Castellanos, el bufón del gabinete

 

Cada que habla o levanta la mano en las reuniones del gabinete estatal –a la que cada vez invitan menos– Castellanos solo da paso a la burla, a la ironía, al choteo. Nadie lo toma en serio ni siquiera Velasco Coello, quien no le perdona haber perdido la capital en las elecciones más fraudulentas de la historia moderna de Tuxtla Gutiérrez a pesar de los 200 millones de pesos recibidos para operar los comicios, por ello lo eliminó de la lista como sustituto a la gubernatura.

 

Fernando por diversas vías trata de llamar la atención del “gobernador” para que ahora, al menos, le dé la nominación a la senaduría situación que deberá pelear con Emilio Salazar Farías quien es pretendido por otros partidos para que éste abandone las filas del Verde; por eso el “alcalde” recurre a las “estrategias” más populistas posibles para cambiar el ánimo en la tuxtlecada, pero ésta lo tiene condenado porque en tan solo un año de su “gobierno”, ha demostrado contundentemente su ineficiencia.

 

Los resultados desastrosos de su administración son evidentes, palpables en una capital contraria a su eslogan la cual solo inspira lástima porque por todos lados se respira la fetidez NO solo de la corrupción gubernamental, también de los desbordamientos de los drenajes y basura acumulada, en tan solo las primeras lluvias del año.

 

Desde los primeros días de “su administración” las torpezas son más que evidentes no solo por no analizar detenidamente sus acciones sino que, con una piel tan delicadita y altamente sensible a la crítica, despotrica contra la ciudadanía en las diversas redes sociales, por eso lo que más le recomiendan algunos es dejar el celular porque en sus manos un Smartphone no es nada inteligente.

 

Cada vez son más colonias en su contra no nada más por la falta de resultados sino porque las mentiras, como esa de una calle cada día, aumentan y solo posa para las fotos y videos que sus esbirros luego editarán para alardear “trabajos” fantasmas como cada trienio ocurre.

 

A su posicionamiento nada afortunado contribuyen sus asesores y subordinados, éstos para quedar bien con él recurren al ataque sistemático difamatorio de sus detractores no solo si pertenecen a los medios de comunicación que no han podido ser comprados por Castellanos, también agreden a aquellos ciudadanos que le exigen soluciones a los problemas que durante campaña se comprometió resolvería a cambio del voto.

No le “cae el veinte”, a Fernando, que ya no está en esas aulas donde a los docentes les importa más mantener la chamba que ser exigentes y, como siempre antepusieron el dinero a la disciplina, por eso tiene a su servicio a verdaderos sicarios, con camuflaje de periodistas, de las redes. Cada vez se acrecienta más lo que dicen sus boletineros con la realidad, hay tal incongruencia entre lo que dice su ego y el lodazal de su administración y por eso se convierte en pipero, recoge basura, tapabaches, solo le falta ser limpiavidrios en los bulevares.

 

En su campaña, que NO despegó pese a contar con todo el apoyo de Manuel Velasco para la compra de votos, bajo el eslogan de “Yo Sí le Entro” alardeó promesas que no ha cumplido ni cumplirá como: 50% de descuento en el transporte para estudiantes; primer empleo para jóvenes; que crearía más espacios deportivos; que mejoraría la calidad de vida de los ancianos, pero sobre todo que pondría ORDEN en la ciudad incluso, como medida desesperada para obtener algo de credibilidad, según él demandó a Yassir Vázquez, hecho que le trajo consigo una severa reprimenda por el mismo “gobernador” ante el encabronamiento del titiritero de éstos: Juan Sabines.

 

La ciudad está a la deriva porque alcalde y “gobernador” no tienen ni idea de cómo administrar Tuxtla. Lo peor es que NO quieren el desarrollo de ningún lugar del estado, solo les interesa el enriquecimiento personal a costa de la ignorancia y pasividad de los chiapanecos y, por esa apatía ciudadana, hoy sufrimos la mediocridad de Velasco y Castellanos que juntos representan LO PEOR DE CHIAPAS QUE ESTABA POR VENIR.

 

Y todavía se preguntan por qué en los estudios de opinión, NO pagados por ellos, los reprueba la población.

 

 

MAROMA

 

MÁS de las linduras del rector de la Unach, Carlos Eugenio Ruiz Hernández, ha cancelado la 6ª. feria del libro Chiapas-Centroamérica que tradicionalmente se realiza en octubre. La razón, según él, es que NO hay dinero para llevarla a cabo.

Claro que NO le afectará a las editoriales porque a decir de las mismas: no vendían, la feria es una total desorganización; cancelaban presentaciones por falta de público, ni a los mismo estudiantes –que cada vez leen– les interesaba asistir. Quienes llegaron a ir, en su mayoría, fue porque los obligaron los profesores.

 

TODO parece indicar que junio será el último mes como Secretario del Campo de José Antonio Aguilar Bodegas. JOSEAN buscará una candidatura la cual dicen algunos que será la de la gubernatura y otros que repetirá como senador. Se menciona que su lugar será ocupado por Ernesto Gutiérrez.

 

¿A QUE periodista corrieron de cierta universidad porque solo fue un cargo al presupuesto y no funcionaron sus propuestas?

Un comentario en “Castellanos, el bufón del gabinete”

  1. Faustino
    1 Junio, 2017 at 20:51 #

    QUE SE PODRIA ESPERAR, YA ESTABA DESTINADO, TAL PARA CUAL, Y LO QUE SE VIENE PARA TODOS ELLOS, AUNQUE ESTAN A TIEMPO AUN DE SALVARSE.

Deja un comentario

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.