Reza el refrán: La venganza es una sopa que se toma fría…

Los candidatos. Foto: Cortesía

 

 El regreso de Roberto Albores Guillen y su junior.

Por el mes de Mayo del 2006, arribó al aeropuerto de Terán, Roberto Albores Guillen. Una multitud lo esperaba, llegaba en medio de la contienda electoral,  todos suponían  que se sumaría a la campaña de José Antonio Aguilar Bodegas , el candidato del Tricolor, al gobierno del estado.

La contienda entre José Antonio Aguilar Bodegas y Juan Sabines Guerrero iniciaba.  Sabines ,en ese entonces presidente municipal de Tuxtla, entraba como candidato emergente ante la falta de popularidad del que fuera amigo y ex secretario de gobierno del gobernador Pablo Salazar Mendiguchia. Rubén Velázquez, al que mandaron a una senaduría.

Pablo Salazar impulso, protegió e impuso a Juan Sabines Guerrero, como candidato de la  Coalición Por el Bien de Todos.  Juan Sabines Gurrero, poseía la franquicia del ex gobernador Juan Sabines Gutiérrez (1979-1982) muy querido en la entidad, pero su escasa carrera política, los casos corrupción y su fama de adicto al alcohol y otras sustancias, no permitían que el emergente candidato despegara en popularidad y las encuestas los situaban por debajo de Aguilar Bodegas.

En esa coyuntura se encontraban cuando al gobierno de Pablo se le ocurrió traer a un viejo enemigo, el cual tenía pendientes con la justicia por casos de corrupción, Roberto Albores Guillen, ex gobernador y quien tuvo diferencias co, Salazar Mendiguchia. Todos esperaban que Albores se uniera a la campaña de Josean y con ello combatir juntos al enemigo en común Pablo Salazar, pero no fue así.

Sobre Roberto Albores Guillen y su esposa , pesaba una averiguación previa por que esta ultima siendo directora del DIF estatal habilito una empresa para suministrar alimentos al DIF, pero la empresa era propiedad de su hijo , el hoy senador Roberto Albores Gleason.

Con la espada en la yugular, Albores Guillen organizó Fuerza Democrática, la cual llamó a priistas de todo el estado para unirse a la campaña de Juan  Sabines Guerrero.

 

“Albores visitó más municipios e hizo más actos públicos que el mismo Sabines.

Albores elaboró un proyecto de gobierno llamado Plan de Desarrollo Estatal, hizo que Sabines lo firmara ante un notario público y se comprometiera a hacerlo suyo si llegaba al gobierno. Fue la llamada «Declaración de Comitán», por ser en ese municipio ­de donde es originario el ex gobernador­ donde se llevó a cabo el acuerdo. Meses después Albores fue expulsado del PRI acusado de traición al partido.”

“Roberto Albores, por conducto de su hijo, ya se encuentran en el gabinete que entrará en funciones este viernes. A Roberto Armando Albores Gleason, quien tiene 27 años y licenciatura en economía, le fue encargada la cartera de Fomento Económico”

Nota de Ángeles Mariscal, La Jornada. 5 de Diciembre 2006.

 

Con ello Albores Guillen regreso a la vida política a través de su hijo, al que  colocó como secretario de fomento económico , después como diputado federal, para después llegar a senador de la república y líder del PRI estatal. Su signo como presidente del PRI estatal ha sido el abandono del instituto político, las oficinas centrales del PRI en el parque de Santo Domingo en Tuxtla, lucen abandonadas, y no se tiene registro de actos convocados por Albores, en todo su periodo de presidente del PRI.

Ahora Roberto Albores Gleason pretende ser gobernador del estado bajo las siglas del PRI, pero la vieja guardia priista encabezada por el ex candidato José Antonio Aguilar Bodegas, Roberto Domínguez Castellanos entre otros, le están poniendo piedras en el camino. Primero firmaron una carta donde denuncian a Albores Gleaason dirigida al presidente nacional de ese partido Enrique Ochoa Reza.

“La cantidad de recursos públicos recibidos por Albores Gleason se calcula en más de 300 millones de pesos y para colmo, el INE declaró inexistentes los consejos políticos estatales y municipales, situación que imposibilita legalmente la designación de candidaturas a puesto de elección popular”.

La carta surtió efecto ya que Ochoa Reza no se presento a dar el espaldarazo al futuro candidato de su partido, solamente lo felicitó vía Twiter al día siguiente.

Pero por lo visto lo que sucedió ayer, al ser exhibido acarreando beneficiarios del programa PROSPERA, es el inicio de una batalla que se antoja larga, ya que su mayor enemigo José Antonio Aguilar Bodegas, Secretario del Campo, es el que controla el otro programa social de mayor de importancia en Chiapas, PROCAMPO. Y no creo que le vaya a facilitar ni la base de datos, ni ir hacer proselitismo con sus beneficiarios. Así que Albores Gleason la tiene complicada.

Dice bien el refrán popular, “La venganza es una sopa que se toma fría” y los viejos priistas de Chiapas, están tomando esa sopa después de 12 años de la traición de Roberto Albores Guillen.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: