Zona Arqueológica «Iglesia Vieja» reporta sorprendente recuperación de anfibios y reptiles

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

*La herpetofauna del estado de Chiapas destaca como una de las más ricas del país con 330 especies registradas. En los últimos años se ha incrementado notablemente el conocimiento sobre los anfibios y reptiles se ha determinado cierta relación positiva entre el refugio que proveen los sitios arqueológicos.


Jesús M. López Vila, Arturo Torres Meza y Emilio I. Romero Berny del Centro de Investigaciones Costeras y Daniel Pineda Vera del Programa educativo de Licenciatura en Biología, realizaron una investigación sobre la herpetofauna, en los últimos años se ha incrementado notablemente el conocimiento sobre los anfibios y reptiles en zonas arqueológicas y los ecosistemas adyacentes a éstas han demostrado ser ambientes adecuados para la conservación de la biodiversidad.

Los investigadores se enfocaron en el Sitio Arqueológico Iglesia Vieja (SAIV), cuenta con una extensión aproximada de 60 ha. y se localiza al norte de la ciudad de Tonalá. Con un clima cálido-subhúmedo. La vegetación del área se conforma por remanentes de selva mediana subcaducifolia, sabanas y pastizales. La búsqueda de organismos fue al azar, consideraron dos coberturas de vegetación: vegetación herbácea y el follaje de la vegetación.

La lista de especies que elaboraron López, Torres, Berny y Pineda siguieron la nomenclatura y arreglo sistemático de Johnson. La representatividad del muestreo para los grupos de anfibios, lagartijas y serpientes se analizó con los estimadores Jackknife 1 y Bootstrap. El primero es recomendado cuando no se asume homogeneidad ambiental en el muestreo y el segundo se caracteriza por ser poco sensible al número de especies raras.

Boa imperator, conforma el grupo de las serpientes encontradas. Cortesía: Reptiletalk.

La herpetofauna del SAIV se conformó por 61 especies, de las cuales 12 fueron de anfibios y 49 de reptiles. Los primeros se agruparon en ocho familias y 10 géneros, mientras que las lagartijas constituyeron 13 familias, 17 géneros y 20 especies y las serpientes estuvieron representadas por 7 familias, 25 géneros y 29 especies. Las familias mejor representadas, fueron Colubridae con 13, seguida de Dipsadidae con ocho. De acuerdo con el tipo de vegetación, 43 especies fueron registradas en pastizal, mientras que en la vegetación arbórea se registraron 56.

Ctenosaura pectinat, especie vulnerable de acuerdo con el EVS. Cortesía: Naturalista.

Los estimadores Jackknife 1 y Bootstrap predijeron para el grupo de los anfibios entre 14 y 13 especies, con las lagartijas se estimaron 23 y 21 variedades, para las serpientes entre 29 y 28. De las 61 reportadas, tres se encuentran en el apéndice II de la CITES; tres más mostraron ser altamente vulnerables de acuerdo al EVS (Environmental Vulnerability Score); 21 estuvieron en alguna categoría de riesgo de la NOM-059-SEMARNAT y 36 en la lista roja de la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), dan a conocer López, Torres, Berny y Pineda.

Chiapas han reportado 330 especies de herpetozoos, por lo que los anfibios y reptiles registrados en el SAIV representan al 18.48% de la herpetofauna estatal. La cual presentó una riqueza de especies de selvas secas relativamente alta, considerando su reducido tamaño y la fragmentación del hábitat, albergando a varias especies catalogadas bajo alguna categoría de riesgo a nivel nacional e internacional.

El trabajo de López, Torres, Berny y Pineda constituye la primera línea base referente a estudios herpetológicos y en general el primero sobre biodiversidad, en este sitio. A fin de establecer criterios para el manejo de un sitio arqueológico y sus ecosistemas naturales.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.