Del Diego: “La pelota no se mancha”

Por Homero Ávila Landa

Porque su aliento es rodar, volar, describir las más increíbles parábolas, porque nació para causar felicidades e infelicidades, porque dispone al encuentro comunitario; porque dado que produce el jugar, es el alma niña lo que prevalece en ella cuando vive en nuestros pies.Jugar, es decir, ser libre y feliz, es estar pleno y envolverse en otro tiempo paralelo al concebido como real cronometrado, medido, pautado, ordenado, impuesto o instituido, es concentrarse, abstraerse, liberarse, por tanto. Y no se mancha jamás, aunque quienes le peguen, y peor, aunque quienes lucran con ella parezcan pervertirla. Error, nunca lacorrompen. Aunque se trate de balones de gajos, raídos, pelados, en cada patada está sucediendo la creación de la persona, mujer u hombre; el balón, el juego, nos crea. No importa si se trata de marcas globales o de producción casera, eso no es relevante. Es ella quien nos lleva al campo y saca nuestro esfuerzo, empuja nuestras habilidades y creatividadpara ser y hacernos por su mediación; ya si eres poeta o pretoriano es otra cosa, la pelota sigue inmune, rodando, llevando, tirando del mundo del hombre, de las mujeres y los hombres, de todes como bien nos vamos dando cuenta. No interesa si quien la patea tiene vicios, fobias, distorsiones, o si se mueve por ideales de los más loables e imprescindibles, de los que buscan igualdad ante la miseria del mundo. La pelota iguala, y en ello es un camino para construirse individual y colectivamente.

La bola hace parte de la producción de la especie (variante homo ludens, tan extendida globalmente), nos permite ser alguien (humano, persona, ciudadano) y tener voz, da las bases para que quien es genio pueda serlo púbicamente, hacerse visible y visibilizarnos porque nos representa. Cruyff es esa mente ilimitada que pensaba, balón mediante, todas las posibilidades corporales, tácticas y físicas dentro de un rectángulo; Pelé es ese rey de un pueblo que en el balón se encontraba a sí mismo y a su grey, y que por su mediación es alguien respetado y adorado. La pelota es también esa fuerza tensada con arte y decisión que al mismo tiempo produce el milagro de vencer el tiempo, porque Maradona nunca dejó de ser un chico feliz con un balón, por el balón, gracias a la redonda inmaculada. En cambio, una vez le quitaron la bola, todo pareció ser nubarrones. El jugador, sin balón,puede perder el encanto; pero con él, puede ser Dios. El 10 lo dijo claro, en una auto entrevista, año 2005, que buscó poner las cosas en claro, deslindar, hacer el balance propio:“gracias a la pelota”.

Los millones de chicas y chicos detrás de un balón es la sociedad aprendiendo, encontrando, construyendo, afirmándose. El balón es lengua franca universal, que puede hacer brotar lo mejor de cada uno, producir ideas, perfeccionar habilidades mentales y físicas, dar seguridades, encontrar formas de felicidad y caminos de resiliencia, permite, cual cincel de nuestra creatividad, crear y crearnos. Es un camino, entre otros, para el autoconocimiento y autodescubrimiento. Si llega o no adonde se envía, si entra, pega en el poste o sale lejos de la portería, sólo son formas que nos muestran la variabilidad de la vida, y muchas veces lo contingente de la misma. La pelota es una forma de pedagogía teórico-práctica, y es compañera, es aventura y es fiesta; y como hemos visto, llega a producir magia cuando anida en los buenos tratos y la determinación de los grandes, trátese de los que pisan los grandes escenarios o de quienes lucen su toque en el potrero, el llano, el barrio… El humano es quien se mancha, pero el balón puede ser la chance a ser mejor.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: