Mango Ataulfo deshidratado; una alternativa para mejorar la exportación

El mango Ataulfo originario de Chiapas cuenta con su denominación de origen Créditos: Llénate de Chiapas

Una de las forma de aprovechar al menos un por ciento del mango Ataulfo en el Soconusco es dándole un oportuno tratamiento poscosecha para poderlo comercializar. El tratamiento más apropiado por sus bajos costos y eficiencia es el secado solar.


Integrantes del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Energías Renovables de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach) desarrollaron una investigación que permita implementar el diseño, la construcción y evaluación de un secador solar para el mango Ataulfo con el objetivo de mejorar la calidad de exportación de este fruto en Chiapas.

Existe una gran diversidad de sistemas e instalaciones que usan la energía solar térmica para la conservación de productos agrícolas y específicamente de frutas tropicales y uno de los mayores retos de estas tecnologías es su diseño.

La Asociación de Fruticultores del Soconusco reveló que Chiapas ocupa el sexto lugar en la producción de mango a nivel mundial y el primero en exportar mango Ataulfo a los Estados Unidos de América y Canadá; sin embargo, en esta región se pierde hasta 15% del fruto por sobreproducción o por no poseer una buena calidad de exportación.

Por ello, Roilan Iglesias Díaz, Reynaldo Alonso José Gómez, Orlando Lastres Danguillecourt, Pascual López de Paz, Nein Farrera Vázquez y Guillermo Rogelio Ibáñez Duharte plantean que la implementación de un sistema de deshidratado solar proporcionaría la posibilidad de aprovechar el mango Ataulfo que se pierde en la zona del soconusco y que podría comercializarse como un producto seco en el mercado nacional.

Árbol de mango Ataulfo, Rancho «Chaparrón», Mazatán Créditos: Amigos de Mazatán Chiapas

Para la experimentación, los investigadores aplicaron retratamiento consistente en lavado, pelado y rebanado; después, las rebanadas fueron sumergidas en una solución con 2% de ácido cítrico para evitar la oxidación y así quedó listo para colocarlo en las bandejas del secador.

Las bandejas fueron construidas con el fondo de tela metálica y se dejaron escurrir por media hora antes de colocarlo en el interior del secador.

Una vez situado todo el mango dentro del secador, el producto comenzó a registrar pérdida de peso, los datos de este procesamiento fueron almacenados en una computadora personal.

De esta manera, para el deshidratado solar los investigadores emplearon 8 horas sol y obtuvieron un mango seco con muy buenas características organolépticas, las cuales rebasan los objetivos de su planteamiento inicial.

Este tipo de diseño de secador solar resultó ser muy flexible en su funcionamiento, ya que puede trabajar de forma autónoma sin suministro de energía eléctrica en caso de ser necesario, con tan solo abrir los conductos.

Además, tiene la novedad de combinar en una misma instalación dos tipos de colectores uno de circulación natural y otro de circulación forzada ofrece mucha versatilidad y flexibilidad en su operación como deshidratador de productos agrícolas.

Los resultados indicaron que el secador es una solución real para aprovechar el mango Ataulfo, porque apunta a ser una ayuda a la economía de las familias productoras de mango y al desarrollo económico de la región, ofreciendo además posibilidades de empleo.

Cabe señalar que los resultados son válidos para el producto mango Ataulfo cosechado en la zona del Soconusco estado de Chiapas, México, en las condiciones expuestas en la investigación.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.