Gobierno abierto y transparencia en Chiapas: alcances reales y retos pendientes

Andrés Manuel López Obrador y Rutilio Escandón en el inicio del Tren Maya. Foto: Gobierno de México

Por Emmanuel Nájera de León*

El pasado 16 de abril de 2022 el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) en conjunto con el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) publicó en su tercera edición la métrica de gobierno abierto 2021. Esta herramienta realizada desde el Laboratorio de Políticas Públicas de aquel Centro y acompañada por una diversidad de profesores-investigadores en los últimos años han ubicado a los procesos de apertura de gobierno y la participación ciudadana en la gestión de los problemas públicos (Aguilar, 1996; 2012) como vetas analíticas de estudio.

En sí mismo, este producto, que, dicho sea de paso, se realiza de manera bianual desde 2017 tiene gran valor por dos cuestiones fundamentales: primero, porque el instrumento tiene como propósito mostrar los alcances de la apertura gubernamental desde la perspectiva ciudadana (más allá de los alcances de la regulación y/o efectos de las políticas públicas en materia de transparencia-rendición de cuentas) al cuestionar ¿Cuáles han sido las experiencias de las personas que buscan rastrear las actividades de sus gobiernos? Y ¿Cómo éstas pueden incidir en la gestión de los problemas públicos? y segundo, porque dicho ejercicio, muestra los alcances del gobierno abierto desde los tres órdenes administrativos (federal, estatal y municipal) en la diversa y compleja cartografía del país.

Operativamente, la métrica busca ofrecer una fotografía contextual sobre las complejas relaciones entre dos dimensiones de la apertura gubernamental: transparencia y participación ciudadana con las perspectivas gubernamental y ciudadana, buscando analizar las diversas rutas construidas entre la serie de conocimientos e información que las personas pueden conocer sobre la labor de los órdenes de gobierno (transparencia) y las posibilidades de incidencia de los diversos segmentos de población en la gestión de los problemas públicos (participación ciudadana) desde las ópticas gubernamental y de las personas. La métrica se compone del Índice de Gobierno Abierto (IGA) en una escala de 0 a 1, en la que 1 sugiere la existencia de un gobierno transparente y abierto a la participación ciudadana y O supone un gobierno sin apertura. Entre las mediciones que ofrece se encuentran las solicitudes de información a la que los sujetos obligados dan respuesta; el tiempo que tardan en responder; la existencias y actualización de datos; y la entrega proactiva de información de los órdenes de gobierno, es decir la capacidad de generar y ofrecer información sin que nadie la solicite. Además, desde la perspectiva ciudadana, se exploran: los métodos de contacto para obtener información, la claridad de los datos y la comunicación con los organismos públicos.

En ese contexto, valdría la pena ofrecer una lectura de los datos desagregados para Chiapas y mostrar qué características tiene la fotografía contextual de la apertura gubernamental. En una primera aproximación, hay que señalar que durante las últimas tres métricas realizadas (2017, 2019 y 2021) la entidad ha permanecido en los últimos lugares en el comparativo por estados, en ese sentido, lo que nos dicen los datos es que los organismos públicos estatales chiapanecos se han caracterizado por una serie de comportamientos poco transparentes y con apertura limitada a la inclusión ciudadana en la gestión de los asuntos públicos.

Por ejemplo, en 2019 mientras que el promedio nacional del IGA estuvo en el rango de 0.60 siendo la CDMX la entidad mejor calificada (0.61) Chiapas estuvo en el antepenúltimo lugar presentando un IGA de 0.48 sólo por arriba de Michoacán de Ocampo (0.45) y Colima (0.42). Para 2021 cuando el discurso gubernamental federal sobre transparencia y rendición de cuentas se posicionó en la agenda política, y el propio informe del CIDE mostró “la adopción de la agenda, los avances significativos y retos” (MGA, 2021) del gobierno abierto en el país, Chiapas no sólo permaneció en el antepenúltimo lugar, solo por encima de Guerrero (0.35) y Oaxaca (0.37) sino que su IGA que fue 0.39 retrocedió en comparación con 2019. En ese mismo contexto, la media nacional avanzó hacia el rango de 0.66 siendo las entidades con mejor índice Guanajuato (0.66) y CDMX (0.58).

En sí mismo, estos datos nos dicen que existen una serie de obstáculos históricos que no sólo no contribuyen en la posibilidad de generar escenarios de apertura gubernamental, sino que lamentablemente estas barreras caracterizan a las formas de “hacer gobierno” e instituir “maneras” de gestionar los asuntos públicos en la entidad. Asimismo, los datos muestran que los organismos públicos chiapanecos no sólo presentan serias dificultades para proveer información, sino que existe un problema estructural para la generación y actualización de datos; además de dificultades críticas en los canales de por si reducidos para la inclusión de la ciudadanía en la gestión de los asuntos públicos.

Justamente, si pensamos que una pieza fundamental para el proceso de apertura gubernamental es la capacidad de producción y provisión de datos (MGA, 2019; 2021) precisamente la Métrica para 2021 muestra un doble problema para el caso chiapaneco: los organismos públicos muestran obstáculos para producir y proveer información pública sobre los diversos temas de la agenda público-política estatal (0.13) que en sí mismo, esta cuestión se convierte en una debilidad sustantiva no sólo para la gestión de los problemas públicos; sino que además la poca información o datos que ofrecen las instituciones, en algunos casos existen pocos ejercicios de actualización (0.069) en otros, existen pocos datos que se encuentra en formato abierto (0.13) y en otros existen páginas de internet que no funcionan (0.18).

Ahora, si preguntamos a la métrica sobre la trayectoria de comportamiento de la agenda de transparencia impulsada por la administración federal de AMLO y su dinámica en el contexto de la administración estatal chiapaneca de Rutilio Escandón Cadenas, los datos comparativos entre 2019 y 2021 para Chiapas muestran que en el primer año de gestión de Escandón se presentó un IGA de 0.48 mientras que en 2021 (tercer año de administración) la medición cayó a 0.39 este comportamiento habría que ubicarlo desde una lectura socio-antropológica en el que las prácticas recurrentes y la rutinización construida por los organismos públicos, además del propio contexto de pandemia de la COVID-19 contribuyeron a ese escenario en la entidad. Sin embargo, habría que agregar que el dato también sugiere que la “luna de miel” entre la población chiapaneca y el gobierno de Escandón duró poco tiempo o por lo menos que en este año se evidencia un distanciamiento y una fragilidad muy marcada que se hace cada vez más evidente.

En relación con los canales de información a los que las personas pueden acceder, la métrica para 2021 muestra que a la par de que existe en la entidad chiapaneca una disposición por parte de los organismos públicos de contar con edificios físicos (como una manera de acercarse a la ciudadanía) también se han construido mecanismos virtuales de comunicación: páginas de internet y redes sociales (0.81) correos electrónicos (0.86), chat en línea (0.86); sin embargo, el nivel de participación que permiten dichos mecanismos es crítico (0.13). Estos datos nos dicen que en los últimos años en la entidad se ha desarrollado una ingeniería virtual importante o por lo menos significativa para la ciudadanía, sin embargo, estos mismos mecanismos en sí mismo presentan dificultades estructurales: páginas de internet que no responden, que no posibilitan la participación de la ciudadanía o en el peor de los escenarios no son amigables.

Finalmente y en un primera exploración de la compleja fotografía contextual chiapaneca se muestra que para 2021 el índice de transparencia avanza más que el de participación ciudadana, toda vez que mientras que el primero se estima en 0.50 el de participación apenas llega a 0.27 No obstante, hay que enfatizar que los datos ofrecidos por las Métricas no sólo deben llamar la atención de los organismos públicos chiapanecos, sino el de la propia ciudadanía, toda vez que al profundizar en los datos se encuentra que en el espacio temporal 2017-2021 la entidad se caracteriza por ser de las menos transparentes tanto desde la óptica gubernamental como ciudadana; además de que el componente de incidencia ciudadana no sólo muestra reducidos espacios de inclusión de las personas en los asuntos públicos, sino en todo caso, grandes problemas estructurales en la construcción y procuración de la participación de las personas en los asuntos públicos.

Así pues, hay que señalar el tema del gobierno abierto en Chiapas debe continuar en la mesa del debate de los alcances reales. Al tiempo que se debe enfatizar que uno de los retos pendientes en la entidad es que no sólo hay que ser más público, lo público, sino también menos político a lo público.

Referencias:

Aguilar, Villanueva, Luis (2012), “Política pública: una mirada al presente y al futuro”, Revista Ópera, no. 12, Colombia, Universidad Externado de Colombia

Aguilar Villanueva, Luis (1996). Problemas públicos y agenda de gobierno, México: Miguel Ángel Porrúa, segunda edición

Comunicado INAI (18 de abril de 2022). “INAI y CIDE presentaron resultados de la tercera edición de la métrica de gobierno abierto” https://home.inai.org.mx/wp-content/documentos/SalaDePrensa/Comunicados/Comunicado%20INAI-117-22.pdf

De la redacción (18 de febrero de 2019) “Presentan hoy Inai y Cide resultados del estudio de la métrica de gobierno abierto” La Jornada. https://www.jornada.com.mx/2019/02/18/politica/014n1pol

Métrica de gobierno abierto 2017, Centro de Investigación y Docencia Económicas.

Métrica de gobierno abierto 2019, Centro de Investigación y Docencia Económicas.

Métrica de gobierno abierto 2021, Centro de Investigación y Docencia Económicas.

Riquelme, Rodrigo (19 de abril de 2022). “Gobiernos en México son menos transparentes que hace dos años, según la Métrica de Gobierno Abierto 2021”. El Economista. https://www.eleconomista.com.mx/politica/

*Facultad de Ciencias Sociales, Universidad Autónoma de Chiapas (FCS-UNACH) y colaborador del ODEMCA. Correo-e: emmanuelnaj@hotmail.com; emmanuel.najera@unach.mx

Un comentario en “Gobierno abierto y transparencia en Chiapas: alcances reales y retos pendientes”

  1. Carlos Gabriel Téllez Girón Gómez
    24 mayo, 2022 at 13:59 #

    El Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) ha realizado seis mediciones conocidas como métricas por encargo de la extinta Conferencia Mexicana de Acceso a la Información Pública (COMAIP) y el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI); las tres primeras se denominaron «Métrica de la Transparencia» y fueron realizadas en los años 2007, 2010 y 2014, mientras que las otras tres restantes pasaron a ser la «Métrica de Gobierno Abierto» y se efectuaron en los años 2017, 2019 y 2021.

    Chiapas se posicionó en los primeros lugares de la Métrica de la Transparencia del año 2010, en aquel entonces fue 2° lugar nacional en calidad de respuesta a solicitudes de acceso a la información (dimensión usuario simulado) y 6° lugar nacional en portales de obligaciones de transparencia (dimensión portales); no siempre hemos ocupado los últimos lugares.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: