Aquél que estudia está trabajando para la sociedad

Foto © Tate Archive Photographic Collection

Aquél que estudia está trabajando para la sociedad tanto como el que más tarde utiliza las capacidades adquiridas en sus estudios para ejercer una profesión.
– Joseph Beuys

La mayor parte de los miembros de la universidad (los estudiantes) carece hoy de libertad, porque no dispone ni por asomo de la suficiente seguridad material para realizar sus estudios. Hay que liberar al alumno de la necesidad de buscar los medios financieros necesarios para su formación, trabajando a media jornada o en empleos eventuales, durante el curso o en unas vacaciones que deberían servir más bien para estudiar y descansar. (Por no hablar de la lucha por conseguir becas ni de la distribución injusta de las mismas). Si los estudiantes recibieran realmente los fondos que necesitan para asegurar materialmente sus estudios, se habría logrado hacer realidad el derecho fundamental a la formación.

Aquél que estudia está trabajando para la sociedad tanto como el que más tarde utiliza las capacidades adquiridas en sus estudios para ejercer una profesión. Si la actividad del estudiante no se remunera, es porque no quiere atenderse a la realización del derecho fundamental a la igualdad de oportunidades para el desarrollo intelectual de todas las personas. La formación y la posibilidad de estudiar eran y son un privilegio que están financiado por los privilegiados. Los privilegios de una determinada capa de la sociedad se transmiten así de generación en generación.
Habría que proporcionar información a una mayoría de la población para que decidiera en votación directa qué proporción del capital libre (producto interior) debe dedicarse a la financiación de la formación. De esta forma se redactarían leyes que garantizaran la posibilidad de disponer de fondos necesarios para estudiar y mantenerse durante la carrera. Según el principio de Universidad libre, el apoyo económico de los estudiantes es la vía adecuada para financiar la universidad desde abajo, de acuerdo con la voluntad de formación.

Fondos para:

  • Alimentos
  • Ropa
  • Vivienda
  • Retribución al profesorado
  • Mantenimiento y ampliación de las instalaciones universitarias

 

La universidad libre luchará por equiparar los exámenes libres que serán preparados por profesores libres, no pertenecientes al funcionariado del Estado.

Certificados que el profesor Joseph Beuys expedía a sus estudiantes, aún con la negativa del propio instituto.

Los estudiantes son los únicos dueños de realizar, si así lo desean, un examen de Estado en la universidad libre. Una vez lograda la equiparación en este sentido, nadie podrá seguir creyendo en la necesidad de los exámenes de Estado (pej. Para controlar el rendimiento tanto de alumnos como de profesores), de esta manera nadie se hace responsable de la incapacidad de aquellos estudiantes que pueden mostrar un título por haber pasado el examen de Estado, por el contrario, los profesores libres se hacen personalmente responsables al firmar el certificado de aptitud que dan a sus estudiantes libres.

El presente texto es parte del Borrador del proyecto de universidad libre del artista alemán Joseph Beuys

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: