¿Teleférico para Tuxtla?

IMG_4123

 

Velasco Coello desesperado porque a cada paso dado deja huella de la mediocridad de su gobierno y no logra –ni lo conseguirá–, trascender positivamente como su abuelo; por ello, a pesar de los recientes “desastres naturales” provocados por el gobierno y la tuxtlecada, insiste en obras de relumbrón innecesarias para un estado sumido en la peor de sus pobrezas.

Ahora Manuelillo le propuso a Fernando Castellanos otro jugoso negocio: la construcción de un teleférico como atractivo turístico, dijo la primera vez; pero luego lueguito se le “ocurrió” justificar el multimillonario proyecto como “mejora” para el transporte público.

La fuente, quien pidió no ser identificada y si es cierto lo que asegura, el proyecto en su primera etapa partirá desde el Cristo de Chiapas hasta la zona de los miradores del cañón del basurero. La segunda parte es establecer “estaciones” para el transporte de personas desde el oriente norte hasta Terán y quizá la zona de Real del Bosque.

No es nuevo lo del teleférico. El primer patronato del entonces llamado Cristo de Copoya incluía en su proyecto el funicular y el presupuesto no era mayor a los 2 millones de dólares. La longitud del mismo era pequeña. Pero como Juan Sabines quiso hacer de ello un negocio personal, fue desechado.

Se calcula que el de Tuxtla tendrá una “tirada” de cableado entre 5 y 10 kilómetros aproximadamente. Según expertos, el costo actual por mil metros oscila entre los 4 y 6 millones de dólares[1]; entonces el proyecto podría costarle a los tuxtlecos alrededor de ¡48 millones de dólares! eso si no hay sobreprecio que por lo general siempre ocurre, como es el caso del teleférico inaugurado en Puebla cuya cotización en un inicio fue de 166.4 millones de pesos y finalmente costó 359.2 millones por tan solo 600 metros.

De acuerdo con la paupérrima economía del estado, esta inversión, independientemente de la participación del sector privado, es un megalujo para Tuxtla Gutiérrez que no le veo grandes atractivos para presumir a no ser que se busquen mostrar los tinacos Rotoplas de las colonias del norte de la ciudad, los bachecráteres que asolan las calles de la ciudad; capaz y un “ventarrón” enreda el cable del teleférico entre tantos anuncios espectaculares que flagrantemente violan el reglamento municipal.

¿Qué van a mirar los turistas si es que vienen? ¿Techos mal hecho de tantas casas construidas al “hay se va”? ¿Bulevares de piedra y lodo? ¿Los canales en que se convierten las calles con los aguaceros? ¿La carota de Eduardo Ramírez Aguilar cuando coloque su propaganda para otro hueso? ¿Los actos delictivos constantemente cometidos en el estado “más seguro de México”? ¿Los enfrentamientos cada vez más frecuentes del narco en la ciudad? ¿la nueva plaza construida al oriente de la ciudad con dineros de dudosa procedencia? ¿Los cruceros cada vez más atiborrados de fraudulentos pordioseros tuxtlecos portando gorras del PRI y playeras del “güero” quienes se hacen pasar por migrantes centroamericanos? ¿los plantones y marchas de la CNTE, campesinos, transportistas y estudiantes? ¿El carrerio que se amontona por las obras mal planeadas del a-yunta-miento? ¿Las banquetas invadidas por ambulantes y carros estacionados encima de ellas? ¿Peatones atropellados en bulevares y libramientos por no usar los puentes? ¿Ciclistas que NO respetan las vialidades porque chantajean con una lástima igual de lastimosa como ellos? ¿Colectiveros matando gente por no respetar los límites de velocidad? ¿La “jícara” horrenda construida por el “caebien” de Jaime Valls? ¿El agonizante sabinal? ¿La fila de “periodistas” cobrando chayos en ICOSO? ¿La gente haciendo “cola” en Banorte? ¿Los cientos de “licenciados-doctores” desempleados formados en las casas de empeño?

Tuxtla Gutiérrez es muy fea no solo por sus calles mal trazadas y su arquitectura grotesca sin personalidad, sino porque además de los orines y excrementos que inundan sus avenidas, la gente ha convertido a la ciudad en un verdadero chiquero por el exceso de basura arrojada por colonos –como los de Calichal–; por taxistas y colectiveros, por fumadores y hasta por “ciudadanos” desde automóviles lujosos confirmando que ni la marca ni el dinero los hace gente, siguen en etapa Trucutú[2].

NO hay paisaje urbano ni lo habrá. El que hubo el padre del ladrón (ayer ciclón) del sureste, lo destruyó. En Tuxtla lo que cada vez se observa más en un gobierno presuntamente ecologista, es la deforestación la cual se ha triplicado y en nombre de la “modernidad” más y más centros comerciales autorizan sin respecto estricto a los reglamentos municipales.

¿Funcionaría como alternativa al transporte público? No creo, caviaje es costoso, no se prevén tarifas accesibles, ni creo que los colectiveros, como buenos mafiosos, llorones y truculentos que son, permitirán les “quiten” el pasaje porque lo consideran parte de su “patrimonio”.

Esta “moda” teleférica es parte de la “fiebre y atractivo” político aplicado por Moreno Valle en Puebla, Eruviel Ávila en el Estado de México y por Miguel Ángel Riquelme en Torreón Coahuila; uniéndose a los teleféricos de Chihuahua, Zacatecas, Orizaba y Guanajuato, razón por la cual tanto Manuel y Fernando NO quieren quedar atrás con esto (que cuenta, asegura la fuente, con capital privado y entre los inversionistas está el señor de los autos en Chiapas, Rómulo Farrera); Velasco porque no da una con sus “sobras”  públicas y sueña con ser candidato a presidente de México, y el tuitero alcalde porque ve esto como “tierra de abono” en sus aspiraciones a la gubernatura.

Pero este fashionismo político es una mentada de madre para la pobreza y marginación de Chiapas. En vez de estas ocurrencias manuelescas urgen satisfacer necesidades apremiantes como el abastecimiento de medicamentos e insumos médicos a hospitales; construir y mejorar las escuelas de las zonas marginadas; proveer de servicios primarios a comunidades lejanas, desarrollar infraestructura carretera para romper con aislamientos poblacionales; invertir verdaderamente en el campo y legislar para castigar severamente la corrupción en los funcionarios públicos y empresas privadas.

Mas eso no vende. Los políticos requieren de elogios para sobrevivir y de obras suntuosas e inútiles como el actual lienzo charro construido por el capricho de verde “gobernante”; las “remodelaciones” innecesarias a bulevares; el mantenimiento de los grupos de choque; las adquisiciones nada transparentes con empresas del norte del país y con outsourcings; las calles mal reparadas; centros deportivos como Caña Hueca que a 15 meses de inaugurada evidencia la mala calidad de la obra, y mucho más saqueos al por mayor.

Castellanos y Velasco NO están preocupados por el dinero, les basta pedir crédito a Banobras a fondo perdido y ya; les aterra la idea que por la complejidad de la construcción del teleférico, no alcanzarán a inaugurarla y eso, les puede. Por eso el vedetismo del gobernador en fotos abrazando a los afectados por las recientes inundaciones y “casualmente” con la imagen de la virgen de Guadalupe al fondo ¿O era un capítulo para la Rosa de Guadalupe?

¡TV Notas! Hay te encargo.

 

MAROMA

 

  1. A) Protección civil como excremento de loro: ni huelen ni hieden. Aparecieron cuando ya todo había pasado y más que nada para tomarse la foto. Nada hizo el ser-vil de Luis Manuel García Moreno para alertar a la población. Cree que con transmitir spots televisivos a través de canales que ni rating tienen es suficiente.

Mal, muy mal para este aspirante a una diputación que se rodea de ineptos egresados de comunicación y de otros profesionistas sin perfil para salvaguardar la integridad de los chiapanecos.

Pero a García Moreno NO le importa en absoluto la seguridad de los habitantes. Ejemplo de ello es su falta de palabra, pese a que se comprometió públicamente; al no cumplir para conocer un excelente proyecto de Alerta Temprana en Caso de Sismo desarrollado, probado y recomprobado que estudiante de ingeniería de la Unach implementó en Siltepec.

NO quiso tomarlo en serio porque al igual que como opinan expresidentes de Coparmex, es solo un trabajito escolar, y dejó plantado a los exponentes quienes lo esperaron ansiosos el pasado 18 de agosto a las 10 de la mañana. Un día antes, alardeó falso interés por conocer ese programa que sí fue ampliamente difundido en cadena nacional por las dos principales televisoras de México y uno que otro periodicucho de Chiapas, por éxito obtenido allá en la sierra chiapaneca.

Si tan solo ir a una presentación le importó un comino, “contimás” le preocupan y ocupan los damnificados en Chiapas. Las víctimas solo son usadas como parte de la escenografía de la pasarela de Manuel Velasco, Fernando Castellanos y Luis Manuel García Moreno.

 

  1. B) La colérica novatez política de Castellanos Cal y menor alcalde de la ciudad de las mentiras, quedó demostrada en el mensaje “escrito” en las redes sociales. No aguanta nada. Su delicada piel no soporta las críticas y se le rompe, al fin ollita de Amatenango.

No solo deben quitarle el Smartphone porque carece de la principal cualidad del teléfono (ser SMART), sino que tanto él como su asesor, “aleccionado” en Washington a quien le encanta la guerra sucia y el golpeteo en las redes, ambos deberían leer a: Goldman, G. (1995). Inteligencia emocional. Vergara: México. (en APA para que no se apeñenieto). Aunque para el egresado de la UVM será difícil pues siendo estudiante la pasó en la pachanga y NO en los libros. Al menos eso cuentan sus compañeros de clases con quienes ya NO se lleva porque “se le subió”.

Mira que disculparse en corto o a puerta cerrada con los del museo Tuxtla NO es de hombres sino, como dice uno de sus flamantes asesores, es de gente “sin coyolitos”.

[1] http://www.quiminet.com/articulos/teleferico-de-europa-a-mexico-3450204.htm

[2] http://comicsclasicosinglesespanol.blogspot.mx/2011/01/trucutu-alley-oop-eua-febrero-de-1963.html

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.