Sin conocerse monto de la deuda de Chiapas, a un año de gobierno de MVC

Juan Sabines tomó la gubernatura de Chiapas en diciembre de 2006 con 881.7 millones de deuda pública de largo plazo. Toda era deuda indirecta, que en su mayoría él había contratado como Presidente Municipal de Tuxtla Gutiérrez y de organismos municipales como el Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (SMAPA). Ya dejaba ver su vocación endeudadora antes de ser Gobernador de Chiapas.

Al tercer trimestre de 2013, el saldo de la deuda de todos los Estados es de 452,051.0 millones de pesos, que significó un incremento de 3.97% respecto al cierre de 2012. Esta cifra es baja si la comparamos respecto al  Producto Interno Bruto de México, que para el tercer trimestre de 2013 fue del 2.8%.

En  Chiapas es equivalente al 6.1% del PIB de la entidad, es decir 117.9 por ciento más que el promedio nacional. Esta cifra se incrementa si lo  comparamos respecto a la principal fuente de ingresos de los Estados; las participaciones federales, 84.5%, mientras que en Chiapas es equivalente al 82.4% de sus participaciones federales, y ello obedece a las enormes transferencias de la federación a la entidad.

Considerando que este tipo de transferencias pueden emplearse junto con los ingresos propios como garantía de endeudamiento.  Así el ratio participaciones/deuda, nos puede indicar la posible solvencia que podrían tener las autoridades locales para hacer frente a  sus compromisos de deuda.

En septiembre de 2013 los estados que tienen un mayor relación participaciones/deuda, fueron Coahuila (279.7.6%), Quintan Roo (258.6%), Chihuahua (230.24) y Nuevo León (199.9%). y el resto por debajo de 125%. Chiapas en este caso, su deuda se encuentra en 82.4% debido a que es uno de los estados que más subsidios federales recibe.  En el caso chiapaneco en promedio los ingresos propios apenas han representado el 5%, uno de los más bajos del país.

Si la deuda de Chiapas la relacionamos con su PIB Chiapas ocupamos el quinto lugar en endeudamiento del país, pero es el único estado pobre en esa condición de alto endeudamiento/PIB.

 

 

Grafica 1

Fuente: Elaboración propia con base a datos de SHCP

En general casi todos los Estados del país, si  tuvieran que pagar el día de hoy sus compromisos de débito, no tendrían los ingresos suficientes para poderlos financiar y en el peor de los casos, tendría que hacer ajustes muy drásticos, como la reducción del gasto público, para poder equilibrar los presupuestos locales.

Por el otro lado, Chiapas es de los Estados que vieron crecer de manera significativa su nivel de endeudamiento durante el periodo 2006-2013. Sobre todo en el periodo de Juan Sabines Guerrero. No hay obra de inversión pública que justifique esos niveles de endeudamiento, al menos no se ve por ningún lado.

Salta a la vista la existencia de niveles de endeudamiento muy heterogéneos en el país, a pesar  de que existe una norma  constitucional  que intenta regular esta acciones,  como lo es el artículo 117 fracción VIII de la Constitución, que establece que la deuda  de los gobiernos estatales  y municipales  únicamente se pueden  contratar para fines  de inversión productiva, pero cada Estado  puede normar internamente  la regulación del nivel de endeudamiento y ellos clasifican cualquier gasto como inversión productiva. En Chiapas se tiene que el gobernador en turno tiene al congreso como oficina de trámite, por lo cual el Congreso se convierte así en cómplice del endeudamiento.

El estado de Chiapas,  pertenece al grupo de 17 Estados que cuentan con una legislación local para controlar los niveles de endeudamiento. El techo de endeudamiento no debe superar el 25% de la sumatoria  de las participaciones  federales y de los ingresos propios.  Sin embargo, durante casi todo el periodo de Sabines el monto de endeudamiento estuvo muy por encima por lo establecido en la legislación local. Es decir, el gobierno del estado y el congreso local se han saltado la norma legal del techo de endeudamiento.

La opacidad en la rendición de cuentas, del destino de la contratación de los pasivos, imposibilita saber el fin que se le han dado los recursos adicionales bajo esta operación. Si bien, sí que se ha mostrado que a la par de un mayor endeudamiento la cuantía en gastos en inversión Chiapas ha mantenido una dinámica muy pobre respecto al gasto corriente y subsidios (México Evalúa, 2011; tomado de López y Mayo, 2012). Hasta hoy no se conoce cuál es el monto real de la deuda de Chiapas, pues el análisis de la deuda que hacemos es la de largo plazo, no la de corto, pues de esta última no hay información disponible a pesar que el gobierno actual lleva casi un año en el ejercicio de sus funciones.

En materia de deuda de largo plazo, la que se registra en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el güero ha aumentado en 1771.8 millones de pesos en los 9 meses que se tienen contabilizados en Hacienda, significa un aumento de 10.8% en relación a la deuda que encontró, cuando la deuda del país se incrementó en 4.0 en el mismo periodo.

Se puede tratar de deuda inercial, de deuda de corto plazo que se reclasifico como de largo plazo, intereses acumulados, etcétera, pero mientras sean peras o manzanas ya es deuda creada por el gobierno del güero. Por eso la urgencia de conocer a cuánto asciende realmente la deuda de corto y largo plazo en Chiapas, pues esta última asciende a 18,184.7 millones de pesos, pero en Chiapas la que no se conoce, la de corto plazo, parece ser superior. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público tiene registrados 28 municipios de Chiapas con deudas, siendo el de Tuxtla Gutiérrez el más endeudado con 400.96 millones de pesos y el de Tapachula el segundo con 196.36 millones. Hace algunos meses se hablaba en Chiapas de 96 o 100 municipios en quiebra técnica y endeudados. Entonces, aceptando que sea verdad lo último, se trata de deuda de corto plazo que no está registrada en SHCP y debe ser importante, pues la deuda registrada por Hacienda de todos los municipios de Chiapas es de 856.01 millones de pesos y 28 municipios, no 96 o 100.

Una entidad como la nuestra que tiene escaso crecimiento económico, empleo, generación de riqueza, altísimos niveles de pobreza y, por lo mismo su recaudación es baja, es altamente dependiente de las transferencias y participaciones federales. No puede darse el lujo de no aclarar el destino y el uso de esos recursos, no con afán de venganza, sino de justicia en materia de uso y manejo de recursos públicos. Si el gobierno del güero no hace eso pasará a la historia como cómplice del que parece ser el saqueo más grande de Chiapas, superior al de la época del virreinato con Diego de Mazariegos el conquistador.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.