Bob Dylan y el joven eterno

Dylan

Dylan

Por José Dolores Coutiño

 

Sorpresivo fue para todos la decisión unánime de los encargados de decidir  el Premio Nobel de literatura al designar a Bob Dylan. Muchos jóvenes se preguntaran ¿Quién diablos es Bob Dylan? Eso que importa, es imposible describir su personalidad, saber algo de su vida privada o precisar una definición sobre su personalidad.

Lo cierto,  es que es una figura emblemática de la música mundial, es imposible transitar por el jazz, folk, blues, rock, big band y por la corriente contracultural omitiendo los casi 50 años de éxito de este personaje.

Quizá es descendiente de la generación “Beat” corriente contracultural surgida en Berkeley USA de los años 40´s y 50´s, no dudo que en sus canciones se vea reflejado las obras de Jack koreau, William Bouguereau y Alan Ginsberg, andando por el camino y buscando sin querer encontrar algo que de sentido a la vida “¿Cuántas carreteras debe un hombre caminar, antes de que le llamen hombre? ¿Cuántos mares debe una paloma navegar, antes de que se duerma en la arena? ¿Cuánto tiempo deben las bolas de cañón volar, antes de estar prohibidas para siempre? La respuesta, amigo mío, está soplando en el viento la respuesta está soplando en el viento.”

Palabras que se convirtieron en un referente de la juventud de los años 60´s, esa juventud que se identificaba por las flores en el pelo como dijera Scott Mckenzie, “de la juventud, de la revolución de la que hablan los Beatles” pero que también buscaban un lugar al compas del blues cósmico de Janis Joplin ¿encontraron el lugar?

No lo sé porque algunos se quedaron en el camino y en la impotencia de no poder encontrar y satisfacer el gran deseo. Los jóvenes de esa época fueron fuertemente criticados, estigmatizados, calificados como rebeldes sin causa, pero también, manifestaban su rebeldía con las drogas, el sexo y el rock and roll.

Con lo anterior, revelaban que no solamente eran rebeldes sin causas ni tampoco desenfrenados, ni solamente querían bailar rock and roll sino también manifestaban con rebeldía la opresión del tradicionalismo de la “momisa y buscaban agarrar la onda, agarrar su  patín, en caso de no hacerlo estarían out”.

Bob Dylan no solo retrato con sus canciones a la juventud de los 60´s y 70´s, sino que también le canto al amor, a la tristeza, a la vida, al gran deseo, a la decepción “Hubo una época en la cual te vestías muy bien arrojabas una moneda a los vagos, en tu plenitud. ¿No es verdad? La gente te advertía:”Ten cuidado, muñeca, puedes caer” pero tu pensabas que todos ellos estaban bromeando.

Los libros de Dylan

Los libros de Dylan

Acostumbrabas reírte de todos aquellos que andaban por ahí ahora ya no hablas tan alto ahora no pareces tan orgullosa de tener que mendigar tu siguiente comida. ¿Cómo se siente? ¿Cómo se siente? Estar sin hogar como una completa desconocida como una piedra que rueda.” La mujer que quizá vivía en la casa del sol naciente que alguna vez cantó también Erick Burdon and the animals, pero que provocó el desamor y la tristeza.

Bob Dylan no solamente fusionó un ritmo con otro, jugó con los compases musicales, se convirtió en una figura emblemática de la época del amor y paz, de una figura en contra de la guerra con Vietnam y con el aniquilamiento del gran deseo de la juventud de los 60´s. Su música influyó en artistas como Jimi Hendrix, Joan Baez, The Band, The Byrds, Nina Simone, Johnny Cash, Lou Reed, Patti Smith, Dvid Bowie, Bruce Springsteen, Pear Jam, Ani DiFranco, entre otros. Ha colaborado como actor, escritor, pintor y guionista. Su canción más famosa “Forever Young”, de la cual existen sendas versiones Rod Stewart y una acústica bellísima de Alphaville.

En los años 80´s participó con otros cantantes con una canción de Michael Jackson We are the world con aquel legendario coro de USA for África. De ahí en adelante, se ha mantenido Forever Youg, llevando dicho anhelo por todas partes del mundo para quien necesite escuchar la voz de la búsqueda del gran anhelo “Comencemos en la moda, bailemos un rato. El paraíso puede esperar,  nosotros solo estamos mirando los cielos.

