Celebración zoque del equinoccio en Cerro Ombligo. Fotos: Pepe Espinosa

Atzipänntäwä, Hermanos somos uno Celebración zoque del equinoccio en Cerro ombligo. Fotos: Pepe Espinosa

Atzipänntäwä, Hermanos somos uno
Celebración zoque del equinoccio en Cerro ombligo. Fotos: Pepe Espinosa

Foto: Pepe Espinosa

Foto: Pepe Espinosa

Atzipänntäwä, Hermanos somos uno

Celebración zoque del equinoccio en Cerro ombligo

Debieron pasar muchos años, siglos tal vez, para que de nueva cuenta las piedras milenarias de Cerro Ombligo sintieran y vibraran con el sonido del tambor y el carrizo, para que las escalinatas y vestigios de columnas volvieran a estremecerse con el golpe rítmico de las danzas, para que en el cielo del mediodía más mediano del año volvieran a brillar los colores de las ropas y los penachos.

Atzipänntäwä, Hermanos somos uno Celebración zoque del equinoccio en Cerro ombligo. Fotos: Pepe Espinosa

Foto: Pepe Espinosa

Hace muchos años, siglos para ser exactos, en el esplendor de este sitio ceremonial debieron ser otras danzas y otros sonidos, como distintos son ahora las ropas y los trajes de quienes llegamos; pero en el fondo este cerro rodeado por milpas marchitas, viveros de tomate y algunos ranchos, se convirtió por unas horas que pueden leerse como siglos, en lo que proféticamente anuncia su nombre, en el cerro ombligo de la cultura zoque contemporánea.

Atzipänntäwä, Hermanos somos uno Celebración zoque del equinoccio en Cerro ombligo. Fotos: Pepe Espinosa

 Foto: Pepe Espinosa

Tenía que ser también la ceiba espléndida y robusta,  raíz de la tierra mirando al cielo y árbol sagrado de los pueblos de esta parte del mundo, el espíritu guardián que dio la bienvenida al más de centenar de hombres, mujeres, jóvenes y niños que participaron en la celebración del equinoccio de primavera, este viernes 21 de marzo, en el sitio ceremonial de Cerro Ombligo, en el municipio chiapaneco de Ocozocoautla de Espinosa.

Foto: Pepe Espinosa

Foto: Pepe Espinosa

La convocatoria para esta inédita celebración corrió a cargo de Armando Ovilla, Jorge García, Alejandro Burguete y Pepe Espinosa, los tres primeros integrantes de agrupaciones tradicionales zoques de los municipios de Tuxtla Gutiérrez, San Fernando y Ocozocoautla, respectivamente. La razón de ello fue simple: recuperar una fecha representativa en el calendario ritual de los antiguos zoques ligada especialmente al ciclo agrícola, al ciclo de la vida, pero que al paso de los siglos fue perdiéndose entre las fiestas de carnaval, la cooptación más reciente del ceremonial cervecero.

Foto: Pepe Espinosa

Foto: Pepe Espinosa

Para llegar a Cerro Ombligo la procesión tuvo que recorrer 3 kilómetros desde el parque central de Ocozocoautla, sortear el embate de moto taxis que como epidemia inundan sus calles, recibir aplausos y gritos de júbilo de niños de una primaria que estaba al paso y enfilarse por camino de terracería hasta llegar al sitio. La caravana fue recibida por el maestro Alejandro Burguete, sahumada por el ramilletero Armando Ovilla y se dispuso de un pequeño altar para colocar jäyäna’ke, ramilletes elaborados entre otros por el maestro Jorge García.

Foto: Pepe Espinosa

Foto: Pepe Espinosa

Don Cecilio, rezador zoque de Tuxtla, fue quien pronunció las palabras ceremoniales de permiso y agradecimiento a la madre tierra y al padre sol, y entonces dieron inicio las danzas tradicionales: napapäjketze, danza de la pluma de guacamaya de Tuxtla Gutiérrez; kanhntzawi’etze, danza del tigre-mono de San Fernando y la danza de carnaval de Coita. Para refrescarse se ofreció kakawaye’ujkuy, pozol de cacao y al final tamalitos de chipilín en un sitio cercano.

Foto: Pepe Espinosa

Foto: Pepe Espinosa

Así fue esta celebración inédita, a la que muchos prometieron recuperar en los tiempos por venir. Así fue como Cerro Ombligo permitió celebrar el Atzipänntäwä, Hermanos somos uno, celebración que en verdad nos hizo uno al pie de la ceiba y bajo el sol intenso de Ocozocoautla.

Foto: Pepe Espinosa

Foto: Pepe Espinosa

2 Comentarios en “Celebración zoque del equinoccio en Cerro Ombligo. Fotos: Pepe Espinosa”

  1. JUAN LUIS ALVAREZ GALDAMEZ
    20 abril, 2016 at 13:28 #

    ES UN LUGAR PRECIOSO EN MI MUNICIPIO, TUBE LA OPORTUNIDAD DE VISITARLO VARIAS VECES HAYA POR EL AÑO DE 1991 CUANDO NOS HIBAMOS DE PINTA ESTANDO EN LA PREPARATORIA CON MIS AMIGOS.

  2. JOSE ALFREDO RAMIREZ MORALES
    25 marzo, 2014 at 11:33 #

    ES UN GUSTO SABER QUE EXISTE LA IDEA DE SALVAR Y PROTEGER EL MONTICULO DEL CERRO EL OMBLIGO, EL CUAL VISITABA CON AMIGOS CUANDO ERAMOS ADOLECENTES SECUNDARIANOS…..POR CIERTO EN EL CAMINO ENCONTRABAMOS RESTOS DE JADE……SE COMENTABA EN LOS AÑOS 80s QUE UNOS EXTRANJEROS SE HABIAN LLEVADO UN PEDERNAL DE JADE DEL LUGAR….

Responder a JOSE ALFREDO RAMIREZ MORALES Haga clic aquí para cancelar el reenvío

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: