidente más impopular de los últimos años; una impopularidad catapultada por los magros resultados de las reformas estructurales impulsadas, por la tragedia de los 43 alumnos de la Normal de Ayotzinapa, por el escándalo incluso internacional de la “Casa Blanca” y un rosario de tropiezos de la figura presidencial que se acumularon después.

Aun así la reforma no cayó.

 

La CNTE cedió a las presiones gubernamentales, al desgaste de los dirigentes, al cansancio de las bases y prefirió la “salida política” al conflicto magisterial.

Esa “salida política” o “repliegue táctico” tendrá en el mediano plazo todo tipo de consecuencias para la lucha social en Chiapas y especialmente sobre las futuras movilizaciones magisteriales.

La CNTE no volverá a ser la misma.

Tal vez se debilite por la indignación de las bases contra sus dirigentes. También tal vez algunas facciones y corrientes se radicalicen.

Lo que sí parece concreto es que las altas expectativas que generó en Chiapas la lucha magisterial, le pasarán tarde o temprano la factura por la percepción que dejó en el imaginario magisterial y social chiapaneco de rendición ante el Gobierno Federal o en el peor de los casos, de ceder ante el charrismo sindical.

Lo que parece concreto es que la estrategia del Todo o Nada magisterial falló.

 

¿Por qué se levanta el magisterio chiapaneco del plantón?

Acusar a la dirigencia de venderse es una afirmación temeraria, porque tendría que probarse.

Lo evidente es que varios factores influyeron en esa decisión:

Primero, era ya palpable el cansancio, la fractura y la división interna de los profesores. Como también era evidente que el juego gubernamental de ofrecer arreglo y después endurecer el discurso político funcionó.

En segundo lugar, el aislamiento que se experimentó al regresar Oaxaca a las clases.

En tercer lugar, ninguna fuerza política les dio eco.

¿En que quedaron los llamados de la Cámara de Diputados a crear una comisión especial?

Incluso López Obrador el dirigente de MORENA dijo en una entrevista radial que no sería sano abrogar para el país abrogar la Reforma Educativa.

Solamente,  el PRD formó una comisión, pero sin eco ni resultados.

También contribuyó el hecho de que si bien el magisterio se trepó sobre la ola de indignación nacional y estatal; lo cierto es que se ganaron la enemistad del empresariado. Este hecho habrá que recalcarlo puesto que los empresarios ante las afectaciones magisteriales a sus negocios, le redujeron el margen de maniobra al magisterio.

 

¿Cómo sucedió esa reducción del margen de maniobra?

El magisterio pasó por alto que en la lucha social, el mayor apoyo posible es necesario. Se enfrentó al empresariado y este respondió con demandas legales.

Esas demandas legales significaron que si bien la CNTE ganaba la calle y apoyo popular, el gobierno y los empresarios los derrotaban legalmente una y otra vez.

 

¿Cómo puede diferirse la Reforma Educativa al 2018 en Chiapas si legalmente ha sido avalada?

¿Esa, la razón de la negativa gubernamental a dejar por escrito el acuerdo político con la CNTE-Chiapas?

Otra razón de la debacle fue la desesperación de los padres de familia; los primeros en sumarse al paro magisterial, fueron también -en muchos casos- los primeros en retirar el apoyo por la incertidumbre del regreso a clases que provocó la duración de cuatro meses de conflicto.

 

¿Hacia la balcanización futuro del conflicto magisterial?

Luego de cuatro meses de conflicto magisterial en Chiapas, si nos atenemos al discurso oficial y a la reacción de las bases magisteriales; solo dos cosas eran concretas hasta el último momento:

1.- La Reforma Educativa no se abrogó y;

2.- La dirigencia magisterial siempre estuvo rebasada por la base sindical y apoyada por muchos padres de familia.

A partir de estas dos premisas fundamentales e inamovibles de las dos partes; se pueden construir escenarios que respondan a la pregunta fundamental sobre el destino del movimiento magisterial que se repliega, que pasa a otra etapa de la lucha; pero que no derrotó a la Reforma Educativa.

 

¿Hacia dónde va el conflicto magisterial en Chiapas?

Si la reforma no se abroga y la base sindical rebasó a la dirigencia, el diferendo CNTE-Chiapas contra Gobierno Federal pasa a otra etapa. En eso tienen razón los maestros.

¿Pero qué se puede hacer cuando la CNTE acumuló derrota tras derrota legal?

¿Qué se puede hacer con bases divididas, partidas y dolidas por la decisión de levantar el paro?

Habrá que recordarles a los docentes chiapanecos, que el Gobierno Federal firmó hace veinte años con el EZLN los “Acuerdos de San Andrés” y no ha cumplido ninguno de los acuerdos de las cinco mesas.

¿Por qué el Gobierno Federal que entre en funciones en diciembre del 2018 cumpliría un acuerdo de palabra?

Por ello un escenario racional sería cuestionar la viabilidad futura de la CNTE como una organización de contrapeso sindical. Tal y como sucedió hace veinte años con los zapatistas, el Gobierno Federal irá con todo contra una dirigencia que ya no comulga con las bases.

Por ello probablemente el movimiento magisterial se balcanice, es decir, diversas facciones y corrientes peleen por el control de la organización, es probable también que los actuales líderes intenten continuar en la dirección política de la organización magisterial.

Deberán también que hacer un esfuerzo adicional por convencer a los padres de familia que la retirada era la única opción ante el aislamiento y el desgaste.

 

La sensación de derrota se la lleva la CNTE, no el Gobierno Federal.

En esta ocasión por los motivos antes expuestos, no se pudo aglutinar un movimiento de carácter nacional o estatal que como ha ocurrido en otras ocasiones, no se desinfle.

Lo último que habría de preguntarse es ¿Cuándo el Gobierno estatal y el federal comenzarán por la prometida reactivación económica a los chiapanecos afectados por el conflicto magisterial?.

Ni siquiera eso pueden o quieren cumplir. Sigue la indiferencia.

Lo que es seguro es que habrá otro ciclo de la lucha social en Chiapas; si el magisterio quiere ser parte de ella tendrá que reflexionar sobre sus métodos de lucha y unificar, no confrontar a los sectores sociales.

Fracasó el método del Todo o Nada. Como muchas voces dijeron desde el principio; quizá lo mejor para el magisterio hubiera sido negociar desde el principio.

El Todo o Nada no funcionó. La Reforma Educativa pasó. Ese es el resultado final de cuatro meses que dejaron una huella en la lucha social chiapaneca. Otra vez a esperar de nuevo otra oportunidad de ver colapsar al régimen político.

5 Comentarios en “CNTE regresa a clases; el fracaso de la estrategia del todo o nada”

  1. Victor Manuel Ortiz
    25 septiembre, 2016 at 15:12 #

    No hay que dejar pasar por alto que los «lideres» vendieron el movimiento, a pesar de que las bases se fletaron a estar en la intemperie, a merced de las ratas de cuatro y dos patas en el centro de la ciudad, con el apoyo de los ciudadanos que les llevábamos comida, agua y lo mínimo necesario para que estuvieran lo más «a gusto posible», tirados en el suelo y esperando que en cualquier momento llegaran las «fuerzas del desorden» a desalojarlos del plantón. Sus dirigentes charros y vendidos nos deben otra. Entre los maestros, tanto de la SNTE como de la CNTE, es absolutamente necesario elegir representantes democráticos, de lo contrario esto se reproducirá una y otra y otra vez.

  2. Alfonso Carreón Meneses
    21 septiembre, 2016 at 16:32 #

    Estimada:

    Sin duda sí fué una lucha del todo o nada, que teoricamente no se comparte,¿ pero a estas alturas, había condiciones para dar la lucha desde otra perspectiva estratégica y táctica ?

    Ahora, la realidad es que en los hechos la Reforma es letra muerta aquí en Chiapas, quiera o no quiera el Gobierno y la otra cosa muy clara es que todo mundo incluyendo a los propios promotores de la Reforma, aceptarón que ésta se debe de re – inventar o rehacer o como quieran decirle. Esto lo logro el movimiento disidente magisterial y nadie más.
    Y finalmente en toda lucha social sabemos (quienes hemos participado en estos procesos) que siempre hay contradicciones al interior y pugnas internas de las diferentes posiciones ideologicas, pero eso es cotidiano y hasta natural que se de, pero en realidad no se ve por ningún lado fracturas que impacten negativamente al movimiento.

  3. Carlos Ordaz
    19 septiembre, 2016 at 10:52 #

    AÚN NO ENTIENDEN EL LOGRO, QUE CIEGOS Y POCOS PERCEPTIVOS, SE ESPERABA A LEGUAS.

    • Argen
      19 septiembre, 2016 at 16:35 #

      no se entiende, porque como maestros no explican claro lo que quieren hacer con bloquear los negocios y evitar que los trabajadores de gobierno hagan su labor, y como civil y millones de personas que estan en desacuerdo con lo que hacen es una injusticias para nosotros que nos hagan esto mientras nosotros perdemos dinero, empleos, nustros hijos pierden sus estudios que por derecho dicta la ley, y que la reforma no son mas que palabras para rellenar con la unica funcion de hacerles examen a los maestros cosa que ustedes maestros profecionales no deberian tener ningun problema en hacerlo, que es lo unico que hace esa reforma, no privatiza y tampoco le quita los derechos a los niños a estudiar, ahora! nosotros como padres tenemos una gran crisis detras de lo que dejaron ustedes por su estupida «pelea» no nos alcanza para los utiles de nustros hijo ni mucho menos para los uniformes, y ustedes como maestros no perdieron nada ya que tienen un empleo estable, para mantenerse y mantener a su familia, si quieres decir algo explica de forma clara, que es lo que esperan al bloquear calles dde uso publico que de nada utilizan gobernantes y politicos? lo quiero de forma clara que consiguen? ustedes maestros deberian saber para eso estudiaron no? o nisiquiera terminaron la secundaria como para saber lo que estan haciendo?

Trackbacks/Pingbacks

  1. Dos maestros mueren durante agresión de un grupo de personas armadas | Chiapasparalelo - 24 noviembre, 2016

    […] recordar que en Chiapas maestros de la CNTE mantuvieron un paro laboral durante más de tres meses. Lograron una prórroga en la aplicación de la reforma educativa en el estado, y la participación […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.