Quiero ser astronauta

Representación artística de un Astronauta

Por Oscar Alejandro Cruz Toalá de Jatamatzá Club de Divulgación Científica A.C.

Ser astronauta ha sido el sueño de muchos y muchas, tener la sensación de flotar en el espacio, estar dentro de una cápsula espacial y pilotearla, poder salir al exterior y realizar una caminata espacial, tomar las espectaculares fotografías desde la Estación Espacial Internacional para después presumirlas con las y los amigos, hacer investigación en un laboratorio en el espacio. Todo esto suena fascinante. El término «astronauta» deriva de las palabras griegas que significan «marinero espacial», y se refiere a todos los que han sido lanzados como miembros de la tripulación a bordo de una nave espacial de la NASA con destino a la órbita y más allá. El término «astronauta» se ha mantenido como el título para aquellos seleccionados para unirse al cuerpo de astronautas de la NASA que hacen de la «navegación espacial» su formación profesional.

A cuantos de nosotros nos han comentado nuestros hijos e hijas, “papá/mamá quiero ser astronauta”. Y ante este comentario, ¿cuál ha sido o seria nuestro comentario? Es difícil como padres o madres que no estamos familiarizados con temas del espacio y de astronomía. Pero mencionaremos algunos datos históricos de la forma de seleccionar a los candidatos astronautas para los diferentes programas de la NASA. En el año de 1959, en sus inicios la NASA solicitó al ejército a algunos de sus miembros que reunieran ciertas características específicas para calificar al buscar a sus primeros astronautas, la NASA requería experiencia en vuelo de aviones a reacción e ingeniería formación. El proceso de selección de Astronautas Candidatos fue desarrollado para seleccionar individuos altamente calificados para programas espaciales humanos. En la actualidad, los Astronautas candidatos se seleccionan según sea necesario, pueden ser civiles o personales militares. Los requisitos para los candidatos a astronauta son: tener una licenciatura de una institución acreditada en ingeniería, ciencias biológicas, ciencias físicas o matemáticas. La calidad de la preparación académica es importante, debe tener maestría y doctorado, debe ser progresivamente responsable, la altura del candidato debe ser entre 1.50 y 1.90 mts, que es el espacio del piloto dentro las naves espaciales.

El astronauta Stephen K. Robinson, usó una cámara digital para exponer una foto de su visor de casco durante la tercera Actividad Extravehicular de la misión. También son visibles en el reflejo los mosaicos de protección térmica en la parte inferior del transbordador espacial Discovery. Créditos: NASA

Una vez que son seleccionados los astronautas, llevan un entrenamiento mínimo de 3 años antes de ir al espacio, las condiciones y simulaciones se realizan tal cual se ejecutan en el espacio, todo debe ser exacto y preciso, no se puede tolerar ningún error, eso podría poner en riesgo a la misión y a la tripulación. Los astronautas realizan las misiones simuladas dentro de unas piscinas de enormes dimensiones, se equipan con todos los instrumentos, guantes, botas, cascos, radio-comunicador, oxígeno, etc. Imagínese, usted siendo un astronauta en capacitación y su próxima misión será arreglar un giroscopio del Telescopio Espacial Hubble; cabe mencionar que el telescopio tiene las dimensiones de un autobús, en los laboratorios de la NASA en la Tierra, existe una réplica exacta del Telescopio Espacial Hubble, y usted practicará la reparación del giroscopio sumergida en esa alberca, los tornillos y engranes del giroscopio pueden ser pequeñas, y usted manipulará los desarmadores y tornillos mientras tiene puesto unos guantes más gruesos que los de un portero de futbol, ¿será un trabajo fácil?, pero estando en la tierra, dentro de esa enorme piscina, no es tan fácil distraerse, ahora imagínese estar ya flotando en el espacio, sujetado con un arnés de seguridad a las paredes del Hubble y de fondo tiene, en un lado el oscuro universo y por el otro, el azul del mar de nuestro planeta Tierra como fondo, dando vuelta a la tierra en aproximadamente 93 minutos, viendo amaneceres y/o atardeceres mientras usted trabaja en ese módulo. ¿Sería fácil concentrarse con tan bella panorámica?.

At the Gagarin Cosmonaut Training Center in Star City, Russia, Expedition 55 crewmember Drew Feustel of NASA listens to a reporter’s question Feb. 21 during the crew’s final day of qualification exams. Feustel, Ricky Arnold of NASA and Oleg Artemyev of Roscosmos will launch March 21 from the Baikonur Cosmodrome in Kazakhstan on the Soyuz MS-08 spacecraft for a five-month mission on the International Space Station.
Gagarin Cosmonaut Training Center/Andrey Shelepin and Irina Spektor

Estos ejemplos y experiencias de astronautas que comparten a través de videos y entrevistas son los que utilizamos para motivar a nuestra niñez en cada visita que realizamos a las escuelas, porque siempre nos hacen la misma pregunta, ¿qué necesito hacer o estudiar para ser astronauta?, y la respuesta es que no dejen de desearlo, y que luchen por conseguirlo, ¿cómo? Estudiando y preparándose, necesitamos que nuestros niños y nuestras niñas no pierdan la curiosidad, porque eso fue lo que lo llevó a la especie humana a desarrollar tecnología poner satélites en el espacio, llevar el hombre a la Luna y poner robots en el planeta Marte, colocar un laboratorio en el Espacio. Y ¿qué hacen los astronautas después de volver a Tierra?, ¿de qué vive?, para responder eso y más les recomiendo el libro “Guía de un astronauta para vivir en la Tierra” escrito por el astronauta Chris Hadfield.

Dave Williams simula una caminata espacial en el Laboratorio de flotabilidad neutral, dos buzos ayudan al astronauta. Williams realizó su primer vuelo en el espacio en abril de 1998 a bordo del transbordador espacial Columbia, en representación de la Agencia Espacial Canadiense (ESA)

Debemos motivar y apoyar a los niños a estudiar carreras científicas, la astronomía no es solo ver al cielo con telescopios, implica muchas cosas más, buscar condiciones óptimas de vida o favorables para desarrollarla, pueden ser biólogos para dedicarse a la astrobiología, pueden ser ingenieros mecánicos, electrónicos, eléctricos o en sistemas que desarrollen programas y circuitos para las nuevas naves espaciales, robots o los mismos equipos para astronautas. Y tenemos dos grandes ejemplos en Chiapas, el primero, el líder del programa Mars2020 Luis Enrique Velazco Velázquez que trabaja en los laboratorios JPL de la NASA con el robot que lanzarán a Marte, y el otro es el Mtro. Héctor Palomeque, quien fue astronauta análogo en una misión por parte de The Mars Society en el desierto de Utah experimentando con microorganismos extremófilos para generar nutrientes para las plantas que se pretenden hacer crecer en el ambiente marciano.

Neil Armstrong en la Misión Apollo 11. Crédito de la imagen: NASA

En Chiapas hay talento, solo hay que identificarlos y apoyarlos, si nuestros hijos e hijas quieren ser algo diferente a nuestra carrera, no los desmotivemos, busquemos la forma de lograr que Chiapas se conozca por sus científicos, y recordemos que nuestra niñez no es el futuro de México o de nuestra humanidad, ellas y ello son nuestro presente; con esto me despido y les recuerdo que pueden seguirnos en redes sociales para nuestras próximas actividades, del 4 al 10 de Octubre la “Semana Mundial del Espacio”, por confirmar fecha del 5to campamento astronómico en Octubre y el 30 de Noviembre “Noche de las Estrellas” dichos eventos serán gratuitos, mientras tanto no  dejen de poner los #OjosAlCielo que algo nuevo los puede sorprender…..

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.