San Cristóbal de Las Casas: Una ciudad en riesgo

 

San Cristóbal de Las Casas, violencia desbordada

 

NO es exclusivo de la ciudad de San Cristóbal los problemas como la falta de agua, su contaminación, la invasión de lugares protegidos como los llamados humedales, la pobreza, desigualdad, exclusión, racismo, machismo y … los que cada uno crea que es un problema que nos afecta. 

Hace poco y de manera jocosa, nos hemos referido a que San Cristóbal ya no es de Las Casas, sino de los Oxxos, tienda que se ha extendido a lo largo y ancho de la ciudad. Ahora ya es nuevo el sobrenombre: San Cristóbal de ¡las balaceras! Ya no sabemos entre tanta cohetería y balazos si nuestra seguridad no está amenazada. 

El problema de la inseguridad es añejo, y para nada es producto de la estrategia de “abrazos y no balazos”. Son muchas sus causas, como muchos sus errores al intentar detener los impactos de este creciente problema. 

San Cristóbal de Las Casas, su ciudad, la del “pecado”, la que cierra sus “antros”, al amanecer, que no tiene controles para la ingesta de alcohol y drogas, con una población juvenil muy grande, y que, además, se ha convertido en la del mayor narcomenudeo de la región de la frontera sur. 

Si cabe la imagen, hoy los jóvenes tienen pocas opciones de trabajo, y podemos verlos entre el deseo de una vida con lo suficiente para vivir, pero que se enfrentan al desempleo, a la vida banal, rápida, tecnológica, y que los hace vulnerables a problemas como el suicidio, las adicciones y por supuesto a la violencia. 

Sé que debemos tener cuidado con las exageraciones y los estigmas, porque también la juventud sueña y tiene prácticas sociales para ofrecernos un mundo diferente, posible para la vida y para el futuro. 

Sin embargo, el riesgo es muy grande, lo vemos con los jóvenes conocidos como “motonetos”, quienes son usados como grupo de choque, y en ocasiones, como sicarios, pasando como lavadores de dinero y distribuidores de drogas a lo largo y ancho de la ciudad. 

El problema rebasa a la ciudad, pues hoy en día es un grave problema para el país, y para a entidad porque hoy se produce droga, además pasa desde el sur, y se distribuye en lugares donde abunda el turismo y son las y los jóvenes objetivos de la venta y de su distribución.

Ahora es algo conocido el lavado de dinero (periférico poniente, sea en el sur y norte), negocios que surgieron de la “nada” y que venden autos, llantas, ahora hay “chelerías”, y algunos comercios donde venden comida y bebidas con alcohol. Si uno observa bien el crucero conocido entre el periférico poniente al norte, salida a San Juan Chamula, vemos bajar o subir autos de gran lujo, con cristales polarizados, lo cual ni es un delito ni mucho menos pecado, y que podemos creer que se pagan o compran por dinero proveniente de las remesas, pero también, de actividades que tienen que ver con lo que se conoce como crimen organizado. 

La dinámica del dinero en Chiapas es compleja, llama la atención que en la región de los Altos no hay inversión, no hay empresas, ahora resulta que la actividad económica del país, hay entidades que van al alza, como Chiapas. 

La violencia lleva muchos lustros, no tiene su origen el año de 1994 con la presencia del EZLN, tiene su origen en la violencia política como lo es el racismo, la lucha en contra de las fincas, del castigo a la rebeldía indígena y campesina, que hoy se traduce en una población que ejerce sus derechos, participando, pero también como reacción al clasismo y racismo, signos de estos tiempos que no ha tocado vivir. 

No es el año en que vivimos en peligro, es la época en que estamos en riesgo: por la violencia en extremo producto del mundo que nos hemos construido.  

Es cierto San Cristóbal de Las Casas era una ciudad apacible. Pero se acumularon decenas de años de racismo, de exclusión. La llegada de personas de origen indígena a la ciudad a fines del siglo XX trajo una ruralización de la ciudad, pero también sus problemas, porque al final, siendo sede de oficinas de gobierno, tanto estatal como federal; así como lugar de educación y cultura y de disputas territoriales, los mercados públicos, concentraron el origen de nuevas relaciones de poder (llegada de mercancías, por ejemplo) y de la distribución primero de “fayuca”, y ahora de drogas. 

Vale la pena decir que antes y después del 94, muchas organizaciones se armaron; unas para defenderse de la violencia política, pero otras, ya no con propósitos de autodefensa, sino el de pasar a agredir a su adversario, pues las divisiones no se hicieron esperar. 

Así como en México se han hecho fuertes la delincuencia organizada, las elites políticas (mancuerna perfecta), la sociedad vive tiempos de escasa organización y de un individualismo atroz, Cada uno jala (mos) para nuestro molino. No entendemos que vivimos una sociedad cada vez más diversa, plural, pero también, en esa pluralidad ha permitido que en la misma sociedad engendremos grupos de choque como los “motonetos” o como los mismos carteles de la droga, esa especie de ver como Robin Hood, en quien consideramos es víctima del gobierno o del Estado mismo. 

Hoy que termino esta colaboración, veo en vivo (vía el Facebook), la violencia de parte de gente de una comunidad que intenta liberar, a unos de los líderes de la fracción de “motonetos”, que se exhibía sin ningún pudor en fotos bien armado, que es responsable de no uno, sino de varios actos de violencia en la ciudad, y vemos que su defensa no tiene ningún atisbo de vergüenza en torno a su violencia, y mucho menos a la que ejercen contra la ciudad, quien es la que menos tiene culpa, de autoridades omisas o cómplices. 

Vivimos en peligro de vida planetaria, vivimos en peligro en lo local, vivimos tiempos complejos, con mucha impunidad, con deseos de un mundo mejor, pero que parece más una nostálgica idea de que hubo uno vez…. 

Correo electrónico: ggonzalez@ecosur.mx 

 

2 Comentarios en “San Cristóbal de Las Casas: Una ciudad en riesgo”

  1. Abnerb
    10 noviembre, 2022 at 10:24 #

    San Cristóbal no es seguro y el gobernador se hace de la vista gorda por hacerle sus caprichos a esos bandalos delicuentes hacen lo que quieren con esta ciudad. Y cuando quieren hasta encuartelan a los policías que caso tiene que salgan ya cuando ya vandalizaron y aterrizaron con armas a la ciudadanía

  2. Abnerb
    10 noviembre, 2022 at 10:20 #

    Exactamente San Cristóbal ya no es segúro es muy peligroso ya no se sabe cuándo va estar tranquilo

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d