Familia Mandujano; los últimos alfareros de San Cristóbal de las Casas

De generación en generación, ha prevalecido el oficio. Cortesía: Mónica Solorzano Gil.

*Con cinco generaciones de artesanos alfareros, la familia Mandujano se ha vuelto la última familia alfarera de San Cristóbal, destacan que este oficio simboliza una tradición familiar y además, es sumamente complejo de realizar.


En San Cristóbal de las Casas, desde hace 44 años, Cristóbal Mandujano Rosas se ha dedicado al trabajo de la alfarería. Cristóbal comenzó desde muy corta edad con su padre, en un pequeño taller ubicado en la calle Aguascalientes del Barrio de San Ramón, en donde su trabajo es la principal característica que representa a dicho barrio ya que son los últimos alfareros que continúan trabajando en aquel municipio.

“Mi papá, mi abuelo y mi bisabuelo también se dedicaban a la alfarería” señala Cristóbal, siendo él la cuarta generación de los artesanos de su familia que han continuado con este oficio.

Fachada del taller “San Ramón”, donde trabajo Cristóbal y sus hijos. Cortesía: Mónica Solorzano Gil.

En este taller de alfarería, Cristóbal y su familia dedican al menos cinco horas diarias a la elaboración de cada una de las piezas que venden. Con ayuda de sus hijos Verónica Mercedes, Miguel Ángel, Ricardo Cristóbal y Daniel de Jesús, este negocio ha ido prosperando y, sobre todo, esta familia ha ido preservando la tradición de moldear el barro con las manos.

“La alfarería es muy bonita y hay que tomarle mucho cariño para ser alfarero porque requiere de mucho tiempo y mucho esfuerzo y eso es lo que les he inculcado a mis hijos para que aprendan bien y a que no se pierda nuestra raíz” añade.

Cabe destacar que dicho oficio, tiene también su grado de complejidad, puesto que hay que seguir de manera rigurosa cinco pasos para la elaboración de las piezas.

Primero la preparación, en donde la materia prima es amasada para que la humedad y demás partículas se distribuyan homogéneamente y para sacar cualquier burbuja de aire que tenga en su interior (lo que puede provocar explosiones durante el horneado o quema).

Lo siguiente es el secado y pulido, considerada la fase más importante para la creación de la obra es el secado y el pulido. La pieza se deja al aire hasta que se seca y endurece lo suficiente. Esta fase es denominada «estado de cuero».

En seguida va el horneado. Ya una vez secada la pieza, ésta es llevada al horno, en donde pierde la humedad química y adquiere una mayor resistencia y sonoridad. Puede ser que con esta cocción la pieza ya se dé por acabada, como es el caso de la alfarería artesanal, o que aún requiera de horneados posteriores, como sucede en la cerámica.

Finalmente, la decoración y el vidriado, paso que es a veces varia puesto que no siempre la pieza va adornada. Si la pieza va decorada, hay que volver a hornearla tras la decoración.

Una pieza de alfarería terminada va desde pesos y la más grande se encuentra alrededor de los 250 pesos por lo que comprarlas es relativamente barato y con ellos, se apoya a la economía de las familias artesanas.

Cada pieza varia de precio dependiendo el tamaño, pero aún así, se mantienen en un rango accesible. Cortesía: Mónica Solorzano Gil.

Cristóbal segura que afortunadamente cuentan con sus clientes, que en ocasiones les hacen pedidos especiales que llevan su tiempo, pero gracias a que es un negocio familia, tanto él como sus hijos le ponen “manos a la obra” para cumplir con los requerimientos del cliente.

Además, destaca que, como artesanos, cada día tratan de mejorar sus técnicas de elaboración de las piezas, para hacer lo mejor que puedan y satisfacer las necesidades de quienes acuden a ellos buscando las piezas que necesitan para la decoración de sus hogares o negocios.

“Estamos para servirles” finaliza Cristóbal, invitando a la población a que consuma local para ayudar a la economía de las familias chiapanecas.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: