Las locas aventuras de la primera bicicleta que llegó a Chiapas

Antiguo Puente Madariaga, que comunicaba al Paseo Campestre “Joaquín Miguel Gutiérrez”, después Parque Madero y hoy Calzada de las Personas Ilustres. Pintura de Ramiro Jiménez Pozo, 1954.

Por Manuel Burguete Estrada

*16 de diciembre de 1894 llega la primera bicicleta a Tuxtla.

Don  Daniel  Malpica  merece  inaugurar  el  Salón  de  la Fama, que han propuesto los cronistas deportivos y colegas periodistas  de  Chiapas.  De  la  dinastía  de  los  Malpica  del puerto  de  Veracruz,  los  dueños  del  periódico  más  viejo  de México  “El  Dictamen”.  Don  Danielito  es  pionero  del  ciclismo en estas latitudes sureñas. Allá en el puerto jarocho inició su carrera  ciclista  en  1892.  Se  entusiasmó  con  los  avances técnicos que habían logrado Michaux, Sivrac, Ader, Sargent y

Thompson en eso de la cadena, los pedales y el cuadro, sin faltar  la  rueda  de  metal  de  Michelin  y  Meyer.  La  primera bicicleta  que  rodó  tierras  chiapanecas  fue  una  de  marca Aurora con llantas de hierro y luego de hule simple.

Don  Daniel  (Malpica)  y  el  cubano  Orlando  Fernández fueron  los  primeros  en  tripular  un  16  de  diciembre  de  1894 ante la algarabía de los tuxtlecos y el susto de toda la perrada del Puente Madariaga y lo que es el Parque Madero (antiguo paseo  campestre  Joaquín  Miguel  Gutiérrez).  Pepe  Aguilera, Isaac Narváez  y su hermano Enrique, Adán Cano y Rómulo Farrera fueron los primeros atrevidos en tripular una bicicleta. Se forma el primer Club de Ciclistas y ponen de mascota a los niños Juan Zorrilla y Cuauhtémoc Maldonado. Doña Cholita (Soledad) Trujillo es la primera mujer en mostrar la pierna en este  rudo  ejercicio.  Las  beatas  se  hincan  y  las  muchachas gritaban  de  emoción.  ¿Mostrar  las  piernas  en  esa  época?

Las locas aventuras de la primera bicicleta que llegó a Chiapas

¡Santo Dios! En 1896 y sabedores por el bendito telégrafo de que  Pierre  de  Coubertín,  el  papá  de  los  Juegos  Olímpicos, había   incluido   el   ciclismo   entre   las   competencias   de   la Olimpiada   de   Atenas,   Grecia,   el   Jefe   Político   de   Tuxtla Antonio    Rancé    promueve    la    construcción    del    primer velódromo chiapaneco que traza el inolvidable Juan Lobato, el mejor deportista chiapaneco de todos los tiempos. Se  hace  una  carrera  formal  y  hay  abrazos  y  discretos besitos  de  mejilla.  Animadísimos  los  fenicios,  perdón,  los comerciantes  Eduardo  Sánchez  y  Ciro  Farrera  inundan  el mercado   de   bicicletas.   Llega   la   “Cleveland”   y   luego   la “Columbia”, la “Challenger” y la “Crescent”.

El 5 de mayo de 1897 llega a Jovel (San Cristóbal de Las Casas)  este  aparato.  El  señor  Malpica  con  puro  sprint  de montañas  se  echa  la  ruta  Tuxtla-San  Cristóbal  en  12  horas por  un  pequeño  accidente:  chocó  contra  un  carruaje  del  Sr. Gobernador  Francisco  León.  Sólo  eso.  Entra  por  el  Puente Blanco y empiezan los gritos, los ladridos de la “chuchada” y los  ayes  de  dolor  de  las  beatas  del  Santo  Sepulcro.  Era  el progreso  que  venía  a  San  Cristóbal.  El  jovenzuelo  Daniel Malpica  hace  una  gira  por  todo  el  estado  y  contagia  a  los muchachos  por  el  deporte  de  los  pedales.  En  esta  ciudad nuestros    primeros    ciclistas    son    los    señores    Domingo Paniagua  y  Francisco  Pineda  Esponda;  en  Comitán,  Olinto Domínguez  y  Matías  Castellanos,  papá  del  ex  gobernador Gral.  Absalón  Castellanos  Domínguez;  en  Chiapa  de  Corzo, Raúl   Marina   Flores;   en   Cintalapa,   Héctor   Serrano   y   en Ocozocoautla,   Héctor   Burguete.   En   Tuxtla   los   que   ya mencioné líneas arriba

Las locas aventuras de la primera bicicleta que llegó a Chiapas

A partir de 1908 la vida es  más sabrosa con la bicicleta. No  hay  fiesta  de  barrio  o  de  pueblo  en  la  que  no  haya carreras  ciclistas.  Lindas  madrinas  y  premios  y  copas.  Se habla de la ruta de 200 kilómetros y la de equipos contra reloj, de   la   persecución   individual,   de   kilómetro   contra   reloj, persecución  por  equipos,  velocidad  pura  y  carrera  individual por   puntos.   Dondequiera   se   abren   casas   de   alquiler   de bicicletas.   La   de   aquí   de   San   Cristóbal   es  la   don   Lico Paniagua.  La  más  famosa.  El  hijo  de  don  Lico,  Argentino Paniagua, realiza una proeza ciclista el 17 de enero de 1930: recorre 80 kilómetros en 2 horas 10 minutos. Y luego se va a Tuxtla   y   Terán   con   su   manager   el   famosísimo   Hermilo Domínguez, que es la admiración de Chiapas con su potente bicicleta “La Mundial” como la que usan ahora los italianos y alemanes y soviéticos que quieren batir el récord de la hora contra reloj.

La  bendita  bicicleta  nos  ayuda  cuando  sufrimos  nuestra primera crisis petrolera, marzo de 1938. Cárdenas expropia el petróleo y los gringos y demás peleles no nos compran nada del oro negro. Baja el petróleo a 8 y 6 centavos el litro. Los árabes   ni   sabían   que   tenían   petróleo   bajo   el   desierto. Tenemos   ríos   de   petróleo   propio,   pero   nadie   compra. Escasean  eso  sí  el  lubricante  “Aguilol”,  el  “Huastecóleo”,  la “Insectina”, el “Motoceite Huasteca”. Los gringos, ingleses de Jorge VI, Su Majestad Imperial y los holandeses nos castigan con una devaluación. Se derrumba el peso de $3.60 por dólar en abril de ese año, llega en diciembre a $4.85. Los bancos ya no quieren prestarnos. Igualito que ahora. Empieza nuestra deudita y sigue la bicicleta.

Don  Victórico  Reynosa  Grajales  organiza  las  carreras Tuxtla–México en los años 30. Se hacen en los 40. Otra vez. En  1959  la  Primera  Vuelta  al  Centro  de  Chiapas.  El  diario “ESTO”  otorga  el  Premio  “Challenger”  y  el  Gobierno  del Estado  da  un  premio  en  efectivo.  Luego  Juanito  Sabines organiza la Vuelta a Chiapas, que ya no se ha llevado a cabo. El ciclismo es parte de nuestra historia. Hermosa historia la de la bicicleta y futuro espléndido para todos los ciclistas de hoy y  mañana.  Nuestros  ases  coletos  felices.  Siempre  deben estarlo. Saludos a Tono Flores, a sus pequeños hijos, a don Dimas,  a  Paco  Rosales  y  a  todos  los  ciclistas  del  estado.

¡Éxitos hoy y siempre!

Las locas aventuras de la primera bicicleta que llegó a Chiapas

Trackbacks/Pingbacks

  1. Noticias destacadas de la cuarta semana de Junio (17–23) | Chiapasparalelo - 21 junio, 2019

    […] Las locas aventuras de la primera bicicleta que llegó a Chiapas […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.