Fernando Castellanos de mitote en mitote

Si los resultados de las “encuestas” pagadas por los del verde fueran ciertas entonces ¿por qué esas acciones de cooptación, acarreo, cinismo y guerra sucia desde el gobierno en sus tres niveles, si se supone que “ya ganó”?

Porque no es así. Los del verde están conscientes que no han podido impactar como quisieran en la sociedad tuxtleca, la cual es impredecible pues no solo es la más criticona sino puede convertirse en la más apática. Prueba de ello son las demostraciones de abstencionismo: contra el mitómano y racista Ariel Gómez, contra Jaime Valls el presidente municipal más antipático y rechazado, contra Emilio Salazar “electo” por el dedo y acarreo del gobierno, y contra Yassir Vázquez que a golpes de copas y acarreo llegó solo para terminar de quitarle la ¿identidad? a Tuxtla, iniciada por Juan Sabines Gutiérrez quien para él  modernidad fue destruir.

No todos los tuxtlecos están ávidos de despensas, televisores, dinero, empleos temporales, ni becas escolares, ni vales de medicinas. Quieren hacer valer el voto y que se respete. Que no se cometa el mismo fraude de hace 3 años cuando Samuel Toledo fue vapuleado por Carlos Morales pero mágicamente se cayó el sistema; por eso el IEPC NO es NADA confiable porque se han prestado a las transas y órdenes que le giran desde el palacio de gobierno, prueba de ello son las infinitas anomalías registradas con pruebas contundentes y ningún funcionario, de ese edificio hueco, ha tomado las denuncias para solicitar la anulación de los comicios por tanta mugre documentada. Como la casa de la calle Arándanos esquina Platanares de la colonia Real del Bosque, donde Fernando Castellanos llegó en la madrugada del 7 de junio a repartir “ayudas” para promover la “espontaneidad” de los votantes por el verde.

CASTELLANOS UNO

 

Y mientras todos los funcionarios del IEPC cobran sin trabajar, el miedo del berrinchudo de Castellanos se acrecienta conforme se acerca el 19 de julio, pues a pesar de jurarle a Velasco Coello en Huatulco (donde de rodillas y hecho un mar de lágrimas lloraba que él sí ganaría contundentemente la capital de Chiapas y no Willy Ochoa, cuyo espacio estaba negociado de antemano con Manlio Fabio Beltrones), sigue pidiendo que con la fuerza del Estado presione a funcionarios, empresarios y líderes para desviar recursos y “monte escenarios de apoyos”.

Uno de esos escenarios amañados fue el “gran” desayuno con un grupo de ingenieros civiles quienes de 1,000 solo llegaron 200 y la mitad de ellos no creyeron en esa incongruencia de construir una calle diariamente y menos con los costos que pregona. Los ingenieros que sí fueron a la universidad y sí entraron a clases no como el “Fer”, la posibilidad de construir una calle a los precios que él dice es imposible. Ni siquiera una calle mal hecha saldría en lo que alardea.

Los ingenieros que sí saben el costo de una calle bien hecha aseguran que es de ¡1 millón 200 mil pesos! Pero, para el niño que no aprendió aritmética, según sus cuentas vale 500 mil pesos ¡Juat! exclamaron los expertos porque solo UN METRO CÚBICO cuesta $1,400.00 más IVA y solo ¡EL PURO CONCRETO PREMEZCLADO! A esto hay que agregarle la mano de obra, más los cortes, más rellenos, más todas las rehabilitaciones imprescindibles pues generalmente cuando se rompe una calle se “truenan” tuberías de agua potable, drenaje, cables, etcétera. Además cuestionaron de dónde obtendrá recursos siendo que Tuxtla está en quiebra. Como era de esperarse no supo responder. Solo volteaba a ver a sus “$impatizante$ pidiendo compasión.

Otra de las incoherencias del niño que cada vez que habla deja en vergüenza a la UVM, es la desgracia de haberle dicho a los del barrrio Juy Juy que serían ¿barrio mágico? Con el perdón de los habitantes del barrio Juy Juy, para obtener la distinción de “Barrio Mágico” debe comprender gran riqueza cultural y arquitectónica, ancestros, ser uno de los poblados más antiguos en Tuxtla o Chiapas, por sus tradiciones, gastronomía y calidez de su gente, no dudo por nada de la calidez de los de esa zona, pero ¿Y lo demás? ¿De dónde? Claro, lo va a inventar como cada una de las ocurrencias que tiene. No cabe duda, Fernando Castellanos y Enrique Peña están por debajo del nivel cultural e intelectual de Ninel Conde.

Ni siquiera Tuxtla Gutiérrez lograría ser pueblo mágico pues no cumple con los requisitos: “ubicarse en una distancia no superior a los 200 km. o el equivalente a 2 horas de distancia vía terrestre de un destino turístico consolidado o bien de una población considerada como mercado emisor. Contar con planes de desarrollo cultural, ambiental, protección, plan turístico, entre otros. Diseñar e implementar un programa de reordenamiento comercial, especialmente por la problemática del comercio informal. Contar con un atractivo turístico simbólico como referente. Poseer una diversidad de productos turísticos para ofrecer a los turistas. Tener una arquitectura vernácula o del siglo XX con edificaciones emblemáticas. Conservar y fomentar el patrimonio inmaterial como fiestas y tradiciones representativas. Una producción artesanal local significativa. Mantener una cocina tradicional en su contexto original. Contar con un inventario o declaratoria de patrimonio: monumentos históricos, inmobiliario u otros”.[1]

Esto me recuerda a ese priista pintado de amarillo, Daniel Rubín, quien insiste en esa inviabilidad del teleférico ¿Por qué? primero el costo de cada cabina, la construcción de las torres, las ubicaciones de las mismas, el costo de los cables, el tendido de los cables, mantenimiento de éstos, el cambio de los mismos pues tiene un periodo de vida, la cantidad de energía eléctrica para ponerlos a funcionar, el sueldo y prestaciones del personal, y todos los detalles que como siempre no se toman en cuenta.

Pero, están de moda estas “atracciones” como en Puebla cuyo teleférico es considerado el más caro de México porque los 600 metros lineales y las dos torres costaron 166 millones de pesos. Y Tuxtla primero necesita agua, drenaje, empleos, empleos y más empleos, porque los más de 200 mil vacantes que Manuel Velasco inventó no se ven por ningún lado al menos que los genios de la torre Chiapas hayan contado los comerciantes de cruceros y bulevares. Por lo que esa “atracción” para “detonar” Tuxtla es INNECESARIO, NO VIABLE. Razón por la cual hace 9 años, cuando el patronato del Cristo de Copoya, no el del Cristo de Chiapas, lo contempló y de inmediato decidió desecharlo por el costo del mismo. Ahora, el cañón del sumidero NO es de Tuxtla y por si fuera poco, el ancho de la falla del mismo varía desde los 200 hasta los ¡2,000 metros! Tuxtla exige otras soluciones no bufonadas.

De ese tamaño son los chistes de los candidatos quienes ni caminan las calles de la ciudad, ni usan el transporte público más que para grabar promocionales de campaña para fingir contacto e interés con el pueblo, ya no saben qué inventar con tal de mostrarse “inteligentes, pensantes, estrategas”, pese a presumir consultas ciudadanas creadas a modo en el IAP donde los asistentes no cesaban en repetir ¡qué bruto es!

Mejor Castellanos Cal y Mayor como buen verde debería proteger a los animales desamparados ahora por la ley promovida por su partido (entrará en vigor el 8 de julio), pues esas “especies” se quedaron pasmadas al recibir el tiro por la culeta cuando la diputada Mirna Camacho anunció públicamente y en rueda de prensa su apoyo a la candidatura de su expareja Paco Rojas, parte de la misma guerra sucia tramada por los verduchos de la que tanto se queja, llora, actúa y berrinchea Fernando, que tramaban con la ayuda de las instituciones de ”justicia” pues el expediente “desapareció” de los archivos para ser estudiados y encontrar testigos contra el abanderado del PAN.

Fernando Castellanos debería parar ese lloriqueo y quejismo por campañas sucias contra él, siendo que son sus simpatizantes los cuales distribuyen panfletos en el OXXO de Laguitos contra el PAN, casualmente cerca de su casa en Villa Tziscao donde ni sus vecinos lo quieren y además, llaman a las casas para desprestigiar al candidato panista con ayuda del nada confiable dirigente del PAN municipal, Vicente Vázquez, el que “coincidentemente” declara tendencias que NO conoce pero eso sí “reconoce” el trabajo de los contrincantes ¿De cuánto habrá $ido el acuerdo? Quizá más de esos 300 pesos que los del verde vienen ofreciendo por empleado en los comercios del libramiento y periférico de la zona sur.

[1] Sectur. GUIA-FINAL.pdf

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: