¿Por qué el pueblo maya adoraba a las serpientes, jaguares y quetzales?

El jaguar, nombrado B’alam, era uno de los animales sagrados para los mayas que con mayor frecuencia buscaban representar en sus nombres; también los quetzales y las serpientes. Cortesía: Reino Animalia.

*Julia Leticia Moscoso Rincón, arqueóloga del INAH, se ha especializado en investigar todo lo referente a la cultura maya, por ejemplo, el significado de los nombres de los gobernantes de las principales ciudades; con esta investigación explica cuál era la lógica mediante la cual, ellos elegían sus nombres, mismos que fueron plasmados en las estelas de los sitios arqueológicos. 


Chiapas es tierra de pueblos valientes, como lo fueron en su momento los mayas, quienes habitaron gran parte del territorio mexicano, sobre todo, el sur del país. La época del esplendor maya ocurrió durante los siglos III al X de nuestra era, en el denominado período Clásico, el cual se subdivide en dos: Temprano (250-600) y Tardío (600-900/1000), mismo que permitió enmarcar el mayor desarrollo de la religión, la política, la economía, las ciencias y las artes de los mayas antiguo.

De acuerdo con Julia Leticia Moscoso Rincón, arqueóloga del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Chiapas, es común que hoy en día se piense que esta civilización haya desaparecido, sin embargo, esta es una idea errónea ya que los mayas continúan entre nosotros a través de los diversos grupos étnicos que siguen habitando el territorio chiapaneco y que nutren nuestra cultura.

Al final del periodo clásico, las diversas ciudades que construyeron en la entidad fueron abandonadas, pero en ellas se indican, a través de los glifos de las estelas los nombres de las personas que gobernaron dichas ciudades.

«Los gobernantes mayas durante el clásico van a tener dentro de sus nombres ciertos significados, utilizan el nombre de ciertos animales sagrados, de ciertas divinidades en donde esto les va a dar poder o se tiene la creencia que a partir de los nombres van a tener cierto poder político y económico frente a sus adversarios” señala la investigadora del INAH.

Es así, como los gobernantes mayas, al momento de tomar su nombra para erigirse, incluían en el nombre el prestigio personal, así como las riquezas pudieran obtener para su ciudad y el engrandecimiento de la élite, o bien, algunos intercambios artesanales que obtenían, por ejemplo, algunas joyas que solo ellos por el papel que ejercían, podían portar antes de los demás ciudadanos.

Entre los elementos que integran a los nombres de los gobernantes mayas, se incorporan alguno para referirse a las divinidades, sobre todo tomando el nombre de, cómo menciona la arqueóloga, animales sagrados, pero también las armas o artefactos de guerra, lugares sagrados, así como partes del cuerpo humanos, sobre todo el corazón y la cabeza.

“En el caso de los animales sagrados, con mayor frecuencia era tomado el jaguar, como animal único, por ejemplo, Itzamnaaj B’alam, gobernante de Dos Pilas o bien, como animal fantástico, es decir, siendo una unión con otro animal, como K’an B’alam (serpiente-jaguar), quien gobernó la ciudad de Palenque. Otros nombres de los animales sagrados incorporados son el ciempiés, donde la mayoría de los gobernantes de Toniná lo usaron; y la tortuga, usada en Piedras Negras” destaca.

Tabla que ejemplifica algunos de los apelativos más usados por las autoridades mayas en las distintas ciudades que habitaron. Cortesía: Julia Leticia Moscoso Rincón/Fundación Mente Cultural/Facebook.

El jaguar, el animal fue sagrado por excelencia, puesto que se le atribuía una vinculación con el inframundo y la muerte, también se le conoce como el sol nocturno y es una de las divinidades que se encuentran en el inframundo. En cuanto a los lugares sagrados, éstos fueron usado con muy poca frecuencia

Además, en cuanto a fenómenos celestes destacan el rayo (K’awiil y Chaak) y el sol (K’inich), elementos que estuvieron presentes en un gran número de nombres. La tradición de repetir nombres entre los gobernantes mayas fue una costumbre frecuente en la mayoría de las ciudades, sin embargo, hay algunas en las que dicha práctica no se implementó.

En el caso de las partes del cuerpo. En el caso de la cabeza, es porque se tenía la idea de que refiere a las funciones de raciocinio y el estatus social del gobernante frente a sus gobernados, haciéndose al poder que ostentaba el mismo en la toma de decisiones indicando el éxito o el fracaso en la función político administrativa y religiosa. El corazón indicaba el temperamento del gobernante, así como su estado de ánimo, el poder que reflejaba.

El uso de los artefactos de guerra, el significado de las armas en la sociedad mayas es que eran consideradas como emblemas de vigor y poder. Entre los más utilizados de encuentra Took, qué significa pedernal y Pakal, cuyo significado es escudo.

“En la mayoría de las ciudades mayas, los gobernantes optaron por repetir el nombre de alguno de tus predecesores que representó en su momento prestigio, poder y legitimación. Según el sistema de parentesco y la cosmovisión maya, en las comunidades modernas, repetir un nombre representa la reencarnación del abuelo, es decir, los hijos son vistos como abuelos renacidos, por lo tanto, la palabra mam tiene un nombre del significado: abuelo y nieto” finaliza Moscoso Rincón.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: