Los nuevos condenados de la tierra: migrantes que transitan hacia el espejismo del dólar

La caravana que quiere llegar a la Ciudad de México, para sensibilizar al gobierno de este país. Foto: Ángeles Mariscal

Por Daniel Villafuerte Solís

A propósito de la audiencia para preparar el informe regional sobre movilidad humana, el 26 de octubre pasado, la relatora de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos expresó que “estamos en el nivel de una crisis de lesa humanidad[i]. Esta expresión tiene como marco las históricas cifras de detenciones y deportaciones llevadas a cabo por la Patrulla Fronteriza. La pandemia mostró la magnitud de las expulsiones de México, Centroamérica, Haití, Cuba, Venezuela, entre los más importantes, y se reflejó en las detenciones y deportaciones en las fronteras sur de México y de Estados Unidos. Entre enero y septiembre de 2021 México deportó a 74 297 migrantes, de estos, 68 227 correspondió a los países del Triángulo Norte de Centroamérica[ii]; y Estados Unidos expulsó durante el año fiscal 2021 (octubre 2020-septiembre 2021), bajo el Título 42, un millón 40 mil 132 migrantes[iii].

En general, se puede decir que los migrantes irregulares no son bienvenidos en ningún país, lo que los convierte en los nuevos condenados de la tierra. Todos los gobiernos tratan de darle una salida con medidas de contención y deportación, otros los dejan pasar para evitar que se queden en su país. Esto refleja el endurecimiento de las medidas y la rigidez que adquieren las fronteras, porque los migrantes son considerados una carga financiera, social y política, y a río revuelto ganancia de polleros.

El sistema-mundo se encuentra en una trampa insalvable, las fronteras no resuelven el problema y causan la muerte de muchos migrantes. El mar, el desierto y la selva son espacios que asechan a los migrantes en su travesía. Las estadísticas recopilas por la OIM desde 2014 arrojan 44 945 muertos, la mitad de estos (22 842) ocurrieron en el Mediterráneo; en África se registraron 10 728 y en América 5 546, el resto ocurrió en Asia, Asia Central y Europa[iv]. Esto, amén de los miles de desaparecidos, de los que no hay registros. En la selva del Darién, en Panamá, en lo que va de 2021 se han encontrado 50 cuerpos de haitianos; la autoridad forense de ese país considera que “esa cifra es una cantidad mínima de la que hay de restos humanos en todo el trayecto»[v].

 

Mientras los migrantes exponen su vida a causa de la fronterización, el Secretario de Estado, Antony Blinken, en el marco de su reciente visita a Ecuador y Colombia, donde se llevó a cabo la cumbre de cancilleres de la región, se refirió a tres temas para la contención migratoria: 1) generar desarrollo y oportunidades en la región; 2) mejorar oportunidades en América Latina en el mediano plazo, con la participación de organismos multilaterales; 3) crear un grupo élite de lucha contra la trata de personas[vi]. Nada nuevo bajo el sol.

Estados Unidos ha hecho todo para detener los flujos migratorios: auspició la Iniciativa Regional de Seguridad Regional para América Central (Bush); el Plan para la Prosperidad del Triángulo Norte (Obama); el Acuerdo sobre Tercer País Seguro (Trump), Título 42 (Biden). Ninguno detuvo la migración, y, sin embargo, encarecieron el tránsito y profundizaron el sufrimiento de las personas migrantes; así mismo, el negocio de los polleros ha florecido, que paradójicamente es lo que intentan combatir los gobiernos.

La política antiinmigrante estadounidense es parte de su historia, salpicada de racismo y xenofobia, así lo expresa el autor de White Borders, Reece Jones: “aunque el lenguaje antiinmigrante del Partido Republicano y la violencia en la frontera hoy pueden incomodar a algunos estadounidenses, así es exactamente como Estados Unidos ha tratado a los inmigrantes no blancos a lo largo de su historia”[vii]. Por eso, no es extraño que Donald Trump llamara a Haití, El Salvador y varios países africanos como “agujeros de mierda”, que preferiría recibir en Estados Unidos más inmigrantes de Noruega en lugar de esas naciones[viii].

Nos encontramos en un momento de profunda crisis del sistema-mundo que se manifiesta en la expulsión de miles de personas de países del Sur Global. Además de las cifras de la Patrulla Fronteriza, en la frontera sur de México hemos visto la organización de masivas caravanas centroamericanas desde octubre de 2018. Dos años de intensa presencia de migrantes y desplazados que son atraídos por el espejismo del dólar. Es un fenómeno que tenderá a crecer a pesar de todos los obstáculos, están dispuestos a llegar a la tierra prometida.

En México, el corazón de la frontera sur, Tapachula, condensa la complejidad del fenómeno migratorio y del desplazamiento forzado. A las tradicionales migraciones irregulares centroamericanas se ha hecho visible la migración haitiana, que en los últimos años ha adquirido altos niveles a raíz de la crisis económica, social y política en ese país. El asesinato del presidente, Jovenel Moïse, profundizó más la crisis iniciada con el terremoto de 2010 que dejó más de 316 000 muertos, 350 000 heridos y más de 1.5 millones sin hogar[ix].

En México se registra un incremento de solicitudes de refugio de personas provenientes del Triángulo Norte: en 2017 sumaron 8 658; en 2018 saltó a 42 920, en 2020 se redujo por efectos de la COVID-19 a 22 427, pero en 2021, hasta el mes de septiembre, ya se habían acumulado 40 628 solicitudes de personas de esta región, es posible esperar un cierre de año con poco más de 50 mil solicitudes, junto con un aumento de los flujos migratorios. Así mismo, las solicitudes de refugio de haitianos pasaron de 5 938 en 2020 a 26 007 de enero a septiembre de 2021[x].

En este contexto, el sábado 23 de octubre, partió de la Tapachula una caravana de entre 2 mil y 4 mil migrantes, una semana después sólo había podido llegar hasta la localidad de Mapastepec, 107 kilómetros de recorrido en su intento por llegar a la Ciudad de México, cuya distancia es de 1 102 kilómetros. En ese pequeño tramo se han producidos varios eventos; una mujer grave que fue trasladada a la localidad de Tonalá y el INM reportó casos de dengue: “cinco menores con esta sintomatología son menores de edad, uno de ellos grave con dengue hemorrágico internado en el hospital rural de Mapastepec; los acompañantes adultos de tres de ellos se negaron a recibir atención médica con el argumento de que la caravana continuaría su camino”[xi].

La tensión ha tenido un punto de impasse entre los dirigentes de la caravana y las autoridades del INM que piden el regreso a Tapachula. Luis García Villagrán, director del Centro de Dignificación Humana, indicó: “no queremos visas humanitarias, sino residencia permanente”: “Lo que quieren [las autoridades] es romper la caravana, les está doliendo mucho. Que el Estado mexicano deje de someterse a la política criminal de Joe Biden”, presidente de Estado Unidos. Sólo muertos regresamos a Tapachula”[xii].

En ese marco ocurrió el asesinato de una persona de cuba y varios heridos por parte de la Guardia Nacional. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), “abrió una investigación, a partir de un escrito de queja emitido por la organización civil Pueblo Unidos Migrantes, en el que denunciaron que (…), elementos de la Guardia Nacional (GN) agredieron con armas de fuego a un grupo de personas extranjeras, provocando el fallecimiento de una persona de origen cubano e hiriendo a 4 personas extranjeras”[xiii]. Otro hecho fue el enfrentamiento, el día 4 del presente, entre migrantes y la GN en el tramo Pijijiapan-Tonalá, con saldo de varios heridos.

En este contexto, la OIM ha pedido a los gobiernos 74.7 millones de dólares para hacer frente a los apoyos humanitarios a los migrantes que se desplazan por 14 países que conforman la ruta de “origen, tránsito y destino: Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Nicaragua, Panamá y Perú”[xiv].

Las organizaciones internacionales, entre otras la OIM y la ACNUR, contribuyen a aliviar las penurias de los nuevos condenados de la tierra. Esto está bien, sin embargo, la ayuda humanitaria no resuelve el problema de fondo. Para transitar de la migración forzada a la migración voluntaria se requiere una gran transformación en el sistema en todas las esferas, en la parte política se requiere cambiar la mirada del gobierno de Estados Unidos.

