“El periódico y el verso”: la biografía de Santiago Serrano por Sarelly Martínez

La labor del biógrafo es ofrecer una visión más o menos comprensiva del “personaje” del que decide contar su vida. Para ello, intenta retratar por una parte las experiencias personales que dieron forma al carácterde aquél sobre quien habla y, por otra, describir las condiciones del lugar y tiempo en el que el personaje vivió y que establecieron la pauta para el curso de dicha biografía. Sarelly Martínez logra, tras un extenso y profundo trabajo lograr ese cometido para ofrecernos el retrato biográfico del poeta Santiago Serrano Ruiz, originario de Suchiapa.

En “Santiago Serrano, el periódico y el verso” (Coneculta, 2018), Sarelly Martínez reconstruye la vida del poeta suchiapaneco nacido en 1985. Desde su entorno familiar y sus correrías infantiles en la natal Suchiapa, su paso por Tuxtla Gutiérrez y, más tarde en Guatemala y la Ciudad de México, para continuar sus estudios, así como la trayectoria decidida a veces y esporádica en otras del personaje por el ámbito del periodismo y la literatura.

Sarelly Martínez, desplegando lo mejor de las habilidades de la pluma a la que nos tiene acostumbrados a sus lectores, ofrece no solo un texto académico que aporta tanto a la historia de Chiapas como a la de la prensa y la literatura. A lo largo de los diez capítulos del volumen, el autor evoca los pasajes personales y sociales de Santiago Serrano con medido equilibrio, permitiéndonos adentrarnos no solo en los vericuetos íntimos y familiares de Santiago Serrano sino también en su faceta pública, la misma que lo llevó a destinos tan disímiles como Guatemala, Manzanillo o San Francisco, California —aun con las reservas que expresa el autor del libro—.

Santiago Serrano fue no solo poeta sino, también, periodista. En su primera faceta, es autor de Las palomas de la tarde(1915), La canción del grumete(1924) y Del torbellino de mi vida(1940) entre otros textos. Sin embargo, su poesía se distribuyó, casi como su vida, de forma un tanto caótica entre publicaciones periódicas dentro y fuera de Chiapas. Esta circunstancia llevó a Sarelly Martínez a rastrear la obra del poeta suchiapaneco en distintos archivos, privados y públicos, no solo en Chiapas sino también en la vecina Guatemala.

El poeta fue parte de la “generación” Fiesta de pájaros entre los que se cuentan a Zoyla Fernández, Tomás Martínez y Armando Duvalier —este último, entrañable amigo de Serrano— entre otros. Al reconstruir este y otros lazos, Sarelly Martínez logra ofrecer un panorama de las lecturas, relaciones e influencias que pudieron tener cabida en la obra de Santiago Serrano, aunque sin llegar al punto de analizar la obra poética del personaje, lo que no es su objetivo. No obstante, sí que nos ofrece algunas muestras de la picardía del autor quien publicaba no pocos versos dedicados a la vida política y social de Chiapas en los periódicos que fundó y dirigió en el estado.

Justamente la labor periodística es resaltada con especial interés por Sarelly Martínez, quien en otras obras ha mostrado su dedicación a la historia de la prensa en Chiapas. Así, nos ofrece el retrato de Santiago Serrano como periodista, fundador de periódicos y, en ese tenor, personaje singular en el marco del periodo de la revolución en Chiapas. El “mapache manso” Santiago Serrano empezó a hacer circular a finales de 1919 el proyecto La Patria Chica, a la postre, el periódico más influyente de Chiapas en aquel convulso periodo. El rotativo circularía hasta la salida de los carrancistas del gobierno estatal y la llegada de Tiburcio Fernández, personaje con el que Serrano simpatizara.

De las relaciones y observaciones de ese periodo, Serrano publicaría Chiapas Revolucionario(1923), uno de los primeros documentos en torno a la revolución en el estado. Más tarde publicaría Belisario Domínguez: su vida, pensamiento y anécdotas(1951), escrito originalmente durante la década de 1930 y solo publicado unos años antes de su fallecimiento que sobrevino el 27 de diciembre de 1957.

Al recorrer el texto “Santiago Serrano, el periódico y el verso”, asistimos junto a Sarelly Martínez no solo a las travesuras, viajes y compromisos del poeta suchiapaneco sino, también, a un fragmento de la propia historia de Chiapas. El libro no solo recupera a un autor poco recordado sino algunas viñetas de la primera mitad del siglo XX del estado, valiosas por el colorido que aportan por una parte las anécdotas y por otra, el trabajo de contraste con que Sarelly Martínez busca dar no solo rigor a su investigación histórica sino también, vitalidad a la narración.

Otras facetas del personaje valdrían la pena señalarse, pero son dos los ejes en torno a los cuales el libro gira; en palabras de su autor: “El periodista y el soldado [que] eran lo mismo para él, todo entrega y pasión, pero al primero lo distinguía la vocación y la rebeldía…”.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.