Museo de Paleontología “Eliseo Palacios Aguilera” resguarda las colecciones paleontológicas más importantes de México

La recolección de fósiles ha permitido identificar algunas especies de cocodrilos y caimanes que habitaron en Chiapas. Cortesía: Zoológico Miguel Álvarez del Toro (ZOOMAT).

*Investigadores del SEMAHN señalan que es importante que los proyectos de rescate de la biodiversidad mexicana se centren también en el rescate fósil, puesto que el proyecto realizado para la creación del Museo de Paleontología “Eliseo Palacios Aguilera” ha sido un referente en la conservación y resguardo de las colecciones paleontológicas más importantes de México.


Los fósiles son los restos de organismos que vivieron hace millones de años en el planeta. mismos que proporcionan señales de la actividad de los mismos. Dichos restos, conservados en las rocas sedimentarias y pueden haber sufrido transformaciones en su composición o deformaciones más o menos intensas.

Dada la crisis actual que enfrenta la biodiversidad, es importante conocer el origen, filogenia y palebiogeografía de un taxón, proporciona un importante sustento para apoyar su conservación. En este sentido, el rescate de fósiles de Crocodylia es el punto inicial para el posterior desarrollo de estudios específicos.

Es por ello que, Froilán Esquinca Cano, Manuel Javier Avendaño Gil, investigadores de la Coordinación Técnica de Investigación de la Secretaría de Medio Ambiente e Historia Natural (SEMAHN) con coordinación con Marco Antonio Coutiño José, Luis Enrique Gómez Pérez y Gerardo Carbot Chanona, de la Dirección de Paleontología de la SEMAHN, llevaron a cabo una investigación en pro del rescate y conservación del patrimonio paleontológico de Chiapas.

«En México, pocos proyectos se han enfocado en el rescate, resguardo y estudio de los fósiles ha dado tan buenos resultados sobre el conocimiento de los Crocodylia” señalan los investigadores.

La familia de los Crocodylia es una muy amplia, que abarca diferentes especies de estops animales. Cortesía: Zoológico Miguel Álvarez del Toro (ZOOMAT).

De acuerdo a los especialistas, el Patrimonio Paleontológico de Chiapas tuvo un referente importante a partir de la creación del Instituto de Viveros Tropicales y Museo de Historia Natural en el año 1942, que encabezó el Profesor Eliseo Palacios Aguilera, ya que, como parte de la exhibición del museo se encontraban restos de mamuts, mastodontes y gliptodontes que fueron rescatados y estudiados por él mismo, que provenían de los municipios de Villaflores y Villa Corzo.

Tras la muerte del profesor Palacios, en 1944, deja una importante colección de fósiles, misma que quedó a resguardo del Instituto de Historia Natural (IHN), institución que dirigió el Dr. Miguel Álvarez del Toro, hasta su muerte, en el año de 1996.

Destacan que, una de las contribuciones más importantes del Dr. Álvarez del Toro con la paleontología de Chiapas fue el celoso resguardo de la colección de fósiles por más de 45 años, autorizando que el espacio que contenía el Acuario, ubicado en el Parque Madero y que se encontraba abandonado en la década de los noventa, fuera propuesto para albergar al Museo de Paleontología y permitir que el acervo paleontológico del IHN se organizara para formar una colección científica.

Posteriormente, al asumir la Dirección del IHN el Biol. Froilán Esquinca Cano le da continuidad a los proyectos de creación del Museo de Paleontología de Chiapas y la formalización de la colección paleontológica del IHN, impulsando así la vinculación con otras instituciones, principalmente el Instituto de Geología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con quien se articulan líneas de investigación centradas en los invertebrados fósiles rescatados en el tramo carretero Ocozocoautla-Cosoleacaque.

“La apertura de dicha autopista trajo consigo no sólo la exposición de yacimientos fosilíferos importantes, sino también su destrucción” señalan.

Es así que, en 1997, el proyecto “Rescate del patrimonio paleontológico de la carretera Ocozocoautla-Cosoleacaque, del estado de Chiapas”, se convierte en el parteaguas para que se consolide la creación del Museo de Paleontología “Eliseo Palacios Aguilera”, el cual abre sus puertas al público el 21 de octubre de 2002, siendo hasta el día de hoy, un referente nacional, pues resguarda una de las colecciones paleontológicas más importantes en México.

Museo de Museo de Paleontología “Eliseo Palacios Aguilera”. Cortesía: Sistema de Información Cultural del Gobierno de México (SIC).

“La creación de un área de paleontología en el IHN coadyuvó notablemente en el entendimiento del pasado biológico-geológico del estado de Chiapas. (…) se dan a conocer hallazgos de importantes fósiles de invertebrados marinos provenientes de la autopista Ocozocoautla-Cosoleacaque. Sin embargo, el registro de vertebrados terrestres provenientes de dicho afloramiento era nulo y fue hasta mayo de 1998 que se encontró un fémur atribuido erróneamente a la tortuga Archelon, ejemplar que posteriormente fue referido como un crocodyliforme “Mesosuchia”, dando así las primeras evidencias de cocodrilos fósiles para Chiapas” destacan los expertos.

El trabajo de campo fue un aspecto muy importante dentro del proyecto, ya que facilitó la ubicación de nuevos afloramientos fosilíferos. Como consecuencia, en septiembre de 1999, se encontró otro ejemplar que incluía el cráneo, postcráneo y huesos apendiculares, que por sus características fue referido como un Eusuchia. Estudios más detallados indican que este ejemplar representa un gavial primitivo (Gavialoidea), específicamente una forma transicional entre los gavialoides “toracosaurinos” y los gaviales modernos más basales.

“Los resultados positivos del proyecto (…) propiciaron la continuidad de las prospecciones paleontológicas, que se ampliaron para abarcar las siete regiones fisiográficas del Estado, logrando con ello el rescate de nuevos ejemplares para la ciencia que sirvieron para reinterpretar la distribución de ciertos taxones, así como para entender los diferentes paleoambientes suscitados en Chiapas a través de las diferentes eras geológicas. Como resultado, se tienen registradas 193 localidades en donde se han rescatado 13,633 fósiles, fortaleciendo con ello la colección paleontológica, la cual resguarda 5,315 fósiles catalogados, que representan más del doble de ejemplares que cuando se originó el proyecto, la cual concentraba 2,221 piezas, incluyendo las colectadas por el profesor Eliseo Palacios” mencionan.

Además, señalan que entre los restos de reptiles se encuentra un hueso supraoccipital de un Caimaninae indeterminado y vértebras y dientes referidos al género Crocodylus lo que da fe de que tanto cocodrilos como caimanes habitan Chiapas desde hace 5 millones de años.

Hasta 2017, los proyectos de rescate y conservación del patrimonio paleontológico de Chiapas han registrado 193 yacimientos fosilíferos en 25 municipios, que representa el 20% del territorio del estado de Chiapas, dejando en claro que todavía falta por explorar más de la mitad de territorio chiapaneco. Sin embargo, las perspectivas del proyecto son generales ya que su objetivo principal es el rescate y conservación de fósiles de todos los grupos, evitando así su destrucción.

“Es necesario implementar proyectos específicos para el estudio de grupos de interés, por ejemplo, de Crocodylia. Dado los resultados obtenidos a la fecha, es justificable el apoyo financiero para generar este tipo de proyectos específicos que se centren en el rescate, resguardo y estudio de moluscos, artrópodos o ámbar, por mencionar algunos. Así mismo, falta implementar proyectos que vinculen e involucren a la sociedad en el tema de conservación de la geodiversidad” finalizan.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: