UNACH: corrupcion y machismo

 

 

El día lunes 11 de septiembre de 2017, a las 18:00 horas, sesionará, de manera extraordinaria, el Consejo Universitario de la Universidad Autónoma de Chiapas. En los años que tengo como Consejero representando a la Facultad de Derecho no he presenciado una sesión tan marcada por los absurdos como la que se encuentra en vísperas. Dado que son asuntos públicos de interés para la comunidad universitaria y la ciudadanía en general, comparto mi opinión sobre el proceso.

La convocatoria contiene temas contradictorios entre sí. Por ejemplo, primero se supone que habremos de deliberar sobre las propuestas de Código de Ética y de Código de Conducta de la Universidad. Después habremos de constatar cómo tales códigos son papel inútil ante las arraigadas prácticas que se oponen a lo dispuesto en tales códigos.

Vean si no. Otro de los puntos para analizar es la entrega del doctorado “Honoris Causa” al ingeniero Alfonso Carlos Romo Garza. Difícil de creer, pero ahora la universidad reconocerá a uno de los representantes del capitalismo salvaje que han empobrecido a México. El Curriculum vitae que acompaña a la propuesta, revela que el empresario, además de su larga trayectoria como tal, también se ha destacado por la incorporación de transgénicos en los cultivos, que lo han confrontado con los grupos ambientalistas. Más detalles sobre el eventual “laureado” por la UNACH se pueden encontrar en cualquier servidor de internet. Su ficha es amplia…y no podrá ser lavada con un Honoris Causa

Algo similar llevó a cabo el ex rector Jaime Valls Esponda en los últimos meses de su administración, cuando el Consejo Universitario aprobó otorgar el doctorado Honoris Causa a sus amigos, el entonces secretario de Hacienda Luis Videgaray, y José Antonio Meade, y otros. Sin embargo, aunque fueron aprobados, no se atrevió a otorgarlos.

La eminente entrega del reconocimiento a Romo Garza contradice seriamente el recién entregado al Premio Nobel de Física, Sheldon Lee Glashow, que, aunque entregado mediante la simulación de un Consejo Universitario, merece menores cuestionamientos.

Enseguida el Consejo Universitario deberá analizar la sustitución de dos integrantes de la Junta de Gobierno de la Universidad. Terminan su período dos integrantes: una mujer y un hombre. Sin embargo, para continuar con la tradición machista, seguramente se elegirán a dos hombres, uno de ellos, representante de las prácticas turbias y deshonestas que venimos cuestionando. Para participar en el proceso se inscribieron tres docentes, dos profesores y una profesora. Lo cierto es que esta última lo hizo para simular pluralidad en el proceso, puesto que es una profesora de asignatura contratada por tiempo determinado y con tres años en la universidad.

Además, desde hace algunas semanas, el principal operador político y en los hechos voto de calidad en el Consejo Universitario, viene llevando a cabo desayunos y reuniones para comprar los votos de consejeros y consejeras para favorecer a los aspirantes hombres a la Junta de Gobierno, y de paso también el voto a favor del Doctorado Honoris Causa para Don Poncho.  En los últimos días se han comenzado a regalar recategorizaciones y plazas para asegurar los votos a favor. De modo que, la sesión del Consejo Universitario, una vez más, devendrá en un proceso de legitimación de las prácticas corruptas y machistas que caracterizan a la Universidad.

La Ley Orgánica de la Universidad establece como los órganos máximos de gobierno de la misma al Consejo Universitario y a la Junta de Gobierno. Lo que acabamos de describir deja en claro cómo se integran y funcionan tales órganos y también explica los intereses a los que sirven.

Como se dijo al principio, los códigos de ética y de conducta que se aprueben, serán, minutos después, pisoteados por la práctica institucional que persiste y se hace cultura en la Universidad. Es evidente que tales prácticas son las que dificultan el desarrollo académico y explican el porqué de los últimos lugares entre las universidades del país. Tristemente, la Universidad continúa percibiéndose como un coto de poder y no como el espacio para el desarrollo académico.

Un comentario en “UNACH: corrupcion y machismo”

  1. Peter
    10 septiembre, 2017 at 23:41 #

    En el artículo tú mismo demeritas a la maestra y la das por perdida. La mencionas como un instrumento. Saludos

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: