“El amor siempre gana”

A todxs mis amigxs de la comunidad LGBTTTI, que están en mi corazón y aprendo mucho de ellxs. Porque vamos a seguir caminando juntxs hasta que logremos no solo la transformación de las Leyes, sino de la sociedad.

 

Para Alex  y Checo

Contexto: Este sábado 02 de Junio se casaron en el municipio de Chiapa de Corzo, Chiapas, por el civil Alejandro Rivera Marroquín, médico de profesión, y Sergio Morales, maestrante en Derechos Humanos. Ambos con una trayectoria en la defensa de los derechos de la población Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti, Intersexual (LGBTTTI).

Foto: cortesía.

El vídeo apenas lo alcanzaba a ver y a escuchar. Las madrinas y padrinos estábamos preparándonos para armar el cortejo que recibiría a los novios. Entre el pendiente de que entráramos a tiempo; que mi vestido no se fuera a quemar con las velas que estaban en el piso; y la preocupación de todos de que no fuéramos incendiar el lugar con las luces de bengalas que llevábamos; no podía ver y escuchar bien el vídeo, que prepararon Alex y Checo para la boda. Hoy, lo vi con tranquilad.

El vídeo empieza con un recorrido histórico sobre la lucha de la comunidad gay porque se respeten sus derechos, uno de ellos, el de casarse. En este mundo donde existen bombas nucleares, telecomunicaciones, avances genéticos y se habla de derechos de hasta tercera generación hay lugares –uno de ellos era Chiapas- en donde una persona aún no puede casarse libremente con la persona que ama si es de su mismo sexo.

La boda de Sergio y Alex no es el primer matrimonio de personas del mismo sexo que se realiza en Chiapas, van más de veinte. El caso de ellos es, tal vez, un tanto particular por la exposición que ambos siempre han tenido por su respectivo trabajo como activistas, y ahora, funcionarios públicos. También porque durante la boda hubo diferentes actos simbólicos de reconocimiento a los derechos ganados por la comunidad gay en el estado.

La familia

En la segunda parte del vídeo hablan las respectivas mamás de Checo y Alex. Ellas siempre han apoyado la relación de sus hijos, su principio es muy fácil: “Queremos que sean felices”.

En lo personal, considero que la vida en pareja tiene que ser “suavecita”, pero nadie acá se va a llamar a engaño, todas y todos sabemos que la vida en pareja tiene sus idas y venidas. Cuando en esas subidas y bajadas no hay redes de apoyo y contención la situación es más difícil.

La mayoría de las parejas del mismo sexo no tienen esa red de apoyo. Muchas veces no pueden compartir con sus amistades o familia la cotidianidad que tienen en pareja y eso los pone en riesgo de sufrir violencia al interior de la relación; llegan a sufrir  agresiones cuando expresan su amor en público; en Chiapas, anteriormente, no contaban con la protección legal que otorga el matrimonio civil.

El ver que los padres de ambos bendecían su relación; que sus familias y amigos festejaron con ellos hasta el amanecer; que gritaban una y otra vez “¡Qué vivan los novios!” una puede pensar que esa red de apoyo estará en su relación, que las personas que llegaron a esa boda no pensarán más que un matrimonio de una pareja del mismo sexo es imposible o algo condenable.

La cotidianidad

 En la última parte del vídeo se muestra la cotidianidad de Alex y Checo, quienes viven juntos desde hace algunos años.

Alex y Sergio tienen una vida cotidiana como cualquier pareja: salen a trabajar, regresan a casa a descansar, se llevan con sus vecinos –que también fueron a la fiesta-, reciben amigos y familia en su departamento, van al cine, salen a cenar. La diferencia es que ellos tienen un temor que las parejas heterosexuales no tenemos. Alex en más de una ocasión ha comentado su preocupación de que él o su pareja sufran una agresión física, su miedo no es infundado, en Chiapas son varias las agresiones por homofobia y la mayoría no se documentan. Lamentablemente, en esta misma semana, hubo un crimen por homofobia en el estado.

“Que todas las noches sean noches de boda”

Toda la boda fue emotiva. Esa misma noche la pareja cumplió ocho años de relación, pero no solo por eso decidieron que sería está la fecha de su enlace, sino porque Junio es actualmente reconocido como el mes del orgullo LGBTTI.

La idea original del diseño de la boda se basó en la película el Mago de Oz con Judy Garland, y “Over the rainbow”, fue la canción emblemática que  los acompañó en diferentes momentos.

En su mensaje, a través del vídeo, se documenta la atención de la salud en la pareja, así como el tema de parejas serodiscordantes, donde una persona puede vivir con VIH y otra no.

Las personas que asistimos estábamos felices de que Alex y Sergio nos dieran la oportunidad de compartir este momento, que tal vez, creyeron no iban a tener por el impedimento legal.

Esa noche no solo festejamos su amor, también la lucha de la comunidad gay por el reconocimiento de sus derechos; el haber ganado a las y los legisladores locales el derecho que estaban negando a una parte importante de la población en Chiapas. Gozamos poder bailar en la misma pista sin reglas o cuestionamientos sobre el sexo de con quién se bailaba, besaba o compartía la noche. Festejamos la desmitificación sobre lo que significa vivir con VIH. Celebramos la libertad, el amor,  la oportunidad de pensar que es posible la construcción de una nueva sociedad.

Nota: Después de bailar esa rola de “Vaselina” y perderse en la coreografía frente a 300 invitados una ya puede hacer lo que sea. Mundo, ya nada me asusta.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.