La CONAGO, la vieja confiable

Gracias a un tweet que el gobernador Manuel Velasco Coello publicó hoy en la mañana en sus cuentas oficiales logró revivir un tema que la semana pasada estuvo muy en boga en la comunicación institucional del gobierno de Chiapas, aquello que no obstante, ante la fiebre electoral pasó hasta cierto punto desapercibido, dará mucho de qué hablar en los próximos meses, me refiero en concreto al resurgimiento de la CONAGO.

En el post al que me refiero puede verse una fotografía en la que Velasco Coello sostiene una reunión con el presidente Enrique Peña Nieto en los Pinos, el texto aclara el asunto.

“En reunión de trabajo con el Presidente @EPN en Los Pinos, le expresé, como Presidente de la @CONAGO_oficial, mi respaldo total a las acciones que el Gobierno de México impulse para defender el interés nacional ante las imposiciones comerciales del Gobierno de EEUU.”

Y bien, como detrás de cada acto de poder siempre hay una señal, un hilo conductor que si uno jala seguramente nos lleva a otro, vamos en este texto entonces a buscar el significado de tan elocuente publicación y fotografía.

Sin el afán de parecer absolutista yo preferiría visualizar el texto desde el antecedente, y sin temor a equivocarme puedo asegurar que lo que nos pudiera revelar el post es que si hay un tema que el gobernador Manuel Velasco no va a soltar de aquí hasta que termine su mandato es el de la CONAGO.

Tal y como lo vimos desde el principio de este capítulo en el reality político que se ha convertido el ejercicio de la administración pública y lo que en otras circunstancias pareciera una actividad más o menos normal con el protagonismo adecuado en un líder, lo que nos dice el tweet es que para el gobernador más joven en la historia de Chiapas su reciente designación al frente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (por sus siglas CONAGO), no únicamente es su última oportunidad de trascender, si no también su reivindicación ante un pueblo que espera de él algo más que promesas rotas o incluso su salvación ante lo que pareciera el más desalentador de los destinos.

Vamos entonces a analizar, antes que el contexto actual, lo que significa la famosa CONAGO. ¿Qué es lo que verdaderamente representa? ¿Por qué desapareció en actividad tanto tiempo? ¿Por qué regresan ahora todos los gobernadores luciendo su más famosa arma? Y la más importante de las preguntas ¿Por qué Velasco Coello al frente de la CONAGO?

Y bien, para los que no lo sabían, la CONAGO surgió en un momento de ruptura y crisis política, entre la arrogancia del PRI como partido fuerte de oposición y su terrible desesperación ante el panorama oscuro que viviera en los primeros años del gobierno de Vicente Fox.

Desde su fundación en el 2002, la CONAGO es eso; un arma (una espada filosa y larga en sus dimensiones simbólicas), la tabla de salvación a la que se abrazaron los gobernadores de mayoría priísta (y uno que otro chapulín) ante el panorama adverso que se vislumbraba con Fox, su influencia llegó a ser tan poderosa como para equipararla al ejercicio mismo de la silla presidencial, lo que significó la CONAGO en tiempos de gobiernos panistas fue el contrapeso de poder, no obstante, al retorno del PRI a Los Pinos con Peña Nieto, la vieja espada fue envainada y no necesariamente usada hasta que hubiera una oportunidad, la misma que se está dando.

Por eso vimos descansar a la CONAGO en los seis años del gobierno de EPN, porque no fue necesario usar el arma confiable en tiempos favorables para el régimen priísta, por eso la vimos resurgir hace apenas unos días, ahora mismo cuando la voluntad popular pareciera nuevamente cambiar de rumbo, ante la expectativa del triunfo de AMLO en las próximas elecciones federales pareciera que hay que afilar la vieja espada. Si esto no es la más clara señal de ejercicio de poder ¿Qué otra cosa pudiera ser?

Y si nadie vio venir el resurgimiento de la CONAGO con todo su esplendor y parafernalia menos vimos venir la designación de Velasco Coello como su presidente, ante esto surgen nuevamente las preguntas.

¿Qué significa dejar el arma del viejo régimen en las manos de alguien que ya logró mostrar deslealtad a la figura presidencial de EPN y de la federación?

Porque vamos a ser claros, si de algo fuimos testigos en los últimos meses es de la ruptura en las relaciones de uno de los gobernadores más jóvenes en la historia de México y sus mentores priístas gracias a los cuales llegó a lucir futuro e incluso imaginarse presidenciable.

Ya se ha escrito tanto respecto a lo que llevó la distancia entre el gobierno de EPN y el de Velasco Coello que es oneroso repetirlo en este texto, lo importante aquí es ir más allá en el análisis.

 

¿No será que la designación tan abrupta y sorpresiva como presidente de la CONAGO a Velasco es una propuesta abierta y de buena voluntad transitoria?

¿No será que ante el inevitable triunfo de MORENA, la mafia del poder está cediendo su vieja espada a un tercero en discordia?

¿Es Manuel Velasco Coello el mensajero que porta en sus manos el más claro símbolo de la anhelada transición favorable?

 

Puede que no estemos tan desacertados si observamos los actos del todavía mandatario de Chiapas, la lógica es simple, no apoyó al candidato a gobernador del PRI Roberto Albores Gleason por lo tanto tampoco a José Antonio Meade, dejó que sus achichincles ofendiéran a la federación y volcó sus apoyos al candidato de MORENA en Chiapas Rutilio Escandón Cadena, ha tenido acercamientos con AMLO a través de su abuelo y guiños claros con el tabasqueño quien le ha permitido asignar candidatos en su partido, así como se ha dejado ver con Meade se ha dejado ver en el otro equipo, Manuel Velasco es el mensajero perfecto.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.