Negropolítica: definición colaborativa en transición

NEGROPOLÍTICA: dícese del uso del poder social, político, económico, cultural y militar para imponer regímenes de vida y muerte que esclavizan, colonizan y disciplinan los mundos de vida de la diáspora africana y su descendencia. Política contra la negritud de larga temporalidad histórica, contra el derecho a la vida de los negros, las llamadas “gente de color” o no blancos anclada en representaciones y prácticas de negación de alteridad y hasta de humanidad. Configuración sistémica y sistemática del racismo, la discriminación, la xenofobia, la estigmatización y otras formas conexas de intolerancia en nombre de supremacías, privilegios y supuestos derechos de clase, color de la piel, sexo, etnia, origen social o lugar de residencia o nacimiento. Como política de gobierno legitima y administra la violencia, el dolor y la muerte para el sometimiento de cuerpos racializados a condiciones opresivas y precarias y para su control cometiendo actos de rechazo, injusticia, exclusión, segregación o marginación, así como actos siniestros de silenciamiento, invisibilización o aniquilamiento que constituyen crímenes de estado y crímenes de lesa humanidad. En las honduras de la reproducción de esta política, las instituciones sociales tienen un papel fundamental por su relevancia en la construcción de identidades y diferencias individuales y colectivas, en la estructuración de representaciones del mundo para legitimar relaciones de dominación y explotación social, simbólica y económica, y en la constitución de estructuras de poder, desigualdad e inequidad sociorracial. Las relaciones de fuerza sociales y culturales que atraviesan estas políticas institucionales se profundizan con la naturalización de las diferencias culturales, la biologización de las desigualdades sociablemente constituidas, la esencialización identitaria de patrones estéticos y éticos y la normalización de las prácticas de muerte. Todos los espacios públicos y privados son espacios de la negropolítica porque dotan de significación determinadas características culturales o biológicas a través de las formas de nombrar, los reconocimientos conflictivos de la alteridad, la desvalorización o infravaloración de otras personas o los extrañamientos por su existencia misma. En los discursos y prácticas cotidianas se dirimen explícita o sutilmente (des)encuentros, intereses, conflictos y competencias por el acceso y el control de los recursos o medios fundamentales de vida, por el aseguramiento de la extracción de valor y el mantenimiento de clasificaciones binarias, distinciones, jerarquías sociales, lugares de privilegio, estatus incuestionables, mitos de origen o destino y herencias coloniales. La melanofobia, el miedo étnico y el odio racial son operadores de las prácticas hechizas de la memoria que, en relación con las prácticas de la diferencia, devienen en dispositivos políticos del control, la opresión, la explotación y la regulación de los conflictos expresados en estallidos de violencia física y simbólica en un momento dado del movimiento de la sociedad. Remítase a las ideologías sociopolíticas racistas o racializadoras, sexistas, clasistas, indigenistas/indianistas o nacionalistas, moralizantes, modernizantes o fundamentalistas al uso con invariabilidad dogmática para ocultar la realidad, ocluir el análisis de las fuentes de la negropolítica y rehusar el compromiso público de enunciarla, condenarla, atajarla y combatirla. De la familia de la necropolítica, la tanatopolítica y la biopolítica.

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d