Obscuridad y penumbras… Chiapas

Por Eliseo Marín.

La transparencia en Chiapas está en completa obscuridad y penumbras, más del 50% de los sujetos obligados mantienen un incumplimiento en cuanto a la transparencia y la rendición de cuentas; muchos de ellos su información no está actualizada o carece de información la cual están obligados a publicar, así como hipervínculos caídos (HTTP 404 Not Found o HTTP 404 No Encontrado es un código de estado HTTP que indica que el host ha sido capaz de comunicarse con el servidor) la cual es una práctica recurrente por parte de los sujetos obligados.

Todo esto derivado a las faltas de un trabajo de motivación y exigencia en cuanto a la aplicación estricta de las obligaciones de los sujetos obligados en cuanto a tener toda su información debidamente publicada y puesta a disposición de los ciudadanos, para poder conocer no solo el manejo de los recursos públicos sino cualquier información de interés general, que conlleve a un mejor conocimiento para un desarrollo en beneficio de la sociedad.

La incapacidad demostrada por los gobiernos en gran medida por los funcionarios de primer nivel, los cuales desconocen de la importancia de los 4 ejes rectores como son la Ley de archivos, Transparencia, Protección de Datos Personales y Combate a la Corrupción, hace que la rendición de cuentas sea nula, avanzando día con día y sea el cuento de nunca acabar de cada administración, sin poner un fin al desvió de recurso públicos y al enriquecimiento ilícito, teniendo como resultado final la IMPUNIDAD.

El problema a todo esto es que lamentablemente estas prácticas corruptivas pueden destruir la estabilidad democrática, no solo de un estado sino de todo  el país.

Hoy la transparencia debe de ser no solo un aliado de la ciudadanía sino del ejecutivo mismo, ya que con esto el titular pude hacer frente de manera directa y eficaz, el combate a la corrupción por parte de sus funcionarios de primer nivel y de cualquier funcionario público… Siempre y cuando sea la voluntad y el deseo del mandatario poner un fin a la corrupción y darle paso a una transparencia proactiva, un gobierno abierto a la máxima publicidad donde impere una rendición de cuentas absoluta y no se permita la impunidad, aplicando estrictamente el cumplimiento de la Ley.

La obscuridad y las penumbras en la que hoy se encuentra la transparencia es una plaga insidiosa que socava y perjudica la democracia y el buen gobierno, afectando enormemente la calidad de vida de sus gobernados.

Los altos índices de corrupción que en los últimos 12 años hemos vivido no es pretexto para no poner un fin y un orden rotundo a la falta de transparencia y al verdadero combate a la corrupción y mantener políticas sanas apegadas a los diferentes marcos normativos.

Lamentablemente al no existir un verdadero trabajo de cumplimiento a la Ley, los estados se han convertido en forma ascendente a mantenerse en la opacidad, orillando a los ciudadanos a buscar los diferentes medios de difusión para evidenciar y señalar los diferentes hechos de corrupción dentro de los ámbitos administrativo, político y judicial, los cuales el estado, no hace ni el menor movimiento para investigar y sancionar.

El uso ilegítimo del poder público para el beneficio privado, es una lacra constante de la administración pública, la cual es deber del ejecutivo encender la luz de una verdadera esperanza, para acabar con la oscuridad y las penumbras alrededor de la rendición de cuentas y la transparencia.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: