El reinado de los escarabajos dentro de la Reserva Municipal «El Zapotal»

El Zoológico Miguel Álvarez Del Toro, se encuentra dentro del Centro Ecológico y Recreativo El Zapotal.

*Es importante proponer estrategias que permitan conservar los remanentes de vegetación primaria como El Zapotal, ya que tienen la capacidad de albergar una alta diversidad de especies, en especial, por la constante presión antrópica ejercida por su cercanía con la zona urbana, pues a medida que estas áreas se expanden en el territorio, la biodiversidad urbana y periurbana se vuelve más susceptible a desaparecer.

*Investigación: Escarabajos coprófagos (Coleoptera: Scarabaeidae: Scarabaeinae) en la reserva El Zapotal, Chiapas, México.


Edivaldo Rodríguez López, Gibrán Sánchez Hernández, y Benigno Gómez, investigadores de El Colegio de la Frontera Sur, mencionan que, el Centro Ecológico y Recreativo El Zapotal (CEREZ) se caracteriza por presentar uno de los últimos restos de selva mediana en la región central de Chiapas. Sin embargo, el conocimiento de algunos grupos taxonómicos de la reserva no es del todo adecuado.

Por ello, en un trabajo de investigación que realizaron, analizan la composición y estructura, así como la distribución temporal de los escarabajos coprófagos que habitan en el CEREZ. Realizaron muestreos mensuales utilizando trampas de caída cebadas con estiércol de seis especies de mamíferos que se mantienen en cautiverio al interior del Zoológico Miguel Álvarez del Toro (ZooMAT).

Es así como presentaron una lista anotada de 22 especies agrupadas en 12 géneros y seis tribus de Scarabaeinae. Onthophagus anthracinus, Canthon femoralis, Onthophagus landolti y Copris laeviceps, estos aportan el 89.7% de la abundancia total.

Con base a lo anterior, los registros representan el 7.53% de la diversidad conocida en México y el 18.2% de las especies reportadas en el estado chiapaneco. A pesar de representar un pequeño remanente de selva tropical y de la constante presión antrópica generada por la zona urbana, El Zapotal conserva una fauna de escarabajos coprófagos representativa a nivel regional, resaltando la importancia de la reserva como refugio de especies.

Para contextualizar lo expuesto, los investigadores mencionan que, las actuales transformaciones de paisajes naturales a zonas de urbanización son un ejemplo del impacto negativo de las actividades humanas sobre la biodiversidad y que, a nivel mundial se considera un importante impulsor del cambio ambiental.

Asimismo, la pérdida de biodiversidad en las áreas urbanas es causada, en un principio por la reducción de hábitats, aislamiento y baja conectividad de las áreas verdes, escasez de alimentos y otros factores como la contaminación química y acústica. Sin embargo, en dichas zonas aún se pueden encontrar refugios de biodiversidad donde los hábitats y suelos están menos perturbados, por lo general se encuentran en zonas periféricas, parques, terrenos abandonados, entre otros.

“Los estudios faunísticos son importantes para documentar la ocurrencia de especies en estas áreas de interés y realizar evaluaciones posteriores, ante posibles cambios en los ensambles de especies como resultado de la interacción con variables climáticas o impactos antrópicos”, exponen los autores.

Los escarabeínos (Scarabaeinae) son una subfamilia de coleópteros polífagos de la familia Scarabaeidae. La subfamilia se divide en 12 tribus con 234 géneros y más de 5 000 especies. Cortesía: Bug guide.

Rodríguez, Sánchez y Gómez, añaden que, los escarabajos coprófagos de la subfamilia escarabeínos (Scarabaeinae), juegan un papel crucial en el entierro y degradación del estiércol de vertebrados y como resultado, realizan una serie de servicios ecológicos que son esenciales para el funcionamiento del ecosistema. Además, son sensibles a las alteraciones antrópicas y naturales, por lo que se les considera un grupo indicador informativo.

La respuesta general de los escarabajos coprófagos a distintos impactos antrópicos es similar, pero existe poco conocimiento sobre las especies que habitan en zonas urbanas y periurbanas y el efecto que estas zonas ejercen sobre su riqueza y composición. Su presencia en estas áreas implica superar una serie de restricciones funcionales que son básicas en la ecología de este grupo de insectos, como son las superficies impermeables, baja disponibilidad de recursos y la presencia de olores derivados de la combustión de combustibles fósiles.

Además, los escarabeínos son un grupo de insectos de amplia distribución geográfica que pueden llegar a colonizar una gran variedad de hábitats, en específico regiones tropicales, pero su diversidad decrece con el incremento de la altitud hasta estar ausente en regiones frías con altitudes extremas.

Por lo anterior, a nivel mundial, se han descrito alrededor de 6 500 especies y 279 géneros. En la región Neotropical la subfamilia está representada por alrededor de 2 000 especies y 91 géneros. En México, estiman un aproximado de 292 especies registradas, de las cuales 121 especies han sido reportadas en Chiapas, siendo considerado uno de los estados con mayor número de registros a nivel nacional.

Los investigadores exponen que, los estudios sobre los escarabeínos en el estado de Chiapas han incrementado de forma considerable durante los últimos 15 años, permitiendo tener un conocimiento adecuado de la fauna de escarabajos que habita en la región. La mayoría de los trabajos analizan la composición y estructura de los ensambles en áreas naturales protegidas federales y sus zonas de influencia, tanto de la región selva Lacandona y Zoque.

Otros proporcionan datos nuevos de distribución geográfica o descripción de nuevas especies, pero, todavía existen extensas zonas del territorio chiapaneco poco exploradas, entre las cuales destaca la mayoría de las áreas naturales protegidas de carácter estatal, cuyo conocimiento faunístico es nulo.

Es así como, el Centro Ecológico y Recreativo El Zapotal (CEREZ) es un área natural protegida estatal que se caracteriza por albergar uno de los últimos remanentes de selva mediana subperennifolia del valle central del estado, este fragmento de selva se encuentra amenazado debido al constante avance de la mancha urbana de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez.

Pese a su relevancia, el conocimiento de la flora y fauna presentes en la reserva se limita a los animales que se mantienen en cautiverio dentro del Zoológico Regional Miguel Álvarez del Toro (ZooMAT), este abarca 27 hectáreas de la reserva; y a un estudio preliminar de la vegetación del área.

Por lo tanto, el estudio de Rodríguez, Sánchez y Gómez tiene la finalidad describir la composición y estructura de la fauna de escarabajos coprófagos de la subfamilia escarabeínos que habita en el Centro Ecológico y Recreativo El Zapotal, así como analizar la distribución temporal de sus especies.

Onthophagus es un género de coleóptero de la familia Scarabaeidae. Cortesía: Naturalista.

Los investigadores, capturaron un total 14 866 individuos, representan a 22 especies distribuidas entre 12 géneros y seis tribus de la subfamilia Scarabaeinae. Los géneros Onthophagus y Canthon presentaron la mayor riqueza de especies, con cuatro y tres especies. Onthophagus anthracinus, Canthon femoralis, Onthophagus landolti y Copris laeviceps, fueron las especies dominantes en la comunidad, aportando en conjunto el 89.7% de las abundancias totales.

“Por el contrario, Dichotomius colonicus, Copris lugubris y Sisyphus mexicanus están representados por un individuo”, comparten los investigadores.

A su vez, mencionan que, el Zapotal representa solo un pequeño remanente de vegetación primaria debido a la perturbación causada por el avance de los límites de la mancha urbana. El estudio que realizaron también ofrece una riqueza de especies de Scarabaeinae, similar a otros trabajos que se han realizado en Chiapas.

Canthon, los tumblebugs, es un género de Scarabaeidae o escarabajos de la superfamilia Scarabaeoidea. Cortesía: Alchetron.

Añaden que, si bien a nivel regional existen otros trabajos con listados de escarabeínos mejor representados. El Zapotal, mantiene una buena representación de Scarabaeinae a nivel regional.

Respecto a la distribución temporal, capturaron escarabajos durante un año completo, los valores observados fueron superiores en los meses de la temporada lluviosa, observando una correlación positiva entre los niveles de precipitación mensual con la riqueza y abundancia de especies.

Con relación a lo anterior, los investigadores explican que, la precipitación es una variable ambiental importante que permite entender la distribución y los cambios en los patrones de riqueza, abundancia y composición de especies en los ensambles de los escarabajos de la subfamilia Scarabaeinae.

En diversas zonas de la región Neotropical la estacionalidad marcada por los niveles de precipitación desempeña un papel determinante en la distribución de los escarabajos coprófagos, encontrándose la mayor diversidad de especies durante la estación lluviosa

“Esto se debe a que las condiciones de humedad y temperatura son trascendentales en el aprovechamiento del recurso alimenticio y la reproducción de estos escarabajos. Mientras que factores relacionados con ambientes secos pueden inducir alteraciones en la estructura de la comunidad, principalmente, en la reducción de la riqueza y cambios en la composición de especies”, añadieron los investigadores.

Sin embargo, los ritmos estacionales no influyen en la presencia o ausencia de algunas especies de la subfamilia, sobre todo en aquellas que presentan hábitos generalistas, ya que pueden hacer uso de una mayor oferta de recursos, como ocurre con las cuatro especies dominantes en el trabajo de investigación. Las cuales se distribuyen en la región y se han recolectado con distintos tipos de atrayentes.

Por último, a pesar de mantener solo un remanente aislado de vegetación primaria y la constante presión antrópica de la urbanización y sus efectos indeseados, El Zapotal alberga una buena representación faunística de escarabeínos a nivel regional. En gran medida esto es posible gracias a la presencia de los mamíferos nativos de la región que se mantienen en cautiverio dentro del ZooMAT, especies de talla mediana a grande como el ocelote, jaguar, tapir centroamericano, mono aullador, venado cola blanca y pecarí.

“Su presencia en el ecosistema está correlacionada con estos escarabajos y son impulsores sustanciales de la estructura de los ensambles de los Scarabaeinae, de modo que estas especies proveen los recursos para la alimentación y nidificación de forma constante, permitiendo que la comunidad de escarabajos coprófagos de la subfamilia Scarabaeinae mantenga poblaciones estables en la mayoría de los meses del año”, finalizan.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: