El festejo más largo de México en Tuxtla: Las Virgenes de Copoya

Las Virgenes de Copoya no pueden ser fotografiadas sin estar envueltas. Foto: Mag Servan/ Chiapas PARALELO.

Las Virgenes de Copoya no pueden ser fotografiadas sin estar envueltas. Foto: Mag Servan/ Chiapas PARALELO.

Son las Virgenes más veneradas en México. Su festejo, este año, se prolongará por 53 días. Las Virgenes de Copoya, así se les llaman en Tuxtla Gutiérrez a la Virgen de Candelaria, la Virgen del Rosario y María de Olachea, la última es una imagen de Santa Teresa, están siendo festejadas desde el pasado 30 de enero y la fiesta seguirá hasta el 13 de abril.

Durante estos 53 días las tres Virgenes serán recibidas en 45 casas de diferentes zonas de la capital. En algunos hogares estarán por dos días.

Las Virgenes permanecen durante todo el año en una ermita del Ejido Copoya, ubicado en  la parte alta de Tuxtla Gutiérrez. Dos veces al año bajan en una procesión las tres imágenes, que son colocadas en cajas de madera,  envueltas en petate y adornadas con flores. Bajan de Copoya a Tuxtla Gutiérrez –unos tres kilómetros-.

La primera vez que bajan es el 30 de enero, para festejar a la Virgen de Candelaria, y sube el día de Domingo de Ramos, que este año será el 13 de abril por ello en está ocasión  la fiesta se prolongará más. La segunda, es para la celebración de la Virgen de Olochea que es del 14 de Octubre al 23 de ese mismo mes.

Danza de Yomoetzé realizado por mujeres zoques. Foto: Mag Servan/ Chiapas PARALELO.

Danza de Yomoetzé realizado por mujeres zoques. Foto: Mag Servan/ Chiapas PARALELO.

Durante los días de veneración de las Virgenes en Tuxtla se realizan las danzas de apapok etzé y yomoetzé así como la danza ritual de la “robadera”, que simboliza la obtención de frutos y semillas sagradas que permitirán buenas cosechas para el siguiente ciclo agrícola.

Como la mayoría de las celebraciones, en ésta se mezcla la religión con las creencias prehispánicas. Las danzas se ofrecen al Sol, a la madre Tierra y se pide por mejores cosechas.

También se realizan los tradicionales joyonaques, que son ramilletes de flores. Se florea –se da nombramiento- a los maestros de la mayordomía y se ofrece comida tradicional zoque como: el guacasiscaldu, que es como caldo de res; chanfaina, vísceras de res; frijol con carne; niguijuti, entre otros.

La procesión durante la bajada de las Virgenes de Copoya. Foto: Mag Servan/ Chiapas PARALELO.

La procesión durante la bajada de las Virgenes de Copoya. Foto: Mag Servan/ Chiapas PARALELO.

La “bajada de las Vírgenes de Copoya” es la celebración zoque más popular en Tuxtla. Hace algunos años la Iglesia Católica participaba en la celebración, pero desde que se dio el rompimiento entre la mayordomía y los jerarcas de la diócesis de Tuxtla, los que continúan con el festejo  son los fieles de las Virgenes y los integrantes de la mayordomía zoque.

VIRGENES DE COPOYA

Foto: Mag Servan/ Chiapas PARALELO.

Los parachicos también participan en la celebración. Foto: Mag Servan/ Chiapas PARALELO.

Los parachicos también participan en la celebración. Foto: Mag Servan/ Chiapas PARALELO.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.