La democracia sigue ¿Qué hacer después de votar?

Elecciones 2021
Foto: Isaín Mandujano

Por Maximiliano Ruíz Sánchez

Cada seis años, por estas fechas, siento la obligación de dejar los asuntos que me interesan para escribir un artículo sobre elecciones, que es uno de lo que más trabajo me cuestan. Puede comenzar así: “el domingo son las elecciones, ¡qué emociónate!, ¿quién ganará?”.

Jorge Ibargüengoitia.

Cada tres o seis años ocurre un evento de dimensiones históricas en el cual la ciudadanía se constituye como el principal actor, es esta misma quién a través de los votos transfiere la titularidad del poder hacia una u otra opción de su preferencia. En este evento los ánimos suelen estar a flor de piel, algunos votan, unos pierden y otros ganan, bastan un par de horas, cientos de boletas y la voluntad de miles para materializar la esperanza en algún proyecto de cambio desde las urnas.

Es complejo pensar que en la mayoría de las ocasiones la efervescenciademocrática termina uno o varios días después de la contienda electoral, ya que la ciudadanía regresa a sus labores diarias dejando a los asuntos públicos en manos de la clase política, debido a que se tiene la idea errónea de que el ejercicio real de la Democracia recae únicamente en el voto.

Este fenómeno encuentra su razón de ser en los procesos históricos del siglo XVIII; donde tiene su florecimiento la Democracia Liberal, la cual centraba su espíritu en el voto, ya que únicamente le importaba a la clase gobernanteburguesa que la ciudadanía votara y se alejara de la política. Siglos despuésparece que aún persisten las resistencias del discurso liberal y su relación con el ejercicio democrático, debido a la presencia de los fundamentalismos recalcitrantes de la Democracia, donde la idea principal de su razón de ser se basa en: votar y ser votado.

Hoy en día se necesita transitar hacia un modelo de Democracia Deliberativa, donde la ciudadanía se mantenga activa tras los comicios electorales. Resulta necesario que sea esta, quién se encargue y vele por los asuntos públicos a través de: la transparencia en el manejo de los recursos públicos; la creación de políticas públicas incluyentes y transversales; el acompañamiento a los procesos legislativos; la rendición de cuentas, y el correcto cumplimiento de los ejes y programas de desarrollo propuestos para los Estados y Municipios.

Transitar hacia un plano deliberativo de los asuntos públicos y la política es vital para estos tiempos, puesto que, el involucramiento de la ciudadanía nutre a la Democracia, porque: al contar con ciudadanos proactivos es más complicado para que los partidos políticos ejerzan un poder desmedido sin contrapesos eficientes, por ello es necesario que la política sea convierta en un asunto deliberativo, dondeel bien común sea el eje de dicha deliberación.

Al involucrar a la ciudadanía de manera directa se facilitan varios procesos, entre ellos; la construcción de una cultura de paz, el rescate y protección al medio ambiente; la reivindicación de los espacios y servicios públicos, así como la reivindicación del sentido de pertenencia y comunidad, por ello, construir una Democracia más allá de la elección es construir identidad, representación y ciudadanía.

Después del 6 de junio, en México se debe repensar de manera urgente el sentido de la Democracia, si se aprovecha de manera consciente y positiva la fiebre que dejo la reciente fiesta democrática, puede ser esta la coyuntura perfecta para involucrar a la ciudadanía en las tareas de la gobernanza y la consolidación de un mejor país. Entonces: ¿Qué hacer después de votar?, se pueden hacer miles de cosas, entre ellas, tomarse enserio el futuro del México, a través de la participación ciudadana en pro de la Democracia.

Contacto: ruizsanchezmaximiliano@gmail.com

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: