El cerrillo, barrio de los mayas y zoques liberados de la esclavitud

El Cerrillo
Foto: Jesús Manuel Hidalgo Pérez

Después de fundar el primer convento dominico de Chiapas en el pueblo maya vecino de Zinacantán, debido a la hostilidad de los conquistadores del centro de Ciudad Real en contra de los frailes recién llegados en 1545, el obispo -Fray Bartolomé de Las Casas-, opta por viajar a España, para defender desde la capital del primer imperio de la era moderna, la condición humana y los derechos de los pueblos conquistados de América.

Al vencer al pensamiento ultraconservador de ese entonces, representado por el Dr. Juan Ginés de Sepúlveda, logra la expedición de las Leyes Nuevas, con las que las propias autoridades pretendían moderar la violencia y la voracidad de los ambiciosos buscadores de riqueza con la que se fundaría el capitalismo, el primer sistema económico, político y sociocultural de escala verdaderamente mundial.

Para ordenar la aplicación de dichas nuevas leyes fue comisionado desde La Antigua Guatemala el Juez Real Gonzalo Hidalgo de Montemayor, quien da lectura en la Plaza pública de nuestra ciudad algunas porciones centrales de dichas ordenanzas, donde prohíben la esclavitud de los pueblos originarios de América y autorizan la libertad de quienes fueron sometidos a trabajos forzados en las haciendas y en las casas de los conquistadores.

Dice el cronista Fray Tomás de la Torre que los mayas y zoques que recobraron su libertad lloraban y saltaban de gusto por las calles y que muchos de los mismos pidieron pasar a radicar a un costado del convento de los frailes dominicos –sus protectores-, para formar allí el Barrio de El Cerrillo. Hay mucha historia que contar, haciendo falta todavía la urgente memoria de nuestras y nuestros adultos mayores, para ilustrarnos con la narración de su tiempo de vida, ya son Guardianas y Guardianes del conocimiento, cual se tuvieran libros abiertos que no podemos desperdiciar.

Hoy, mientras en varios cientos de lugares de México y de Centroamérica celebran el día de Santo Domingo de Guzmán, de manera significativa, en San Cristóbal de Las Casas festejamos al Señor de la Transfiguración en el Barrio de El Cerrillo, mientras que en el vecino municipio de Zinacantán celebraron antier la fiesta de Santo Domingo con grandes rituales que revitalizan el sentido comunitario y colectivo de vida, uniéndolos a las tradiciones que anuncian la próxima festividad de San Lorenzo Mártir, su santo patrono que sustituyó de manera formal a sus seres sagrados de la antigüedad maya tsotsil de los Hombres y mujeres Murciélago ( o Tsotslem).

Con un afectuoso saludo para las y los habitantes de Zinacantán y de El Cerrillo, pueblos hermanados por la historia y por las fechas de sus celebraciones principales.

POR EL GRUPO CULTURAL NUEVA JOBEL: Jesús Manuel Hidalgo Pérez

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: