Definición de dudacel

www.ehowenespanol.com

www.ehowenespanol.com

Dudacel, todo mundo lo sabe, es la palabra que sirve para definir ese instante decisivo en que suena el celular y vemos quién llama. Es la “duda alcalina” número uno en el mundo.

Hubo un tiempo en que los teléfonos eran chunches que sólo estaban en las residencias de los potentados. Por lo regular eran teléfonos de color negro (el único rojo era uno que el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica tenía en línea directa con Moscú). Pero, una tarde, un inventor genial descubrió que los teléfonos no tenían que estar atados a una mesa, sino que podían ser teléfonos móviles, los primeros fueron del tamaño de un ladrillo, pero ahora tenemos celulares que caben perfectamente en la mano, y que las mujeres llevan en la bolsa trasera del pantalón. Esto de que las mujeres lleven el teléfono en el pantalón es una señal que tiene un significado complejo y que envía mensajes (por cobrar) no muy alentadores a los muchachos bonitos que las pretenden. ¿Qué puede pensarse de una mujer que recibe llamadas cerca del trasero?

Cuando los móviles aparecieron apareció la dudacel. En tiempos anteriores no había manera de saber quién era el que llamaba. Uno levantaba el auricular rogando a todos los santos que fueran noticias buenas. Los muchachos se atrevían a llamar a la casa de la novia, pero colgaban de inmediato cuando escuchaban la voz de cincel del papá: “¡Bueno, bueno, bueno!”. No, no era bueno que el padre se enterara que su hija consentida ya estaba en deliquios amorosos con un mozalbete. Cuando era la hija quien contestaba, entonces el muchacho respiraba tranquilo, prendía un cigarro y podía, con toda confianza, decirle cuánto la amaba, cuánto la extrañaba. Ahora, todo mundo lleva un móvil y sabe quién es el que está marcando. Por lo regular, son los propietarios quienes llevan su móvil en la bolsa trasera del pantalón; por lo regular son ellos (los propietarios) quienes responden. De igual manera, el noventa y ocho por ciento de los propietarios es quien llama. Digo esto porque a veces (en forma infrecuente) el papá (¡ah, qué costumbre tan jodida!) toma el celular de su hija y responde; a veces, alguien pide prestado un teléfono para hacer una llamada, aduciendo que se quedó sin saldo.

¿Qué sucede cuando alguien llama? Quien responde ve la pantalla y, en cuanto el número del que marca aparece, aparece también la dudacel. ¿Contesto o no contesto? Antes, en tiempos de don William Shakespeare, la duda era: ¿Ser o no ser? Ahora es la de responder o no responder. Esta dudacel tarda, en ocasiones, más de diez segundos. A veces, el número desde el que marcan tiene una lada muy extraña y desconocida. El propietario no responde, porque debe ser alguien de un banco que está jodiendo o un posible extorsionador que llama desde una cárcel. Pero, la mayor parte de ocasiones, la llamada proviene de un número conocido, de un número que el propietario del celular tiene registrado: el novio, el amigo con derechos, la mamá, el papá, la hermana, el maestro (también con derechos), el jefe, el amigo al que se le debe dinero. ¿Respondo o no respondo?, es la dudacel que aparece y que, igual que la batería que es la número uno de ventas en el mundo, sigue y sigue y sigue. ¿Contestar a la llamada del papá cuando él insiste y se está tan a gusto bailando en la pista de la discoteca? ¿Responder a la llamada del jefe a las tres y cuarto de la madrugada? ¿Contestar al novio cuando se está tan bien con el amigo con derechos y el novio “sabe” que la novia está en casa desde las ocho de la noche?

La dudacel marca un instante definitorio en las vidas. Porque ahora todo mundo recibe decenas de llamadas en el día, la dudacel se ha instalado para siempre en nuestras vidas. ¿Responder o no responder? “That is the question”. Y la cuestión se resuelve resolviendo la dudacel, que es como una encrucijada que nos permite ir hacia la izquierda, la derecha o continuar en línea recta sin que importe el vacío que se encuentra al frente.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.