La  (única y verdadera) Guerra de  las Galaxias

La  (única y verdadera) Guerra de  las Galaxias

Libro: MURMULLOS DEL MICROCOSMOS (2018)

Autor: José Chang Sánchez

 

EN UN CÚMULO DE GALAXIAS  MUY, MUY CERCANO, HACE YA MILLONES DE AÑOS QUE SE INICIÓ UNA GUERRA. DENTRO DE ESTE CAMPO GRAVITATORIO, LOS HABITANTES DE LAS  GALAXIAS ESCARLATA SIEMPRE HAN VIVIDO A LA DEFENSIVA, BUSCANDO LA PAZ  A LO LARGO DE LOS SIGLOS.  LOS JEFES DE LAS FUERZAS DEL ORDEN DE ESTAS  GALAXIAS, LOS CABALLEROS Mac-Fago, FIELES  A LA MADRE Medu-Sea Y   SUS ALIADOS, LOS CABALLEROS Beda Y Teda, ENCABEZAN UN EJÉRCITO AGUERRIDO QUE HA RESISTIDO LOS ATAQUES ALIENÍGENAS, LUCHANDO VICTORIOSOS EN  INFINIDAD  DE  COMBATES.

LOS EJÉRCITOS PORTADORES DE LA FUERZA DEL MAL, CONOCIDOS  COMO  LOS CLONES DE VirBac-Hon,  PROVENIENTES DE GALAXIAS SITUADAS A ESCASOS  SEGUNDOS-LUZ DE LAS GALAXIAS ESCARLATA,  SIEMPRE LAS HAN ATACADO  CON EL FIN DE   DESTRUIR  EL  ORDEN  EXISTENTE EN ELLAS Y APROPIARSE DE LOS MATERIALES NECESARIOS PARA   REPRODUCIRSE.

ACTUALMENTE  HAY  ALARMA EN LA NEBULOSA ESCARLATA DE SATURNINO. UN  BATALLÓN DE  CLONES DE VirBac-hon, COMANDADOS POR  SU  LÍDER, EL TEMIBLE Vir-Nan,   HA  PENETRADO CON  SUS NAVES BURBUJA POR LA PERIFERIA DE LA GALAXIA  Y  HAN DESTRUIDO MUCHAS  ESTRELLAS,  CLONÁNDOSE EN EL INTERIOR DE  ELLAS.   SE ESCUCHAN LAS SIRENAS DE ALARMA Y LAS EXPLOSIONES EN EL FLUIDO DE LA GALAXIA  ENTERA.

¡ALARMA! ¡ALARMA!  UN EJÉRCITO DE  CLONES DE VirBac-hon  CON   APARIENCIA ESFEROIDE Y   CUBIERTOS  DE PÚAS,  HA  PENETRADO A NUESTRA GALAXIA Y SE REPRODUCEN  ACELERADAMENTE EN EL INTERIOR DE LAS ESTRELLAS.    HAY DESTRUCCIÓN Y CAOS  ¡HAY GUERRA!.

 

Los Caballeros Mac-Fago, que patrullan la galaxia en su elegante traje espacial  de levitación cuántica modulada,   lanzan de inmediato  bengalas amarillas y misiles rojos hacia las estrellas que forman el sistema  Inmunis; unas para pedir auxilio y otros  para  encender  las estrellas  que aumentan la temperatura de la galaxia entera. Al mismo tiempo envían toda la  información  necesaria acerca del lugar  invadido, ajustan sus instrumentos de navegación  y vuelan dentro del fluido escarlata   hacia los cúmulos  Thimuz y Splen  para esperar órdenes.

El comandante Mac-Fago 001, en ese momento se encuentra    con su compañera Cela-Mad,  surfeando en  las turbulencias de los remolinos del púlsar central de la galaxia, cuando   recibe las señales de auxilio en los radares  integrados a  su traje espacial. De inmediato solicita toda la información  de los sucesos y junto a su compañera, vuelan  hacia Thimuz usando sus  sistemas de navegación inercial.

El ataque de los clones de VirBac-Hon se ha posesionado y ha dañado    la  parte alta   de la Galaxia  por donde se obtiene  el combustible  necesario  para mantener  el calor interno; es  el  lugar también,  donde se expulsan los   gases dañinos y parte del calor sobrante del fluido. Infinidad de  estrellas  explotan y colapsan, al tiempo que millones de clones invasores,  giran a gran velocidad y vuelan libremente por el fluido de la galaxia invadiendo otros sistemas, tomando los elementos  necesarios  para clonarse  y destruyendo todo a su paso; hay basura, polvo y  humo en esta región  galáctica,  la cual  comienza a tomar un color rojizo oscuro, aumentando  la viscosidad del fluido, que se vuelve espeso; esto  provoca  explosiones múltiples  e incendios que alteran y ponen en riesgo el equilibrio en toda  la galaxia.

El comandante Mac-Fago 001 sabe que es necesario luchar y buscar    una victoria rápida;  de otra manera la galaxia entera se encuentra en peligro  pues sabe  que el enemigo, una vez que invade una galaxia, busca destruirla rápidamente, por   lo que urge conocerlo. Enciende su  transmisor de hologramas y por medio de ellos  envía  las órdenes necesarias para que acudan  rápidamente  sus sub-comandantes y los comandantes de los caballeros Beda y Teda al sistema estelar   Thimuz,   para  acordar  una estrategia que les permita enfrentar la batalla y salir triunfantes.   La primera  tarea  será  conocer al enemigo. Para esto  deciden   la estrategia  militar que consiste en  observar al enemigo sin ser visto, filmarlo   y hostigarlo  en regiones alejadas del lugar de la invasión  con el fin de capturar algunos clones, lo cual  es prioridad.

El comandante Mac-Fago 001 y sus aliados conocen la Galaxia Escarlata de Saturnino a la perfección. La han patrullado desde que salieron de los campos de entrenamiento en  los pasadizos secretos de  los castillos  que guardan a la madre Medu-sea. Han  volado toda la galaxia y sus estrellas; han  confirmado la curvatura del tiempo en  los agujeros de gusano  y la fuerza de la gravedad en  los agujeros negros; han visto los atardeceres de  las estrellas enanas blancas y rojas, han  luchado entre   las nubes de polvo y la materia oscura y han vigilado  de cerca los quásares, los púlsares, las súper novas, los   cúmulos estelares y los  sistemas estelares múltiples.

Y así, en reunión secreta en el cúmulo de estrellas   Thimuz ,  en pocos  minutos  espaciales se toma la decisión de enviar pequeños contingentes de caballeros Mac-Fagos acompañados de   sus compañeras Cela-Mad  y caballeros Teda  a  varios lugares  retirados  del centro de  la Galaxia, donde no se lo esperan los invasores. Los caballeros Beda, especialistas en concebir, ingeniar y fabricar armas,   esperarán resguardados en el cúmulo Splen   en la parte central de la galaxia.

Así pelean dentro de nuestro organismo nuestras defensas contra los virus invasores

Los grupos  de los  valientes caballeros  Mac-Fagos preparan sus  redes de acero orgánico flexible y  se dirigen, en formación delta a la velocidad del flujo en búsqueda del enemigo. Pronto localizan en sistemas estelares binarios y múltiples,  batallones  de clones que se encuentran horadando  estrellas enanas blancas y rojas, haciéndolas explotar  y multiplicándose en su interior. Los Mac-Fago encienden  sus cámaras fotográficas 100K de  1,506 píxeles y zoom óptico de 1,000x   y filman  de lejos, la forma y el  comportamiento de los extraños. Observan cómo los pequeños alienígenos utilizan los ácidos, los azúcares  y otros compuestos nitrogenados del  núcleo de las estrellas  para poder multiplicarse. Al perder  estos elementos, las estrellas se apagan. Mientras filman ven pasar objetos voladores no identificados de un tamaño mucho  mayor  que los  clones.

Los caballeros Teda, sin previo aviso, entran directo al enfrentamiento  cuerpo a cuerpo contra los clones,  quienes van cayendo  fulminados bajo la velocidad y la fuerza de sus  espadas de rayos  escarlata,  destruyendo a muchos;   aunque  los clones son demasiados  y  con sus púas de material orgánico rígido logran dar muerte a una gran cantidad de  caballeros  Teda.

Durante la  batalla se siente un desequilibrio en la galaxia entera: un temblor  la sacude   por varios minutos espaciales y comienza a subir la temperatura  a  más de 104 grados Fheit. La temperatura alta  debilita  la fuerza de los invasores pero estos  se siguen multiplicando  dentro de las estrellas y planetas, reproduciéndose sin descanso. El comandante    Mac-Fago 001 piensa que ha llegado el momento de una  retirada estratégica y manda las señales necesarias por medio de su faro omnidireccional  de frecuencia  infinita. Y cuando  ya las compañeras Cela-Mad, en sus elegantes  trajes espaciales color rosa mexicano, con múltiples extremidades robóticas,  han atrapado algunos clones para que sean llevados al CIIG (Centro de Inteligencia para las Invasiones de la Galaxia), se percibe el toque de retirada.   Los Mac-Fago despliegan de inmediato sus naves y vuelan   más allá de  la velocidad del fluido  hacia el centro de la Galaxia, atravesando los fosos y los puentes levadizos de los castillos del sistema   Ossum,  hasta llegar a los pasadizos secretos   donde se encuentra resguardada la Madre Medu-Sea y a donde ya  han arribado   otros grupos  que entraron a la lucha  para  atrapar clones en lugares apartados. Desembarcan  y  entregan   los clones  para que sean  interrogados y estudiados.

En los laboratorios de los castillos de la Madre Medu-Sea, los clones son sometidos a  las máquinas extractoras de software y hardware para que sean  analizados pieza por pieza hasta en lo más íntimo; el objetivo es tener  el conocimiento profundo de los clones para que puedan ser sometidos de una manera sorpresiva y mortal. Conocer al límite  su hardware y su software es elemental. La tarea es dilatada y abrumadora, tardando casi un día espacial,  pero da los frutos esperados: ahora ya se conocen su composición bioquímica y física, la capacidad de su armamento, la forma en que obtienen  energía,  su  cerebro y  sus debilidades. Los caballeros Beda y los caballeros  Teda  se  apresuran para investigar  en sus computadoras  orgánicas, qué tipo de armas se usarán en el combate y  dar respuesta   lo más rápido posible.

Mientras se fabrican las armas en  los cúmulos Thimuz y Splen por los caballeros Beda, se hace necesario el combate cuerpo a cuerpo para que la Galaxia no continúe dañándose  y  con Mac-Fago 001  a la cabeza,  cientos de miles  montan en  sus naves, preparan su armamento y vuelan a gran velocidad al encuentro con el enemigo. De igual manera, en los pasadizos internos  de las alargadas   torres de los castillos de la Madre Medu–Sea, localizadas a lo largo y ancho de la nebulosa,  donde el color escarlata es rutilante, terminan su entrenamiento  cientos de miles  de nuevos caballeros Teda y Beda,  que pronto entrarán por primera vez al combate.

El  grupo de los caballeros Teda,  son los primeros en entrar  a  la batalla cuerpo  a cuerpo contra los clones de VirBac-hon;  usando sus espadas de relámpagos escarlata, los van diezmando, pero los clones continúan reproduciéndose  por millares  en las estrellas cercanas y con sus filosas púas y su instinto asesino causan la muerte de muchos aliados. Otros caballeros Teda, vuelan la  periferia de la batalla y continúan   filmando todo lo que sucede para archivar  las imágenes  y mandar la información a la madre Medu-Sea.

La batalla se prolonga por   dos días espaciales  en varios puntos de la galaxia y la guerra se está inclinando a favor de los invasores. Huelen el triunfo y aceleran su reproducción y destrucción de estrellas. Usan a su máximo la Fuerza del Mal y con esta, los Caballeros Mac-Fago y sus aliados se encuentran en una situación de desventaja y acorralados, prácticamente vencidos. La Galaxia está a punto de colapsar.  Mac-Fago 001 y su compañera Cela-Mad,  envían mensajes desesperados  al cúmulo Splen para pedir ayuda inmediata.

Todo terminará pronto para la galaxia  de Saturnino  que se agita y calienta más allá de lo soportable.

Entonces se escucha un fuerte y prolongado alarido cuando el zumbido   de  los millones de misiles   interestelares  empiezan a caer sobre  los clones: se trata de misiles ligeros y pesados que inmovilizan a los clones y los destruyen.  Los Caballeros Beda, en el cúmulo Splen,  han fabricado a la perfección sus misiles anticlones, con la información   que les fue dada por los Mag-Fago y sus compañeras Cela-Mad  en el CIIG y los lanzan al fluido con puntería milimétrica, bombardeando desde lejos con sus cañones cibernéticos y guiándolos con sus rayos láseres escarlata.   No es necesario el acercamiento para la batalla y continúa   el tiroteo a distancia; el mismo fluido de la Galaxia se encarga de llevar los misiles  con precisión exacta,  directo a las púas de los clones, destruyéndolas. Los clones  empiezan a tratar de ocultarse en las estrellas cercanas pero la gran mayoría  son alcanzados, y destruidos  por los misiles anticlones fabricados especialmente para estos invasores.

Libro del doctor Pepe Chang (2018)

Aunque esta invasión ha sido causada por alienígenas desconocidos, ahora la guerra se está inclinando a favor de los ejércitos  que guardan el orden en la Galaxia de Saturnino. El líder de los  invasores, el  invisible poseedor de la  Fuerza    del Mal,  el venenoso  y mutante  Vir-Nan, comandante del escuadrón invasor,   ha sido informado de lo que está sucediendo y busca refugio en estrellas  cercanas  al centro de la Galaxia,  resguardado por un gran ejército de clones esferoidales.  Mac-Fago 001 sabe que es  necesario localizarlo y destruirlo para acabar con esta guerra.

Lanza drones buscadores  de Fuerzas  del Mal  desde los torreones circulares de los castillos de la Madre Medu-Sea y transcurridas  unas  cuantas horas espaciales,  empieza  a llegar la información: se ha percibido la mayor Fuerza    del Mal en un meteorito que vuela  cercano al sitio de la invasión, en la parte superior  de la galaxia, donde se encuentran numerosos agujeros de gusano. Entonces,   001 limpia y prepara  sus armas, se acomoda en su traje espacial maleable, da órdenes a los batallones  y vuela en el fluido escarlata acompañado de su inseparable amiga Cela-Mad hacia el lugar señalado. Él le ordena que se quede en el sistema Splen pero ella se opone e insiste en acompañarlo ya que  siempre han luchado juntos.

En el  resto de la galaxia,  comienza la batalla final.  Cientos de miles de caballeros Mac-Fagos, caballeros Teda y Beda  barren todos los rincones invadidos mientras Mac-Fago 001 y su compañera  se acercan y descienden en el  meteorito  donde ha sido captada   la Fuerza del Mal por los drones; ahí, se encuentran  con  Vir-Nan.   Este, es un esferoide  muy pequeño, de color negro  opaco,  con las púas de su cuerpo  largas y fuertes con ramificaciones puntiagudas; usa una máscara  recubierta de púas cañones.  Antes de luchar, Mac-Fago 001,  le habla  en varios  idiomas galácticos pidiéndole que se  rinda pero Vir-Nan   quiere  conquistar y  destruir  la galaxia; su naturaleza es de maldad hacia las galaxias escarlata.   Sin esperar más, apunta sus púas cañones  de  láser  negro de Fuerza Maligna  y dispara con la intención de destruir a Mac-Fago 001   quien  se protege de inmediato con  su escudo  de  Luz  Escarlata    rechazando  el láser negro hacia Vir-Nan   pero   este lo absorbe, llenándose   de más energía. Mac-Fago vuela  y  chocan cuerpo a cuerpo, retumbando en gran  parte de la galaxia  los   destellos de luz negra y escarlata. Mac-Fago atrapa con  su red    a Vir-Nan pero   este logra romperla  con el filo  de sus púas, gira rápidamente y cae   encima de Mac-Fago 001 clavándole  una de sus  extremidades;  le apunta con su  láser negro  y dispara. Su compañera Cela-Mad  se impulsa y  vuela a velocidad mach 1,000   como un relámpago girando  por  arriba de Vir-Nan,  logrando enredar varias de sus  púas con sus extremidades formadas de material químico corrosivo.  Vir-Nan forcejea  desesperado y  en un acto de autotomía caudal,   se libera de  las púas atrapadas, automutilándose  y  escapando con sus púas  restantes.  Cela-Mad vuela hacia donde se encuentra agonizando  su compañero mientras  Vir-Nan  es perseguido de cerca por  otros caballeros Teda  quienes hacen el esfuerzo por atraparlo pero son obstruidos y repelidos  por los  clones que  escoltan la huida;    Vir-Nan atraviesa un agujero de gusano saliendo a muchos millones de nanosegundos luz   donde se desorienta  por momentos  pero   se encuentra  con   una nave burbuja  que  se desplaza a gran velocidad,  hacia la parte alta de la Galaxia  impulsada por el  movimiento rítmico de los  suaves relámpagos que  expulsan de la galaxia fluidos  y objetos extraños.  Entra  a la  nave  y de inmediato ordena a sus clones cubrir toda la superficie   para ocultarlo,  atrapar los misiles que puedan alcanzarlos y  así  llegar a  la parte alta  de la Galaxia para poder escapar. Sabe que ha perdido la batalla y aunque en estos momentos esta zona está bastante destruida,  el flujo es espeso y lento y el calor es elevado, Vir-Nan ordena a sus miles  de  subalternos   lanzar todo el arsenal incendiario que cargan en su interior y causar una gran explosión.  Obedecen y no sólo causan una sino varias explosiones. La ola de energía liberada por la serie de explosiones, lo alcanza y es impulsado con velocidad y fuerza  hacia el exterior    logrando  salir de  la Nebulosa Escarlata de Saturnino  hacia la luz de otras galaxias. Rápidamente tiene que encontrar  donde  sobrevivir  y multiplicarse ya que necesita el material y la energía de las estrellas. Pronto encontrará una  nebulosa propicia, la Nebulosa del Infante.

Los caballeros Teda  que seguían  a Vir-Nan,   lo ven  atravesar el agujero de gusano y entonces activan sus spoilers y encienden sus  motores propulsores de frenado,   se  aferran al fluido de la galaxia,  dan un giro de 180 grados y conociendo  el destino de Vir-Nan disparan un misil azul a la zona central de la Galaxia,  directo a las estrellas  que regulan  la temperatura y esta comienza a disminuir en  centésimas de grado   hasta recuperar su temperatura  normal.

Mientras, la compañera  de Mac-Fago 001 continúa con  su amigo inseparable  y en un abrazo pleno, con todas sus extremidades, le practica maniobras de resucitación y le descarga toda su energía acumulada para  revivirlo,  es tarea imposible. Mac-Fago 001  ha muerto.

Las huestes de Mag-Fago junto a otros aliados conocidos como  Ase-N patrullan la Nebulosa de Saturnino recogiendo los escombros de la batalla y los restos de los clones y los compañeros muertos; destruyen estrellas invadidas con la Fuerza del Mal y les  dan espadazos de gracia a los enemigos heridos. También transportan el material necesario para  que muchos cúmulos    apagados, vayan tomando energía y  vuelvan  a encenderse para  guardar el equilibrio en la zona   dañada de la nebulosa. El fluido pronto circulará  con normalidad por todos los rincones de la galaxia.

La madre Medu-Sea y sus aliados convocan a una reunión en sus fortificados castillos para premiar y agradecer a los Capitanes Mag-Fago, a sus compañeras Cela-Mad,  a los caballeros Teda y Beda la dedicación y el compromiso que han mostrado en la batalla por defender la Nebulosa de Saturnino y celebrar el triunfo de otra batalla más. Para celebrar la victoria, se dan órdenes de  continuar  lanzando  misiles  anticlones por varios meses en la Galaxia entera  para mostrar su  alegría,  para  evitar una nueva invasión de los  clones  esferoides y celebrar las exequias del compañero Mac-Fago 001, caído en la lucha. Ha regresado el orden y la  paz en el interior de  la Galaxia Escarlata de Saturnino.

CelaMad, compañera de 001, sabe que inmediatamente elegirán al nuevo comandante;   ajusta  sus instrumentos de vuelo y se dirige hacia el cúmulo de estrellas Splen donde conoció a su compañero; medita en un lugar donde el fluido es suave y flota en  las corrientes púrpuras que la llevan a la parte alta de la  galaxia donde buscará   olvidar,   surfeando  en las  fuertes  turbulencias  del púlsar central que llena de energía la galaxia.

 

Después de dos días de estar en la cama con fiebre y dolores corporales,  Saturnino es despertado por su esposa  en la  mañana.

–¿Cómo te sientes?—le pregunta. –¿Ya no tienes fiebre?–

–No creo mi amor,  ya me siento bien—. Responde Saturnino, mientras se toca las mejillas con el dorso de sus manos.

Un poco débil, se levanta, le da un beso a su hijo recién nacido, se mete a la regadera y se arregla  para ir al trabajo.  La tos, el dolor de cabeza y cuerpo  y  las secreciones en su nariz, han desaparecido. Desayuna café, jugo de naranja, tortillas  y huevos estrellados.

El aire está limpio afuera y sale  de la casa  respirando  con normalidad.

 

Protagonistas

Mac-Fago: Macrófagos

CelaMad: Célula dendrítica Madura

Caballeros Teda: linfocitos T

Caballeros Beda: linfocitos B

Medu-Sea: Médula Ósea

Vir-Nan: Virus-Nanómetro

VirBac-Hon: Virus, Bacterias,  Hongos

AseN: nartural Killers (asesinos naturales)

Locaciones

Nebulosa  Escarlata de Saturnino: Cuerpo de Saturnino Pérez

Nebulosa  del Infante: Cuerpo del hijo de Saturnino Pérez.

Sistema Inmunis: sistema inmunológico

Cúmulo Splen: Bazo

Cúmulo Thimuz: Timo

Parte alta de la Galaxia: vías respiratorias.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.