El Textil zoque femenino ¿Arte que continúa?

El Textil zoque femenino

Por Teresa de Jesús Jiménez González

La indumentaria los tejidos y los bordados, a llamado siempre la atención de los diferentes municipios y comunidades de Chiapas, hechos a mano y comúnmente elaborados con una variedad de técnicas, los tejidos y bordados generalmente reflejan elementos específicos, como son estado civil de quien lo porta, adscripción étnica, o época del año. Generalmente en Chiapas es fácil ubicar los textiles mayas, lamentablemente no podemos decir lo mismo con los textiles zoques, ya que es un tema poco documentado y poco investigado.

En Chiapas existen varios poblados donde antiguamente se elaboraban textiles zoques, en telar de cintura; en el caso de Tuxtla Gutiérrez existen evidencias fotográficas de mujeres tejedoras donde representan el traje de la mujer zoque Tuxtleca, que consistía en un huipil, huipil de tapar (para cubrirse la cabeza) y el enredo. La mayoría de las mujeres pobres poseían de a dos huipiles, en cambio las mujeres prósperas contaban con tres a cuatro huipiles y eran de uso diario.

Las mujeres zoques se llevaban muchos días hilando y tejiendo a mano, el huipil se confeccionaba con dos tiras de tela de color blanco, estas telas se hacían en el telar de cintura, las tiras de tela se cosían a mano y se colocaba una tela delgada negra de algodón (también hecha a mano) que bordea el amplio escote, finalizando con unas bocamangas recogidas de algodón blanco usualmente bordado en negro, el brocado es llamado contado y los motivos que se usaban eran flores, pájaros, y diseños de animales.

La vestimenta de los pueblos vecinos y la vestimenta comercial, inundaban el mercado de Tuxtla; por ello, las tejedoras no podían competir con la ropa barata y ni con las máquinas de coser, pero aun así las mujeres zoques admitían que el huipil tejido a mano sobrepasaba cualquiera confeccionado a máquina.

El huipil tejido, lo siguieron usando hasta mediados del siglo XX, y fue sustituido por un huipil manufacturado con tela comercial con brocados. Se dejó de usar el telar de cintura y optaron por utilizar telas comerciales blancas de algodón, como popelina o de una pobre imitación de rayón blanco, dejando en desuso el tejido zoque.  Actualmente en otros pueblos zoques igualmente se usan este tipo de telas, se confecciona la blusa, sobre el cuello y bocamangas se cosen los bordados. En Tuxtla Gutiérrez usando estas mismas telas, se confeccionan las blusas y en vez de ponerle bordado en el cuello, se le coloca un bies negro (tela que bordea la orilla del cuello) y en las bocamangas les colocan una tela de encaje recogido, imitando al antiguo huipil.

Al igual que los huipiles, toda la vestimenta evolucionó, del enredo azul de añil también llamado “costal”, pasaron a usar la naguilla tejida en algodón, que en ocasiones sustituyen por tela de vichi; en vez del huipil de tapar, se empezó a usar el rebozo negro de algodón, el cual llegó con las ferias comerciales de la década de 1940. En la primera mitad del siglo XX, las mujeres comenzaron a usar falda de brocados comercial y las blusas (camisas) de vuelo con contados bordados de punto de cruz.

El arte de tejer en telar de cintura, en los pueblos zoques cayó rápidamente en desuso, pero de cierta manera quedó la esencia de lo que alguna vez fue la indumentaria zoque de Tuxtla Gutiérrez.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.