La mente oculta o mentiras que nos liberan*

LA IMAGEN OCULTA

¿Por qué yo? Fue lo que pregunté cuando me invitaron a presentar el libro La Mente Oculta de Leandro Taub. Tenía casi nulas referencias del autor y no me sentía con las herramientas necesarias para dilucidar sobre estudios de la mente en cuestiones intuitivas y predestinación, como suponía de lo que trataba.

¿Por qué yo? Es también el cuestionamiento que nos suele acompañar durante nuestra vida. La primera pregunta que asalta cuando algo desentona nuestra cotidiana melodía. Pero no suelo quedarme quieta con los retos, siempre he pensado que nos regimos más de causalidades que de casualidades.

Creo que esta noche los aquí reunidos (y los posibles lectores del texto), teníamos que encontrarnos con Taub. Con un juego de letras y un acento puede convertirse en el término también socorrido cuando nos atemoriza algo que acontece: Tabú. Y es la palabra que puede definir cuando nos limitamos a hacer lo que deseamos.

Amor y temor, es el binomio que repetidamente va acompañándonos. Las herramientas que el también escritor y conferenciante de descendencia judío-polaca nos advierte como poderosas y útiles. Nos dice incisivo “Lo que temes oculta aquello que deseas”. No sin antes conducirte a bucear en tu interior, para hallar las coordenadas exactas donde tu alma aguarda que descubras su existencia.

Si eres escéptico en la materia o bien un incansable cazador de respuestas La Mente Oculta es un libro para ti. No pretende convencerte de nada, es más, te advierte que encontrarás sólo mentiras. Pero tal vez éstas sean las más reveladoras en este mundo tangible.

Para el autor de Sabiduría Casera y Santo Diablo “la mente es nuestra principal herramienta (…) Si educamos la mente será nuestra gran aliada. Si no lo hacemos, será nuestra gran enemiga”. En las escuelas convencionales esta materia no está autorizada. Podría ser la contraparte de todo lo que nos obligan a aprender.

Entonces, toparse con un libro que te propone jugar a creer que “no existen las casualidades y que todo sucede por algo”, nos invita a dejar atrás lo aprehendido para soñar que se puede despertar a conciencia.

“Con una mente educada podemos elegir objetivos, direcciones y organizar el presente para avanzar en nuestra búsqueda”, sentencia Taub. Y vaya que mientras avanza la lectura vamos descubriendo un sinfín de puntuales referencias que nos hace pensar: ¿Por qué no me lo había topado antes?

Con anécdotas y fábulas el autor nos revela el camino, pero no obliga a seguirlo. Desnuda la naturaleza femenina y masculina. Expone los cuatro tipos de inteligencia: intelectual, emocional, sexual y la física o mecánica. Sucede que va esclareciendo nuestra memoria con la finalidad de conocernos a nosotros mismos.

Taub no impone, sugiere. Incluso puede decirse que la lectura de La Mente Oculta contribuye a una educación mental que tanta falta nos hace en el caos mundano. Aunque el libro debería tener una advertencia: Léase bajo su propio riesgo, desde este momento la responsabilidad de su vida es sólo suya.

 

*Texto leído durante la presentación de La Mente Oculta de Leandro Taub, ed. Edaf, el lunes 25 de noviembre de 2013, en La Galería City PVC de San Cristóbal de Las Casas.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.