Ejido Veracruz, Las Margaritas; ejemplo del control patriarcal sobre la vestimenta en mujeres tojolabales

Cortesía: Etnias del Mundo

* En la actualidad el ejido mantiene una organización patriarcal, los hombres son quienes tienen la última palabra en la toma de decisiones, heredan títulos de propiedad de tierras, dictan leyes, deciden la religión, el partido político de la familia y llevan el control de los recursos financieros.

Alejandra Pinto Ballinas y Tania Cruz Salazar del Colegio de la Frontera Sur de México, realizaron una investigación dentro del ejido Veracruz, un poblado tojolabal ubicado en el municipio Las Margaritas, uno de los hallazgos fue descubrir que las jóvenes tojolabales solo usan ropa industrializada durante la soltería, al contraer matrimonio están obligadas a vestir el atuendo que ahí se acostumbra.

El vestido veracruzano fue desde 1980 hasta 1990 un atuendo de moda para las jóvenes tojolabales, sin embargo, después comenzaron a vestir con ropa industrializada paso a ser un medio de control moral, sirvió para mantener la imagen digna de la mujer tojolabal. Para ellos, las mujeres casadas no deben usar ropa entallada, ya que las hace ver coquetas y provocadoras informaron Pinto Ballinas y Cruz Salazar.

Los hombres de esta comunidad vigilan y controlan el arreglo de sus mujeres y ellas obedecen, esto tiene que ver con los ideales de género, no solo de hombres y mujeres, también entre mujeres tojolabales, ya que afirman, cada comunidad tiene su propia costumbre del como vestirse, de modo que el vestido representa a la mujer del ejido de Veracruz.

“Mi novia usa pantalones, pero cuando nos casemos no me va a gustar que ande así. No está bien… con pantalón todo se les ve.” Testimonio de Miguel.

Vestido veracruzano. Hecho de satén o seda floreada, largo hasta la rodilla o a media pantorrilla, con redondel plisado, mangas abombadas y plisadas. Cordones anchos y bordados en cada lateral del vestido, cuelgan de la cadera hasta cruzarse debajo de la espalda. Lleva una golilla de satén blanco adornada con listones, encajes o espiguillas.

Pinto Ballinas y Cruz Salazar, en su investigación, aseguran que las fuereñas que llegan a vivir ahí por haber contraído matrimonio, cambian sus costumbres indumentarias con el fin de integrarse en su totalidad para formar parte del estatus sociofamiliar que les corresponde como esposas, nueras y madres.

“Mi cuñada no quería que usara vestido veracruzano, me decía No eres de aquí, usa tu falda entallada, te ves mejor con tu falda, no te queda el vestido veracruzano. Pero yo quiero poner; es pues la costumbre de aquí. No me siento bien si uso falda. Yo quiero usar vestido…Me voy a hallar como las señoras de aquí que ya están halladas” dijo Rosa.

La vestimenta artesanal es un objeto artístico, un elemento étnico y una práctica sociocultural, cada grupo cultural tiene normas que guían el uso de la vestimenta con el fin de distinguir y ordenar a sus miembros por género, estado civil, edad, generación y otras condiciones sociales.

Las modificaciones en los diseños, como el uso o desuso se debe a que la transmisión entre las generaciones es descontinua, los acontecimientos sociales, políticos, tecnológicos, educativos o económicos rompen en la continuidad histórica cambiando el modo de vida y pensar de las personas.

Cortesía: Etnias del Mundo

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.