El mundo postrump

Miguel Ángel Zebadúa Carbonell*

Trump y Peña. Foto: Agencias

  1. No es sólo Trump el que ha colocado al mundo de cabeza: también son los autollamados “neoliberales” versión “mexicana”, los que se han puesto de a pechito ante el imperio norteño. Los “mexicanos”, encabezados por Enrique Peña y Videgaray, de bote pronto se rasgan las vestiduras para defender lo que en su discurso denominan “la soberanía nacional”, para ellos un eufemismo sacado del baúl del oportunismo para defender lo indefendible: su sumisión, comparado con lo que en su momento Carlos Monsiváis describió adecuadamente como la primera generación de polkos nacidos en México. Ningún atisbo de vergüenza, ningún sonrojo al respecto, cuando sus cartas de presentación han sido desde de la Madrid, su acomodamiento pasivo a Estados  Unidos, en por ejemplo, la política exterior, otrora la vanguardia de una nación independiente y no de Cuarta Columna.
  2. El “viva México” acomodado oportunamente a la “unidad nacional” por el Ejecutivo, ni el general Manuel Ávila Camacho se lo creería. Pero su descrédito histórico el peñismo lo obliga entonces, a recurrir -también guardado en el baúl- a ese nervio que los intelectuales orgánicos -los mismos de siempre-, los medios dóciles -los mismos de siempre-, tratan de enchufar a una sociedad harta de ratería, corrupción, impunidad, violencia estatal, cinismo… Pero, otra vez, sin sonrojos, los camines, los ciros, los castañeda, los krauze, (el resto no vale la pena escribirlos), asumen que hablan con desmemorizados, visualizados como en los tiempos del priísmo rancio: díganles mentiras, al final que lo creerán.
  3. Va a aprender, dijo el caniciller, que ni su nuevo look barbero lo salva de ser parte de otro más en la Secretaría de Relaciones Exteriores. ¡¿Cómo?! Echen un vistazo a los anteriores: Castañeda, pese a ser hijo de un gran canciller, no se salva, la canciller de Calderón, bueno, sin palabras, ¿Mead?, aprendiz de todo, ¿y Massieu?, vaya, juzgue usted. ¿Como defender lo que ellos ahora -no antes- imploran la soberanía nacional, algo que no les genéticamente lógico en su anatomía discursiva? “Aprendiendo”.
  4. No curiosamente, no casualmente, el discurso soberano está asociado al de las fuerzas armadas. Es lo que todo general, almirante o piloto interioriza en su profesionalización militar, sobre todo por lo que de la historia nacional se aprende. ¿Pero, que hacer cuando los civiles asumen la soberanía como ajeno a la historia nacional y reculan rasgándose las vestiduras cuando les conviene?
  5. Ni en su mundo de aplausos, adulaciones, secretos, autos, departamentos, viajes, ropa, la oligarquía sexenal se da cuenta del México bárbaro. Preocupados por quedar bien con los organismos internacionales, continuar con lo que hasta ahora debe seguir siendo la pauta normal de destrucción y vender el patrimonio nacional, no voltean a ver los linchamientos populares en aumento, la violencia verbal callejera en un territorio violento, los enfrentamientos en las calles entre mexicanos, como los asaltos en el transporte, algo que probablemente estos oligarcas nunca han usado; en fin, no se mofan por un constante hartazgo sólo comparado con una descomposición social en curso; actúan, como imitadores de virreyes, como si nada pasara, asumiendo que la masa, la plebe, la bola, los nacos, se chinguen entre ellos.
  6. ¿Por qué creen que América Latina no ha expresado en bloque su apoyo a México? Porque en manos de Carlos Salinas decidieron ver su futuro al norte anglosajón y no a lo que culturalmente podríamos estar más cerca. Pero los llamados “neoliberales” otra vez sin sonrojarse, pensaron que el “Primer Mundo” estaba al norte, y vean, los resultados. ¿Por qué antes no recibieron en el aereopuerto a los miles de mexicanos que llegaban cada año? ¿Por qué no aceptan que el resultado de la migración a Estados Unidos es resultado de la falta de empleo en México?, ¿porque, entonces miles de mexicanos se han ido? Con cuál cara le dirán al migrante mexicano expulsado: “¡bienvenido paisano!”
  7. En realidad el papel de esquirol que ha hecho el gobierno “mexicano” con relación a América Latina sólo es comparable con lo que el tirano Franco hizo con la Alemania nazi. Sobre esto, la ley interna norteamericana -hecha por Bush jr-, ahora ejecutada por el empresario son prácticas nazis, un discurso en el cual la “basura humana” debe ser llevada de regreso al lugar de origen. Sólo que los “campos de concentración” no existen de facto; pero el discurso se asocia a la necesaria justificación de un “enemigo” del establisment norteamericano que ocurre en momentos precisos. Al respecto la historia es suprema: japoneses, alemanes, ingleses, árabes, rusos, y ahora, adivinen: mexicanos.
  8. A propósito de lo anterior, Nentayauh sí apoyó el plan del muro de contención. Pero el gobierno no protestó como se debe. La disculpa de la comunidad judía mexicana sobra decirlo aclaró algo. Bueno, la embajadora norteamericana en a ONU ha dicho: tomaremos nota de todos los países en relación al gobierno de Trump.
  9. No muchos días pasaron para que los generales del Comando Norte y Sur visitaran la porosa frontera sur chiapaneca. ¿Por qué? En primer lugar porque México es, desde que en los tiempos del Secretario de Defensa Caspar Weinberguer, parte del “perímetro de defensa” norteamericano. ¿Acaso sólo viajaron la general y el general de los Comandos Norte y Sur, respectivamente, a la frontera sur mexicana para darse corroborar lo que ya se conoce?
  10. Evidenciado en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por convertir la mentira en “verdad histórica”, presionados por un vecino expansionista, los aprendices de gobernar una nación parece no despeinarlos el huracán de la historia.

*Politólogo

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.