Chiapaneco gana Premio Nacional de Novela Breve «Amado Nervo 2020»

El jurado nombró a “La nana Concepción” firmada con el seudónimo Harpócrates como la obra ganadora, que pertenece al escritor Luis Antonio Rincón García. Cortesía: UAN

*En la obra ganadora: La nana Concepción, se entrelazan las miserias de la vida como protagonistas, puede sentirse el poderío mismo de la existencia, escrita desde la entraña, posee hilos melodramáticos que hermanan los elementos de la tierra con el agua.


Luis Antonio Rincón García, escritor, guionista y columnista originario de Tuxtla Gutiérrez, obtuvo el Premio Nacional de Novela Breve Amado Nervo 2020, donde el jurado calificador conformado por Enriqueta Nava Gómez, Federico Corral Vallejo y Guadalupe Ángeles, coincidieron que la obra «La nana Concepción», debía llevarse la importante distinción.

A través de una entrevista el escritor compartió que, “La nana Concepción”, aunque no lo menciona de manera abierta, es una historia que se desarrolla en Oaxaca, donde Concepción es una anciana afrodescendiente con fuertes raíces zapotecas que vive la inundación de su casa, una mujer que afronta el desafío de la vida y la adversidad sin quejarse tanto de ella, ni hacerle mucho caso al dolor, sino que se enfrenta con un temple de guerrera.

La nana Concepción es una mujer apegada a la tierra como elemento y queda descolocada con el agua, además el destino la ubica bajo el mismo tejado con la hija de quien ella más odia en la vida, juntas tienen que enfrentar no solo el hambre y la enfermedad de la joven, sino a un cocodrilo, pues cuando la tormenta se calma empieza a rondarlas.

Rincón García agregó que, es una novela breve al no pasar las 100 páginas, trata de los procesos de reconciliación que se puede dar ante la adversidad y la unión de fuerzas, incluso la comprensión de cómo se va transmitiendo o heredando el poder, control y fuerza.

La escribí muy a mi gusto, me han publicado 18 libros, este ha sido uno de los que más he disfrutado, tarde haciéndolo, a veces hacia 1 o 2 páginas cada vez que me sentaba, me detenía buscando la palabra precisa que describía lo que yo quería decir, fui disfrutando la construcción de frases, de repente el jurado las llama poéticas lo cual yo agradezco, es un halago fantástico. La escribí para mi sin urgencias, sin pesarme el que yo avanzara, dijo el guionista.

Cuando termino de escribir su obra, se la envió a sus amistades, quienes son sus primeros revisores y críticos, una de ellas le devolvió el escrito con sus anotaciones junto a la convocatoria del concurso Amado Nervo, sin embargo, estaba por cerrar y no le daba tiempo de una segunda revisión profunda, ya que, como mencionó suele tardar más revisando que escribiendo.

El escritor mandó su obra sin muchas expectativas, sin imaginar que obtendría el primer lugar, le hicieron llegar el dictamen de la premiación, que para él resulta muy halagador e incluso comprometedor.

Sin duda, es una historia genuina, redonda y original, sin desperdicio. Lo principal en su narración es la emotividad que despierta la capacidad de asombro, además de las ganas de seguir leyendo, aun cuando la historia ha terminado. Posee además costumbres, creencias y voces de nuestros pueblos originarios, que la enriquecen. Pocas narraciones existen de corto aliento que nos permitan disfrutar la lectura con tal intensidad, ello gracias a las hazañas vividas por las protagonistas, menciona el dictamen,

Rincón García mencionó que, ante lo expuesto se quedó con un vacío de palabras y sorprendido, incluso dijo que el sonido de las emociones que deberían de haber estaban opacadas por el deslumbramiento.

Por donde se vea o se juzgue el texto, ya sea por el ritmo, o el manejo de las figuras literarias, así como su vasta imaginación, la historia tiene muchos elementos para realizar un guion cinematográfico de gran efectividad. Se hace notar además que en la obra se pasa de lo particular a lo universal, tal como debe suceder en la buena literatura, finaliza el dictamen.

Por otro lado, compartió que empezó en la escritura cuando tenía 32 años, un par de amigas le habían sugerido intentarlo, además cuando estudió la maestría en Argentina, al finalizar presentó su tesis, uno de los sinodales era Alcira Susana Argumedo, socióloga, política y docente universitaria, quien le invitó a intentar la ficción.

Al tener la sugerencia de tres mujeres inteligentes, al regresar a México en agosto de 2005, empezó a escribir con una intensión narrativa, el resultado fueron tres cuentos para adultos, decide mandarlo a concurso, esperando que le dieran un dictamen, sin saber que solo se lo otorgan a las obras ganadoras.

Itzelina y los rayos del sol. Cortesía: ELEM

El escritor añadió que, ganó un primer lugar en el concurso de una radiodifusora, 4 meses después, escribió un par de cuentos cortos infantiles una de ellas se llama “Itzelina y los rayos del sol”, con esta ganó el Premio Internacional de Cuento Corto Infantil AMEI/WAECE, posterior a ello, obtuvo una mención honorifica, todo esto a los 11 meses que empezó a escribir.

Aunque contaba con ciertas habilidades, reconoce que le faltaba técnica, conocimiento, y herramientas lingüísticas narrativas, que fue adquiriendo después de errores, perdidas, y asistir a talleres.

Rincón García intercalaba historias de adultos y para niños, hasta que durante varios años se enfocó de manera especial a la literatura infantil y juvenil, obtuvo varios premios como el: Premio internacional de narrativa infantil y juvenil Invenciones, Premio de cuento Porrúa, Premio Bellas Artes de Teatro para Niñas, Niños y Jóvenes «Perla Szuchmzcher», Premio de Novela Juvenil Norma FeNAL. Ahora por decisión personal está volviendo un poco a la literatura para adultos, “la otra literatura”.

Comentó que, la inspiración para sus escritos llega cuando está trabajando, sin embargo, hay una búsqueda consciente de temas, muchas ocasiones explorando dentro de sí mismo, en otras a partir de lo que escucha y ve en su entorno, ya que no hay un camino único para escribir historias.

Añadió que, una vez que tiene un tema y al personaje, empieza a escribir la historia alrededor de ello, asimismo, utiliza las escaletas de como puede ir una historia, incluso evaluando donde puede mejorarla y hace un proceso de investigación.

Por ejemplo si voy a tratar sobre una mujer zoque hago una investigación sobre la cultura zoque, si mi personaje va a caminar por las calles de Buenos Aires me sumerjo en el mapa actual de Buenos Aires, como se movería, en que camión, si va a tener algún tipo de problema mental hay que revisar toda la bibliografía posible de tal forma que tengas información, que muchas veces no vas a usar, pero que si se percibe en la historia, porque tu tienes más firmeza a la hora de plantear las características de un personaje, explicó el escritor.

Dio a conocer que, el gran tema en sus escritos es Chiapas y sus distintas variantes, señaló que el Consejo Estatal para las Culturas y las Artes de Chiapas (Coneculta) Chiapas hizo una convocatoria para publicar y uno de sus libros fue seleccionado, esta trata sobre Chiapa de Corzo.

Resultados de la convocatoria. Cortesía: Coneculta.

Asimismo, la obra con la que ganó el Bellas Artes está ambientado en Chiapa de Corzo, un libro que le publicaron en Ecuador ocurre alrededor del Volcán Chichonal, en su libro de cuentos infantiles “Ábrase en noches de tormenta” estan pensados en Arriaga, El Chichonal, Jiquipilas y Tuxtla Gutiérrez.

En cuanto a temáticas aborda la locura, videojuegos, la ternura, e incluso lo sangriento, pero el tema al que siempre le hace un guiño es Chiapas.

En Perseo TS nunca se menciona Chiapas, pero hay un momento en el que se tienen que enfrentar al perro de Hades a Cerbero, mientras estan luchando con él uno de los niños dice: mendigo chucho. Algo chiapaneco, ahí hay un guiño para mis paisanos, expuso el guionista.

Libro «Perseo TS». Imagen: Cortesía.

El escritor enfatizó que, las barreras principales que tuvo que enfrentar tienen que ver con el rechazo de los escritos a los que le ha dedicado ilusiones, pasión y tiempo, pues no encuentran acomodo, como al silencio de las respuestas positivas, sin que haya un paso evidente en el paso de su carrera o que sus libros no puedan enfrentarse al público.

Aunado a lo anterior, ha llegado a tener 5 proyectos en puerta de diferente tipo y se caen por razones económicas, porque cambió el proyecto, o la persona ya no se interesó más, pero lo supera al seguir trabajando, desarrollando la resiliencia, no absorbiendo mucho el dolor, haciéndose amigo del fracaso y resignificándolo, no viéndolo como un golpe al hígado sino como un objeto que puede detectar que falló, salió mal y que no funcionó, con el fin de resolverlo y no vuelva ocurrir.

Sobre sus proyectos a futuro está trabajando con una novela para adultos, el borrador va una cuarta parte, espera que a finales de año la vea completa, tiene una historia infantil corta que quizá en el descanso de la novela le dedique tiempo, sigue trabajando como guionista de “Vientos noticias que vuelan”, y está por salir una novela corta juvenil.

Por último, invitó a las y los escritores a seguir trabajando, preparándose, a echar mano de la tecnología para asistir a clases, talleres o adquirir información útil. Seguir las aspiraciones de lo que quieren escribir como de la obra que quieren crear, aprovechar un poco este momento en el que el oficio esta solitario para instruirse en las redes sociales y herramientas que se están subiendo.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: