Sobre el Congreso Pastoral Diocesano de la Madre Tierra

jTatik Samuel Rui García al centro... Foto: Isaín Mandujano/Chiapas PARALELO

jTatik Samuel Rui García al centro… Foto: Isaín Mandujano/Chiapas PARALELO

Interesante e histórico el Congreso Pastoral Diocesano de la Madre Tierra que se celebra en San Cristóbal de Las Casas desde el miércoles 22 hasta el viernes 24, y que rematará el sábado 25 con una procesión para recordar el tercer aniversario luctuoso de jTatik Samuel Ruiz García.

Más de mil 200 personas se dieron cita el miércoles 22 en el Centro Cultural El Carmen, para hablar de su problemática que padecen cada uno de los pueblos indígenas que se circunscriben en las 57 parroquias de esa Diócesis que dirige el obispo Felipe Arizmendi Esquivel.

A decir de mi buen amigo Gaspar Morquecho, el obispo pensaba recordar a JTatik con una celebración religiosa el sábado 25 en la que participaran todos los pueblos indígenas de esa región, sin embargo los organizadores dijeron que eso no bastaba. Y que era la ocasión propicia para reencontrarlos a todos y que dialogaran entre ellos sobre sus problemas comunes y sus retos.

De hecho, nada le hubiera gustado mejor a jTatik, que verlos a todas y todos juntos en un solo evento discutiendo para poder luchar por una mejor calidad de vida. Creo que para jTatik incluso más que una celebración religiosa lo que más le hubiera gustado es ver a su pueblo que dirigió en un evento como el que celebran hoy.

jTatik es conocido también como El Caminante, pues por más de 40 años caminó los pueblos y comunidades indígenas que se dieron cita hoy, los choles, tzeltales, tsotsiles, tojolabales,  zoques y claro, también los mestizos.

Una vez más, el obispo Arizmendi Esquivel no tuvo otra opción que servir de instrumento a los pueblos indígenas para encontrarse todos. Los indígenas congregados ya estaban encaminados en su propia lucha social cuando Ruiz García se retiró en 1998 de su Diócesis y falleció en el 2011.

En el marco de la inauguración se celebró una eucaristía, se oró y cantó por la Madre Tierra. Al frente fue colocado un altar maya con frutas, legumbres, maíz, frijol, velas, flores de colores, incienso y una fotografía del extinto obispo Samuel Ruiz García, quien encabezó los trabajos de aquel Congreso Indígena de 1974, hace 40 años.

Este evento, al igual que el de 1974, tiene gran relevancia histórica porque marca la pauta de la lucha a seguir por los pueblos indígenas. La ocasión idónea para unir esfuerzos y procesos de lucha. El viernes por la tarde estaremos conocidos sin duda el acuerdo final de todos los grupos. Allá estaremos.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: