Satelites Mexicanos de inversores franceses

Satelites Mexicanos de inversores franceses
/
Foto: Wikipedia

Foto: Wikipedia

«Tengo el honor de venir a la Guayana Francesa en representación del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Enrique Peña Nieto, para compartir con ustedes este gran momento de avance tecnológico satelital para nuestro país, al haberse lanzado el satélite Bicentenario. « – Inicio del discurso del Secretario de Comunicaciones y Transportes Gerardo Ruiz Esparza, durante el lanzamiento del Satélite Bicentenario en la Guayana Francesa.

Una de las primeras personas que plasmó la idea de enviar artefactos al espacio para servir de repetidores de señales (que eso son los satélites de comunicaciones) fue del escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke quién describió que se podría colocar un artefacto a una altura determinada en el espacio de tal forma que no estuviera demasiado lejos como para alejarse al infinito y no estuviera demasiado cerca como para caer nuevamente a la tierra, se lograría que el artefacto estuviera «fijo» en esa órbita. Esa órbita también es conocida como Geoestacionaria u Órbita de Clarke o Cinturón de Clarke.

Órbita Geoestacionaria o Cinturón de Clarke

Órbita Geoestacionaria o Cinturón de Clarke

Para que la idea de Arthur C. Clarke se hiciera realidad debieron ocurrir eventos desafortunados como lo fue la Segunda Guerra Mundial que permitió un tremendo impulso para la tecnología de los cohetes de propulsión y de telecomunicación. Fue así que al terminar la Gran Guerra y al principio de la Guerra Fría, estados unidos y la desaparecida URSS comenzaron la Carrera Espacial llevando a la práctica la construcción del primer artefacto que se podría considerar el primer satélite artificial y que llevó el nombre de Sputnik (Amigo en ruso) y que tan sólo era una esfera de metal con 4 antenas, baterías y un radiotransmisor en su interior que emitía una serie de tonos.

https://www.chiapasparalelo.com/wp-content/uploads/2014/01/archivosonoro-2007-09-25-42490.mp3

Descarga la grabación del Sputnik (Clic derecho Guardar como…)

 

La Órbita Geostacionaria se encuentra aproximadamente a 36,000 kilómetros en el espacio, contando a partir del nivel del mar y justo sobre el Ecuador. Al poder estar «fijos» se pueden «subir» satélites para comunicar a países completos desde telefonía, radio, televisión, incluso Internet.

Pero hay un inconveniente, la cantidad de satélites que pueden entrar es limitado, de hecho la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) considera a la Órbita Geoestacionaria como un Recurso Natural Limitado (o ROE por sus siglas en inglés) y para los países es de un gran valor estratégico poder contar para su uso un espacio dentro de la Órbita Geoestacionaria. Contar con un espacio dentro de la órbita Geoestacionaria es todo un éxito como País.

México consiguió obtener 2 espacios (slots) en la Órbita Geoestacionaria y así fue como comenzó su aventura en 1982 para colocar sus primeros satélites el Morelos I y II que eran operados por Telégrafos de México, terminada su vida útil estos satélites fueron sacados de órbita para acomodar en su lugar los Solidaridad I y II para 1995 se inicia la privatización del servicio fijo satelital de Telégrafos de México pero con participación estatal.

En los años siguientes y bajo la dirección de SATMEX S.A. de C.V. se ponen en órtita los satélites SATMEX I hasta llegar al SATMEX 8 en el 2013.

Debido a las Reformas Constitucionales el 2 de enero de 2013 la compañía francesa Eurotelsat realiza la adquisición del 100% de SATMEX por un monto de 831 millones de dólares, cosa que me pareció raro pues no observé ninguna queja en ningún medio de los mexicanos debido a esto, ¿será porque no nos interesan estos temas técnicos? o ¿será porque aún seguían pasando la telenovela o las series de FOX y Warner?

 

«El primer gran ejemplo que tenemos -de los beneficios de la reforma- es que permitió que viniera Eurotelsat a adquirir Satmex, esa es la mejor muestra del interés que hay en nuestro país… no tengo duda de que ellos estarán pensando en colocar nuevos satélites y hacer nuevas inversiones en el arco orbital mexicano» – Jorge Juraidini director de Telecomm.

 

Y así a veces me da la sensación de que nos vamos quedando sin nada, tal vez así comience a orbitar en nuestra cabeza que hay que invertir en nuestros cerebros y no en los recursos cada vez más escasos. Tal vez si invertimos en nuestra autoeducación no nos podrán privatizar del todo.

Antes que lo olvide, según la Red de Vigilancia Espacial de los Estados Unidos (http://www.stratcom.mil/) actualmente en el espacio exterior se encuentran orbitando alrededor de nuestro planeta más de 24,500 objetos de los cuales alrededor de 8,000 son satélites de comunicaciones de los cuáles tan sólo 560 funcionan, lo demás es basura espacial.

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.