Deseando lo mejor, pero esperando lo peor ¿Vas a soltar la bomba o no? Permitámonos permanecer jóvenes, o permitámonos vivir por siempre. No tenemos el poder pero nunca decimos nunca. Sentados en una excavación de arena, la vida es un viaje corto. La música es para el hombre triste” deseo que ahí está, que permanecerá quien sabe por cuánto tiempo pero que siempre nos recordará que pase lo que pase, la juventud siempre tendrá el deseo de permanecer por siempre joven. Quizá se tardaron con el premio, pero el premio llego con el tiempo y el viento.

Por primera vez en la historia del Nobel de Literatura, la gente no correrá a las librerías sino a las tiendas de discos. Cuando la secretaria de la Academia Sueca Sara Danius ha pronunciado el nombre, han retumbado todos los cimientos. Bob Dylan (1941, Duluth, Minnesota), premio Nobel de Literatura. La sorpresa en los mundos de las letras y la música solo puede ser comparable a la que seguro ha sido una legendaria, hipnótica, imbatible sonrisita pícara del galardonado al enterarse, perdido como siempre en su gira interminable alrededor del mundo, al margen del mito.

Era el eterno aspirante, así como un recurrente chiste entre los más escépticos y, sobre todo, más ortodoxos. ¿Un músico, cuya única obra en prosa fue un fracaso, cosechando el mayor de los premios literarios? Imposible. Pero lo imposible –y vivir a contracorriente- es lo que mejor se le ha dado a este compositor que cambió como nadie el concepto de canción popular en el siglo XX, añadiendo una particular dimensión poética a la música cantada.

Y tan importante como ese determinante hecho: su influencia, reconocida por los Beatles, los Rolling Stones, Bruce Springsteen y cualquier icono del rock y el pop que venga a la cabeza, no ha hecho más que crecer a medida que ha pasado el tiempo. Ahora, con este premio, y tras haber recibido antes el Pulitzer o el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, la onda expansiva da para otro siglo.

 

 

 

Bob Dylan – Blowin in The Wind (en español)
Soplando En El Viento

¿Cuántas carreteras debe un hombre caminar,
antes de que le llamen hombre?
¿Cuántos mares debe una paloma navegar,
antes de que se duerma en la arena?
¿Cuánto tiempo deben las bolas de cañon volar,
antes de estar prohibidas para siempre?

La respuesta, amigo mio, está soplando en el viento
la respuesta está soplando en el viento.

¿Cuántos años debe una montaña existir,
antes de que sea bañada por el mar?
¿Cuántos años pueden algunas personas existir,
antes de que sean libres?
¿Cuántas veces puede un hombre girar su cabeza,
y fingir que no te ha visto?

La respuesta, amigo mio, está en el viento
la respuesta está en el viento.

¿Cuántas veces debe un hombre mejorar,
antes de que pueda ver el cielo?
¿Cuántos años debe un hombre tener,
antes de que pueda escuchar a la gente llorar?
¿Cuántas muertes cometerá hasta que sepa
que mucha gente ha muerto?

La respuesta, amigo mio, está en el viento
la respuesta está soplando en el viento.

 

Hubo una epoca en la cual te vestías muy bien
arrojabas una moneda a los vagos, en tu plenitud.
¿No es verdad?
La gente te advertia:”Ten cuidado, muñeca, puedes caer”
pero tu pensabas que todos ellos estaban bromeando.
Acostumbrabas reirte
de todos aquellos que andaban por ahí
ahora ya no hablas tan alto
ahora no pareces tan orgullosa
de tener que mendigar tu siguiente comida.
¿Como se siente?
¿Como se siente?
Estar sin hogar
como una completa desconocida
como una piedra que rueda

 

Mamá, llévate esta insignia de mi
No puedo usarla nunca más
Se está poniendo oscuro,
muy oscuro para ver
Se siente como que estoy
golpeando las puertas del cielo

Golpeando las puertas del cielo
Golpeando las puertas del cielo
Golpeando las puertas del cielo
Golpeando las puertas del cielo

POR SIEMPRE JOVEN

Comencemos en la moda,
bailemos un rato
El paraíso puede esperar,
nosotros solo estamos mirando los cielos
Deseando lo mejor,
pero esperando lo peor
¿Vas a soltar la bomba o no?

Permitámonos permanecer jóvenes,
o permitámonos vivir por siempre
No tenemos el poder
pero nunca decimos nunca
Sentados en una excavación de arena,
la vida es un viaje corto
La música es para el hombre triste

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.