En busca de la máscara de Pakal y la misteriosa historia de Palenque

K’inich Janaab ‘Pakal, rey maya de Palenque. Cortesía: Ancient History.

*Alberto Ruiz, arqueólogo, y su equipo descubrieron en 1952 la Tumba del K’inich Janaab’ Pakal, en el interior del Templo de las Inscripciones. Pero, es hasta inicios del Siglo XXI, cuando dos restauradoras lograron reconstruir su máscara de mortuoria, dando paso a revelar el rostro de uno de los gobernantes mayas más importantes del México prehispánico.


Kʼinich Janaabʼ, Pakal murió en el 683 de nuestra era, gobernó la ciudad de Palenque durante 68 años, inició un linaje que nutrió de belleza a un pueblo. Doce siglos después, un arqueólogo descubrió la tumba al interior de una pirámide, por lo que comenzó a revelarse el carácter del rey.

Por ello, iniciando el XXI, dos mujeres construyeron la máscara mortuoria del rey pakal, como resultado de esto revelaron el rostro del emperador. Hay tres momentos en el tiempo que permitieron reconocer la historia de esta reconstrucción.

Por lo anterior, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), comparte el documental En busca de un rostro Kʼinich Janaabʼ Pakal de Palenque. Este trabajo da a conocer que, en la antigüedad se le nombraba bakal (hueso) o lakam ha (aguas grandes) al reino de Palenque.

Además, el documental cuenta que, en el tiempo en que los españoles comenzaron a poblar el territorio americano, la ciudad maya tenía más de 600 años de abandono. En 1567, Fray Lorenzo De la Nada, fundó un pueblo cerca de esta ciudad; en ese entonces la región era conocida por los choles, como Tulum o tierra de casas fuertes, por lo que, lo tradujo como Palenque que significa fortificación.

“En el Siglo XVIII, una expedición de algunos españoles parientes del cura Ramón Ordóñez y Aguiar, se internó en la selva y descubrió el nacional de Palenque. Entonces lo comunicaron al Obispo Ordóñez y Aguiar y este quiso venir a conocer la ciudad, pero empezaron a mandar expediciones desde España a ver esa gran ciudad extraordinaria que habían encontrado ahí”, dice Mercedes De la Garza, historiadora.

Es así como, la primera expedición formal fue encomendada a José Antonio Calderón, teniente, pensaba que la ciudad había sido construida por los romanos o nobles españoles. Antonio Bernasconi, para realizar estudios más detallados, así como elaborar planos de algunos edificios y definir quienes habían construido la ciudad.

Asimismo, comparten que, la última expedición del Siglo XVIII, la llevó a cabo Antonio de Río y Ricardo Armendáriz, dibujante; describieron el lugar y realizaron las primeras excavaciones, recuperando 32 objetos, los cuales fueron enviados a Madrid.

Hacen un regresando al pasado, comparten que, en el año 603 de nuestra era, Sak K’uk “Quetzal Resplandeciente”, dio a luz a Kʼinich Janaabʼ Pakal “Gran Sol Escudo”.

Pakal registró su nacimiento en una fecha que coincidía con el nacimiento de la gran diosa madre, según los registros que aparecen justamente en el Centro de la Cruz” expuso De la Garza.

Respecto a la máscara de Pakal, en el documental mencionan que, la restauración de esta se dio porque fue prestada por el Museo de Antropología, para la exposición Descubridores de Tesoros en Mesoamérica.

“Fue muy claro que el estado de conservación del soporte, no permitirían su exhibición, ni que la pieza fuera manipulada” dice Sofia Martínez del Campo, restauradora del INAH.

Laura Filloy, restauradora del INAH, dice que, lo primero que hicieron fue ver su historia a través de la grafica de las publicaciones, encontraron la existencia de al menos tres montajes, lo que les dio a entender que la pieza, en imagen había cambiado a lo largo de la historia.

“Don 210 fragmentos de piedra verde, 4 de concha nácar y 2 de obsidiana gris, ¿Cómo resolver este rompecabezas de una manera ordenada y sobre todo apegada a la realidad?, o sea no queríamos caer en un montaje que no tuviera nada que ver con el original”, comenta Filloy.

Añade que, en el momento de la descomposición del rostro, la máscara se desplomó a un lado, aun así, los mosaicos guardaron cierto orden, que permitió reconocer su orden en el montaje original.

“Con nosotros estuvo trabajando un equipo de antropólogos físicos de la Dirección de Antropología Física del INAH”, menciona la restauradora.

Por otro lado, en un trabajo de investigación realizado por María Elena Vega Villalobos, Doctora en Estudios Mesoamericanos, menciona que Pakal fue el gobernador más conocido de la antigua civilización maya.

Vega añade que, en los textos jeroglíficos de Palenque se ve el nombre de Pakal asociado a numerosos títulos, el más importante es el de K’uhul B’aaku’l Ajaw’, señor sagrado de B’aaku’l, emblema usado solo por los gobernantes. Kalo’mte’, es otro de los títulos, el cual denotaba un cargo político supremo.

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d