Contexto socioeconómico y geopolítico del proceso pre-electoral 2018

Mal tercio
Autor: Fermín Guzmán
Los Reyes La Paz, Estado de México, mayo de 2018

Por Daniel Villafuerte Solís

En México estamos por completar tres sexenios gubernamentales con saldos políticos y sociales desastrosos. Tres décadas de privatizaciones de los bienes públicos, de desnacionalización de la economía nacional, de destrucción del mundo rural, principalmente de la economía campesina, de los pequeños y medianos productores de granos básicos, cuyo saldo más visible ha sido la dependencia agroalimentaria y la migración a los Estados Unidos de América del Norte. En 2017 México se convirtió en el primer comprador mundial de maíz al importar 16.5 millones de toneladas (Espinosa y Tadeo, 2018).

El eje rector de la economía del país han sido las políticas de corte neoliberal que se expresan en un proceso continuado de privatización de los sistemas de salud y educación, del sector energético (petróleo y electricidad), así como de reformas fiscales regresivas. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y otros acuerdos de menor calado, ha sido el eje rector de la política económica, hoy cuestionado por el gobierno de Donald Trump que considera a Estados Unidos como el perdedor del TLCAN y condiciona su “modernización” a la contención de la migración.

El modelo económico neoliberal adquirió carta de naturalización desde mediados de los ochenta, en medio de crisis recurrentes que llevó al gobierno a eliminar tres ceros al peso mexicano en 1995. Esta fue la primera gran crisis de la globalización neoliberal que golpeó duramente a los países subdesarrollados como el nuestro y algunos llamados emergentes. En 2008 experimentamos los efectos de la crisis que estalló en Estados Unidos, que luego se convirtió en una epidemia en los países europeos, la catástrofe mayor se observó en Grecia y España con millones de desempleados.

De estas dos grandes crisis de la globalización neoliberal, y de otras de menor alcance espacial y temporal, se derivan dos consecuencias de gran importancia para México: por una parte, el incremento sostenido de la pobreza de amplios sectores de la población, que según CONEVAL (2018) asciende a 53.4 millones de personas; por otra, los altísimos niveles de corrupción, impunidad y violencia criminal.

En esta trama se inscriben los procesos electorales que tiene lugar en el país con un gasto insultante para millones de personas que no tienen para comprar una canasta básica, que según cifras oficiales alcanza a 9.4 millones de personas (CONEVAL, 2018). El presupuesto destinado a partidos políticos para 2018 es de 6, 789 millones de pesos, a lo que habrá que sumar 7, 145 millones de pesos destinados a organizar los procesos electorales federales (INE, 2017); el presupuesto total del INE alcanza en este año la cifra histórica de 24, 215 millones pesos (DOF, 29 de noviembre de 2017, anexo 1). Se trata de una cantidad casi tres veces mayor a lo asignado a la Secretaría de Economía (9,578 millones de dólares). Este gasto ocurre mientras se recortan los presupuestos en materia de educación, salud y otros gastos sociales. A este presupuesto debemos añadir los presupuestos de los estados para las campañas, así como las sumas millonarias que se desvían del presupuesto ordinario para favorecer a los partidos en el poder tanto en el ámbito federal como estatal.

El proceso electoral ocurre en medio de una violencia sin precedentes, con un saldo de muertos impresionante, de renuncias de candidatos locales, y de un país desgarrado por la corrupción que alcanza niveles que parece una enfermedad terminal. Las campañas políticas suceden en un contexto de la venta de los recursos estratégicos del país al capital extranjero y a los grandes empresarios de México, que concluyó con la aprobación de la serie de decretos firmados por el presidente Peña Nieto por los que se “suprime la veda en las cuencas hidrológicas” (DOF, 6 de junio de 2018) para favorecer a las empresas mineras, petroleras, refresqueras y cerveceras, así como para la generación de energía hidroeléctrica.

La elección de 2018 acontece en un marco de cambios muy importantes en la geopolítica mundial, en un escenario de crisis, particularmente en Estados Unidos, que muestra los rostros de una crisis económica y de hegemonía. El peso geopolítico de Estados Unidos es de importancia para México. Los temas de interés de Estados Unidos son muchos, pero se podría resumir en los siguientes: energéticos, minería, agua, narcotráfico, migración indocumentada, seguridad fronteriza y comercio, a través del TLCAN.

Las compras de gasolina han crecido de manera escandalosa, pasamos de 358.7 miles de barriles diarios en 2013 a 570.6 miles en 2017, lo que sumó 6.7 millones de barriles en este año, un incremento de 59 por ciento (PEMEX, 2018). Las importaciones de 2017 significaron el 72 por ciento del consumo del país, estimado en 797 000 barriles diarios (Milenio, 29 de enero de 2018); en los primeros cuatro meses de este año (enero-abril) las importaciones suman 600.4 miles de barriles (PEMEX, 2018), de seguir la tendencia tendremos al final del año la histórica cifra de 7.2 millones de barriles. La compra de gasolina y gas ha sido un negocio redondo para Estados Unidos, y para el gobierno mexicano, pero una pérdida neta para los bolsillos de la población más vulnerable.

Por su parte, la cupula empresarial de México ha venido teniendo un protagonismo como nunca, llamando a los candidatos a exponer sus ideas a puerta cerrada y expresando públicamente sus posiciones, en particular han expresado su rechazo al candidato Manuel López Obrador a quien consideran un peligro para sus intereses porque, según ha anunciado, eliminaría privilegios, revisaría contratos, y limpiaría las licitaciones y contratos. El foco rojo que encendió el llamado de los empresarios fue la posible cancelación de la construcción del nuevo aeropuerto internacional de la ciudad de México, donde están en juego miles de millones de dólares.

La manifestación de preocupación de la cúpula empresarial es una evidencia de que no está dispuesta a cambiar una realidad, que como hemos dicho acusa altísimos niveles de concentración del ingreso. Los poderes facticos empresariales se aferran a un modelo que les ha generado grandes beneficios, pero al mismo tiempo ha significado la destrucción de los recursos estratégicos del país, el empobrecimiento de millones de personas, del crecimiento del hambre, y de una violencia criminal sin precedentes.

En este marco, las coaliciones México al Frente, y Todos por México, encabezados por el PAN-PRD y PRI-Verde, respectivamente, han llamado constantemente a salvar a México, a evitar el regreso al pasado y votar por el futuro, refiriéndose al partido Morena y su candidato López Obrador.  ¿A qué pasado se refieren los candidatos opositores a Andrés López Obrador? ¿Se refieren a las 3 décadas de neoliberalismo, que convirtió a México en una enorme fábrica de pobres? ¿Se refieren a la desigualdad donde pocas familias concentran el 60 por ciento de la riqueza del país? A unos días de las elecciones, sin embargo, todas las encuestas le dan amplias ventajas a López Obrador.

 

Referencias

CONEVAL, 2018. Informe de evaluación de la política de desarrollo social 2018. México.

DOF (29 de noviembre de 2017). Presupuesto de egresos de la federación para el ejercicio fiscal 2018.

DOF (6 de junio de 2018). Decretos por el que se “suprime la veda en las cuencas hidrológicas”.

Espinosa, Alejando y Margarita Tadeo, 2018. “Importación récord de maíz, una afrenta para México”, La Jornada, 25 de febrero, México.

INE, 2017. “Aprueba Consejo General ajuste a presupuesto INE para 2018”, comunicado de prensa 448, 08 de diciembre de 2017. En: https://centralelectoral.ine.mx/2017/12/08/aprueba-consejo-general-ajuste-presupuesto-del-ine-para-2018/

INE, 2018. Comunicado Número: 272, 18 de agosto de 2017. En: Aprueba Consejo General proyecto de financiamiento para partidos y candidatos independientes en 2018. En: https://centralelectoral.ine.mx/2017/08/18/aprueba-consejo-general-proyecto-de-financiamiento-para-partidos-y-candidatos-independientes-en-2018/

Milenio (29 de enero de 2018). “Magna, la gasolina más consolidada en 2017”. En: http://www.milenio.com/negocios/magna-la-gasolina-mas-consumida-en-2017.

PEMEX, 2018. Indicadores petroleros. En: http://www.pemex.com/ri/Publicaciones/Indicadores%20Petroleros/eimporpetro_esp.pdf

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.