[i] Urrutia, Alfonso, 26/10/2021. “Alerta la CIDH sobre “emergencia migratoria en Norte y Centroamérica”. En: https://www.jornada.com.mx/notas/2021/10/26/politica/alerta-cidh-sobre-emergencia-migratoria-en-norteamerica/, consultado el 26 de octubre de 2021.

[ii] Unidad de Política Migratoria. Boletín Estadístico Mensual. En: http://www.politicamigratoria.gob.mx/es/PoliticaMigratoria/Boletines_Estadisticos, consultado el 5 de noviembre de 2021.

[iii] CBP. En: https://www.cbp.gov/newsroom/stats/cbp-enforcement-statistics/title-8-and-title-42-statistics

[iv] OIM. Muertes durante la migración registrada desde 2014, por región del incidente. En: https://missingmigrants.iom.int/data, consultado el 03 de noviembre de 2021.

[v] BBC News Mundo, (06/10/2021). “El dramático aumento de migrantes muertos en el Tapón del Darién en lo que va de 2021”. En: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-58800345, consultado el 04 de noviembre de 2021.

[vi] La Voz de América, 18/10/2021. “El secretario de Estado de EE.UU. y la canciller de Colombia conversan sobre la crisis migratoria”. En: https://www.vozdeamerica.com/a/blinken-habla-de-crisis-migratoria-con-canciller-colombia/6276317.html, consultado el 20 de agosto de 2021.

[vii] Jones, Reece (20/10/2021). “Enfrentando el legado racista de las leyes de inmigración de Estados Unidos”. The New York Times. En: https://www.nytimes.com/2021/10/28/opinion/race-immigration-racism.html, consulado el 28 de octubre de 2021.

[viii] EFE, (11/01/2018). “Trump llama ‘agujeros de mierda’ a El Salvador y Haití, según el Washington Post”. En: https://www.efe.com/efe/america/politica/trump-llama-agujeros-de-mierda-a-el-salvador-y-haiti-segun-washington-post/20000035-3489831, consultado el de 28 de marzo de 2019.

[ix] Lima, Lioman, 11/01/2020. “10 años del terremoto de Haití: 5 cosas que devastaron al país caribeño antes del sismo de 2010”. BBC. En: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-51067830, consultado el 10 de enero de 2021.

[x] COMAR. La COMAR en números. En: https://www.gob.mx/comar/articulos/la-comar-en-numeros-284391?idiom=es, consultado el 04 de noviembre de 2021.

[xi] IMN (01/11/2021). Detectan seis casos de dengue entre integrantes de caravana migrante”. Boletín núm. 583/2021. Disponible en: https://www.gob.mx/inm/prensa/detectan-seis-casos-de-dengue-entre-integrantes-de-caravana-migrante-286943, consultado el 3 de noviembre de 2021.

[xii] Enríquez, Helio, 30/10/2021. “Migrantes se dirigen a Tuxtla Gutiérrez tras bloqueo del INM”. La Jornada, 30 de octubre de 2021. En: https://www.jornada.com.mx/notas/2021/10/30/estados/migrantes-se-dirigen-a-tuxtla-gutierrez-tras-bloqueo-del-inm/, consultado el 3 de noviembre de 2021.

[xiii] Comisión Nacional de los Derechos Humanos, 01/11/2021. En: https://twitter.com/CNDH/status/1455337197335363588?ref_src=twsrc%5Egoogle%7Ctwcamp%5Eserp%7Ctwgr%5Etweet, consultado el 03 de noviembre de 2021.

[xiv] OIM, (23/10/2021).  “La OIM hace un llamamiento por 74.7 millones de dólares EE. UU. para brindar asistencia humanitaria a los migrantes altamente vulnerables que se encuentran en tránsito en las Américas”. Nota de prensa, en: https://mexico.iom.int/es/news/la-oim-hace-un-llamamiento-por-747-millones-de-dolares-ee-uu-para-brindar-asistencia, consultado el 01 de noviembre de 2021.

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: