Chiapas, economía y empleo. Parte I: estancamiento

¿Qué ocurre con el empleo en Chiapas? Una posible respuesta es que la economía de Chiapas está estancada, cuando no en pleno retroceso y que uno de los efectos de tal tendencia es una pérdida gradual de la cantidad y calidad de los empleos que se ofertan en el estado. Las cifras, al menos, permiten llegar a tal inferencia.

Una causa probable de dicha recesión podría estar dada por el entorno macroestructural: las estimaciones señalan que durante el sexenio de Enrique Peña Nieto se ha registrado el crecimiento económico (medido por el aumento del Producto Interno Bruto PIB) de apenas 2.1% (en el mismo tenor de lo logrado en los sexenios panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, con 2.2%).

Crecimientos de este tipo son calificados, cuando hay optimismo, como “desaceleración”; no se habla formalmente de crisis en tanto el crecimiento no tenga valores negativos. Chiapas no puede hablar en ese tono: en el último año los valores del crecimiento económico de Chiapas son negativos, tan sólo en el segundo trimestre de 2017 el indicador cayó 1.7% con respecto al mismo trimestre del año anterior, acumulando cuatro trimestres de caída. Chiapas, pues, está en crisis económica.

Sin embargo, los indicadores macroeconómicos pocas veces hacen sentido para toda la ciudadanía y los expertos tienen dificultad en explicarlos. Por eso quizá haya otro aspecto donde este retroceso pueda hacerse visible y entrar en contacto con la realidad nuestra de cada día, la que se refleja directamente en nuestros bolsillos: el empleo.

Durante las próximas entregas trataremos de analizar la evolución del empleo en Chiapas empezando con el crecimiento (negativo) de la población ocupada en el estado.

Pese a que el Gobierno de Chiapas firmó el “Pacto por Chiapas” para el empleo en diciembre de 2016, los efectos de tal “alianza” simplemente han sido nulos en la oferta de trabajo para las y los chiapanecos.

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI nos permite ver que entre finales de 2012 y mediados de 2017 el número de personas ocupadas en Chiapas creció de forma marginal. Pasó de 1 millón 850 mil trabajadores a apenas 1 millón 872 mil. La diferencia es de unos 22 mil empleos. Las fluctuaciones en el número de empleos marcan a 2016 como el año de mayor crecimiento laboral, sin embargo, el aumento logrado se perdió muy rápidamente: entre el tercer trimestre de 2016 y el segundo trimestre del año siguiente se perdieron más de 100 mil puestos laborales.

Cuando se busca conocer qué sectores se vieron más afectados por la pérdida de trabajo en Chiapas, se puede notar que el sector primario (agricultura, ganadería, etcétera) fue el más castigado al haber perdido casi 70 mil puestos durante el sexenio en curso; el terciario (servicios) creció ligeramente con menos de 10 mil puestos, y el secundario (manufactura) fue el único que tuvo un repunte, con casi 85 mil puestos laborales. Una posible explicación es que los trabajadores que perdieron sus puestos en el sector primario se “movieron” al sector de manufactura, aunque es difícil estimar qué tan cierto es esto.

En resumen, lo que sugieren las cifras, es que el empleo en Chiapas no ha crecido en los últimos seis años, se ha mantenido estancado, que algunos trabajadores cambiaron de sector laboral y que las políticas de empleo impulsadas por el aparato público (si es que existen) han sido ineficaces para canalizar la creciente fuerza de trabajo en Chiapas hacia puestos laborales.

Las anteriores son cifras absolutas, número de personas que tienen que mantener hogares y subsistir. Se aclara el punto pues la cifra de desempleo como porcentaje de la Población Económicamente Activa (PEA) puede resultar engañosa cuando no se la pone en contexto. Si bien, Chiapas ha mantenido una “tasa de desocupación” baja (2.34%, para el segundo trimestre de 2017, según INEGI), la dimensión cambia cuando hablamos de personas: casi 45 mil desempleados con disposición de trabajar, cifra apenas 2 mil personas menor que la registrada a finales de 2012.

Si nuestra hipótesis de partida es que Chiapas vive una crisis económica que se refleja en un estancamiento en el crecimiento del empleo, es una hipótesis que no podemos rechazar a la luz de las cifras.

 

Nota: Todas las cifras de la ENOE se pueden consultar en: http://www.beta.inegi.org.mx/proyectos/enchogares/regulares/enoe/default.html

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.