Guardia nacional

Miguel Ángel Zebadúa Carbonell

Aprueba Senado Guardia Nacional Civil

Lo que en realidad hace el presidente de Estados Unidos es tratar de cumplir una promesa hecha a una amplia base electoral: la construcción de un muro en su frontera sur, como en su momento lo hizo el expresidente español Zapatero, al cumplir su promesa de retirar las tropas españolas de Afganistán. En cambio, Vicente Fox prometió que en sólo 15 minutos resolvería el problema chiapaneco, y el gobierno actual había prometido en campaña electoral el regreso de las fuerzas armadas a los cuarteles. Sin embargo, como hemos visto, no se cumplió; al contrario: se modifica la constitución para darla una función legal a las fuerzas armadas, a través de una guardia nacional.

Desde años anteriores el asunto de la seguridad pública ha tenido varios intentos para ser modificado, transformado, modificado. Recordemos que el gobierno de Enrique Peña intentó crear una gendarmería. Pero sólo quedó en un desatendido intento porque al final el peso de la balanza descansó -otra vez- en las fuerzas armadas. Es como si no importaran ya las fuerzas policiacas. Hay una especie de desatención hacia ellas. Con la ley de seguridad interna ocurrió algo similar: el poder civil quiso otorgarle a los militares un pase hacia un túnel sin retorno… a los cuarteles. Pero en realidad desde los años sesentas han estado en campaña contra el el trafico de drogas. Y a partir del zapatismo, su desplazamiento ha alcanzado múltiples funciones, desde retenes hasta resguardar fugas de gasolina, o el resguardar  paquetes electorales, o vigilancia en la terminales de autobuses y aeropuertos… Después de varios años en las calles, su presencia se vuelve algo cotidiano. No obstante las violaciones a los derechos humanos –pese que son más las cometidas por la policía-, sigue siendo una de las poquísimas instituciones con más aceptación de la sociedad. Es decir, más allá de los militares, ni la iglesia católica ni los diputados, son creíbles.

Es que ir en contra de una guardia nacional es ir en contra de los militares, quienes ya están encarrerados desde que el gobierno de Felipe Calderón amplió más sus funciones al grado de hacer actividades de ministerio público. Por eso no sorprende la votación a favor de la creación de la guardia nacional. No sorprende porque los que ahora son oposición de derecha, fieles a su dogma del orden interno y dejarle la tarea de la guerra contra el narcotráfico a las fuerzas armadas, fueron los impulsores y defensores de lo que ha propuesto la que antes era la oposición y hoy es gobierno de izquierda. En otras palabras, lo que se criticó pero al final se aceptó es lo que algunos han denominado como la “militarización” de la seguridad pública. Es que una cosa es que los uniformados están encargados de la seguridad, y otra cosas es que vivamos en un estado militarizado.

La piedra angular de que en la guardia nacional –creación del jaurismo y existente hoy en Francia y Estados Unidos-,  el mando sea un civil y no un militar, hace pensar acerca de lo poco que se ha avanzado en ello al no tener un o una  civil en la secretaría de la Defensa Nacional, como ya se ha dado en otros países, incluyendo América Latina. El senador Ricardo Monreal, líder en el Senado de Morena cree apaciguar los ánimos de los que antes impulsaron las soluciones militares con capacitación y adiestramiento para que marinos y soldados y pilotos no comentan abusos a los derechos humanos pero no será pronto porque es un proceso. Un 30% del territorio merece urgencia porque no existe autoridad. Sólo la ley y el poder del crimen organizado quien es el que  manda y ponen a todos los funcionarios, dice. Sus ideas están en sintonía con el ex secretario de la Defensa Nacional Salvador Cienfuegos, que dijo: “los militares no regresarán a sus cuarteles sino hasta que se reduzcan los índices delictivos en zonas ‘focalizadas’ de México”.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Noticias destacadas de la primer semana de Marzo (04–10) | Chiapasparalelo - 9 marzo, 2019

    […] Guardia nacional […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.